foto perfil

Antiguo Régimen en Francia: Definición, estructura y desigualdad

Publicado el 2 abril, 2024

El Antiguo Régimen: Definición

El Antiguo Régimen se refiere a un período de la historia francesa que se extiende desde el siglo XV hasta la Revolución Francesa de finales del siglo XVIII d.C. El Antiguo Régimen se traduce como “viejo orden” o “viejo sistema” y se relaciona directamente con el antiguo régimen social y Estructura política. El término se utilizó por primera vez durante la Revolución Francesa para clasificar la época anterior a la revolución. Algunas personas utilizaron el Antiguo Régimen para despreciar la vieja sociedad, pero otras lo utilizaron en un sentido nostálgico.

¿Cuál fue la estructura social del Antiguo Régimen?

Antes de la Revolución Francesa de finales del siglo XVIII, cada ciudadano francés estaba sujeto al gobierno absoluto del rey/monarca. El monarca francés, como muchos otros, creía que tenía el derecho divino de gobernar (es decir, que le había sido otorgado por Dios). Sin embargo, en el Antiguo Régimen de Francia, el monarca necesitaba el apoyo de otra nobleza y de la Iglesia católica para que la mayoría de los decretos tuvieran peso. La monarquía todavía estaba en la cima de la estructura social, con otros tres grupos debajo de ella.

Estos tres grupos sociales del Antiguo Régimen componían lo que se conoce como los “Tres Estados” y determinaban los derechos y privilegios de cada uno en la sociedad francesa. Los Estados Generales componían un cuerpo legislativo con representantes de los tres estados, pero desempeñaban un papel más bien consultivo y sólo eran convocados a reunirse por orden del rey. En realidad, no se necesitaban representantes de los Estados Generales para tomar decisiones legales y vinculantes. En general, el sistema de haciendas se desarrolló con las prácticas feudales de la Edad Media. Cada persona tenía un papel que desempeñar en la sociedad y, en su mayor parte, se mantenía en ese papel durante toda su vida.

Antes de la Revolución Francesa, los problemas aumentaron en Francia y más allá, incluidas preocupaciones por los altos impuestos, el hambre, las malas cosechas y la desigualdad social. Los mayores niveles de alfabetización y educación en el siglo XVIII llevaron a la gente a cuestionar las costumbres del Antiguo Régimen. Como resultado, entre la población francesa circularon panfletos políticos de disensión e ideas nuevas y audaces sobre el propósito y el lugar del gobierno. La monarquía utilizó intentos de censura para sofocar la cuestión de su gobierno, pero estos intentos finalmente fracasaron ya que los panfletos y las ideas se hicieron populares. Las clases bajas comenzaron a unirse para un mayor reconocimiento del poder, la igualdad y las libertades.

El primer estado

El primer estado fueron los miembros del clero de la Iglesia católica en Francia. En 1789, había alrededor de 100.000 miembros del primer estado, compuesto por sacerdotes, obispos, monjes y monjas. Tenían derecho a cobrar diezmos o el 10% de los ingresos de una persona para ayudar a sustentar el trabajo de la Iglesia. En general, esta finca poseía alrededor del 6% del total de tierras francesas, pero no estaba obligada a pagar impuestos sobre ellas. Generalmente, el primer patrimonio estaba exento del pago de impuestos. La mayoría de los miembros de esta clase eran de origen noble y disfrutaban de considerables privilegios y respeto en la sociedad.

El segundo poder

Los nobles formaban el segundo estado, que tenía alrededor de 400.000 miembros en 1789. El segundo estado poseía aproximadamente el 20% de la tierra de Francia y también estaba exento de la mayoría de los impuestos. A los nobles se les permitía cobrar cuotas a los campesinos y tenían las mejores posiciones en la Iglesia, el gobierno y el ejército. A menudo podían adquirir puestos y cargos estimados dentro del gobierno francés.

El tercer poder

Los plebeyos, los trabajadores, los campesinos y la burguesía constituían el tercer poder. Esta era la más grande y diversa de las tres propiedades y representaba el 97% de la población total de Francia. La burguesía, cada vez más numerosa, estaba compuesta por comerciantes, abogados y personas cultas, y este grupo constituía la clase alta del tercer estado, al que también se puede hacer referencia como la clase media francesa. Esta secta particular del tercer poder ayudó a organizar y dirigir gran parte del esfuerzo revolucionario francés. Sus crecientes tasas de alfabetización contribuyeron a la caída del antiguo régimen.

Estructura política

La monarquía estaba por encima de todos los estamentos y existía como entidad propia. En última instancia, el rey creía que tenía poder absoluto para gobernar, pero necesitaba el apoyo de los dos primeros estados. Además del sistema social de tres estamentos, Francia también tenía una estructura política distintiva del Antiguo Régimen.

El sistema señorial se practicaba en la Francia prerrevolucionaria, que derivó de prácticas feudales en la Edad Media. Si bien no es enteramente feudal, la estructura señorial fue la evolución de un sistema feudal. El feudalismo en Francia se había extinguido en el siglo XVII, pero el señorialismo tomó su lugar como una versión más diluida. El sistema era puramente económico, mientras que el feudalismo era social y económico, y tenía fines de mantenimiento de la tierra. Bajo el sistema señorial, los campesinos tenían que pagar a sus propietarios derechos, bienes o mano de obra a cambio de un pedazo de tierra y protección, todo lo cual variaba según la región y el señor o señor de la zona. Bajo este sistema apenas había beneficios para los campesinos y trabajadores, de quienes a menudo se esperaba que hicieran lo que el señor les pidiera. Los señores eran los terratenientes, generalmente miembros de la nobleza, el clero o incluso la burguesía rica. Algunos ciudadanos franceses criticaron el sistema por considerarlo un freno al progreso económico, ya que preferían un mercado laboral más abierto. Muchos incluso vieron el sistema señorial como una forma de esclavitud para los trabajadores.

