foto perfil

Adaptaciones del oso negro

Publicado el 21 mayo, 2021

Adaptaciones físicas

La mayor adaptación del oso negro es su capacidad para comer muchas cosas diferentes. Al igual que los humanos, sus platos pueden incluir una variedad de alimentos. Sus comidas favoritas son frutas y nueces, hierbas, ramitas y miel. También comerán larvas, insectos, peces y pequeños mamíferos. Los osos que encuentran poca comida en su hábitat llegarán a las áreas donde viven los humanos y buscarán comida en botes de basura o contenedores de basura.


Este oso negro está comiendo salmón para el almuerzo.
Oso negro con salmón

Tienen muelas que son excelentes para triturar alimentos y dientes caninos grandes para desgarrar pescado y otros alimentos. Si los osos y los perros tuvieran una competencia para ver quién olfatea más fácilmente la comida, ¡el oso ganaría fácilmente! Los osos pueden oler la comida hasta a 20 millas de distancia. Este asombroso sentido del olfato también ayuda al oso a encontrar pareja y a detectar y evitar el peligro. Recuerde, son animales tímidos y prefieren evitar los conflictos.

Una vez que el rastreador del oso lo guía hacia la comida, tiene grandes adaptaciones para obtener y comer la comida. Esas patas enormes y fuertes le permiten al oso mover o doblar objetos grandes como rocas, troncos de árboles o ramas que se interponen entre él y la comida. Los pies grandes y acolchados y las garras fuertes y curvas le permiten al oso trepar a los árboles fácilmente para llegar a frutas, nueces y miel.

También tienen una lengua larga y pegajosa. ¡Bruto! Usan esa lengua para alcanzar hormigas o para deslizar un montón de nueces. Los osos pueden incluso separar y escupir nueces o bayas no deseadas sin usar sus patas.

Adaptaciones de comportamiento

Si bien sus adaptaciones físicas hacen que los osos negros sean excelentes para obtener comida, sus adaptaciones de comportamiento les permiten ser cazadores más eficientes. No les importa compartir el área en la que viven con otros animales y pueden ser muy sociables, pero los osos negros necesitan cazar y buscar alimento todo el tiempo, y esto los convierte en animales solitarios.


Un oso negro camina por el bosque.
Oso negro

Imagínese tener un mapa en su cabeza donde podría marcar cada lugar en el que encuentre un sabroso manjar. Así es como funcionan los cerebros de los osos cuando se trata de comida. Forman mapas mentales de dónde están las grandes fuentes de alimento y pueden regresar a esas áreas según sea necesario.

Comida, comida, comida. Los osos negros necesitan comer constantemente para mantener sus cuerpos sanos, pero también deben almacenar capas de grasa para poder hibernar durante el invierno. Cuando hibernan o duermen durante un largo período de tiempo, hacen una guarida segura en algún lugar de su hábitat.

Los osos de mamá suelen dar a luz en la seguridad de esta guarida, donde sus cachorros o bebés pueden beber leche de ella y crecer con seguridad hasta la primavera. Luego, en primavera, los cachorros salen y son lo suficientemente maduros para seguir su ejemplo en el aprendizaje de habilidades de supervivencia.

Resumen de la lección

Aunque los osos negros son tímidos y no muy agresivos, pueden volverse muy agresivos si ellos o sus cachorros se ven amenazados. Sus mayores adaptaciones físicas y de comportamiento les ayudan a comer en abundancia para poder hibernar, tener cachorros y sobrevivir en la mayoría de los entornos.

Articulos relacionados