La Francia prerrevolucionaria también tenía los Trece Parlamentos, que eran tribunales de justicia en toda Francia. Los tribunales se utilizaban a menudo en lugar de los Estados Generales cuando se trataba de representación patrimonial, ya que los Estados Generales no se reunían durante un largo período de tiempo. Los Trece Parlamentos fueron creados originalmente en la Edad Media por un rey francés para impartir justicia en su nombre. Los tribunales asumieron otras funciones operativas en los ámbitos de la educación, la caridad, la supervisión de la policía y más. Los parlamentos registraron los decretos del monarca como leyes en su región y disfrutaron de cierto poder localizado, siempre que el rey no interviniera en sus asuntos. Las oficinas del Parlamento eventualmente se convirtieron en posiciones hereditarias y elitistas de la nobleza, e incluso podían comprarse posiciones cuando la monarquía buscaba financiación. En general, las cortes se resistieron en gran medida a cualquier cosa que fortaleciera el poder del monarca sobre ellas, lo que provocó un aumento del conflicto en la década de 1770. Los Parlamentos pudieron llevar a cabo reformas menores para el pueblo, ya que algunos realmente buscaban mejorar la vida de los plebeyos, pero no se hicieron suficientes reformas para satisfacer el creciente descontento.

Desigualdad social e injusticia en el Antiguo Régimen

El descontento entre el tercer poder había aumentado durante años antes de la revolución real en Francia. El tercer poder ganó mayor poder y difundió escritos políticos y filosóficos. Difundieron la idea de que el gobierno debería trabajar por el mejoramiento del pueblo y creían que la monarquía establecida no había hecho lo suficiente ni nada. Estas ideas se inspiraron en la Era de la Ilustración y en los filósofos europeos que cuestionaron el papel del gobierno en la vida de las personas. En lugar de la escasez de alimentos y cosechas, los problemas económicos y más, muchos ciudadanos franceses veían a sus monarcas como derrochadores, opulentos y desconectados del pueblo.

El tercer poder era responsable de pagar la mayoría de los impuestos en Francia, lo que muchos consideraban injusto. Querían mayores derechos, oportunidades y autonomía. Estos deseos llevaron a una revuelta del tercer poder, que culminó en la Revolución Francesa. ¡El tercer estado era enorme y poderoso porque estaban literalmente todos los que no eran nobles o pertenecientes al clero! Reconociendo el creciente descontento del pueblo y temiendo una insurrección, el rey francés Luis XVI convocó una reunión de los Estados Generales en 1789, la primera reunión de los Estados Generales desde 1614.

La Revolución Francesa

Además de los crecientes problemas sociales y políticos, la monarquía y el gobierno tenían sus propios problemas monetarios, incluida la recuperación de las deudas contraídas por Francia por su asistencia en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Las tensiones empeoraron entre las propiedades y la gente abandonó el antiguo orden. La culminación de estos problemas y la falta de cambios llevaron a la Revolución Francesa, que comenzó en gran medida en el año 1789.

Eventos clave de la Revolución Francesa hasta 1794:

  • 1700: Las ideas y la filosofía de la Era de la Ilustración se difundieron a la población cada vez más educada y alfabetizada de Francia. La gente se inspiró en la Revolución Americana. La clase media se desarrolló y creció dentro del tercer poder. El hambre, las duras condiciones económicas, la desigualdad y la desesperación crecieron entre los franceses, principalmente en el tercer poder.
  • Enero-junio de 1789: Asamblea general de los estados y formación de la Asamblea Nacional: a cada estado se le permitió seleccionar representantes y crear una lista de quejas que debían abordarse, así como propuestas sobre cómo mejorar el país. Cada uno de los estamentos recibió un voto, sin importar su tamaño, lo que fue un problema para el tercer poder. Finalmente, los estamentos no pudieron ponerse de acuerdo sobre cómo votar, ya sea que cada representante tuviera un voto o un voto por estamento. Como resultado, el tercer poder se declaró Asamblea Nacional y decretó trabajar con o sin los otros estamentos. Luis XVI puso fin a las reuniones en respuesta a la acción del tercer estado, separando los estados. En respuesta, el tercer poder se trasladó a una cancha de tenis cercana para continuar sus conversaciones. Aquí hicieron el “juramento de la cancha de tenis”, jurando no disolverse hasta que se redactara una nueva constitución francesa.
  • Julio de 1789: Toma de la Bastilla: la prisión política y la armería, ubicada en París y conocida como la Bastilla, fue asaltada por aproximadamente 1.000 revolucionarios, liberando a muchos prisioneros políticos. La Bastilla fue vista como un símbolo del abuso de poder del monarca. Este evento marcó un punto de inflexión en los esfuerzos revolucionarios.
  • Agosto de 1789: Abolición de los derechos feudales, lo que enfureció a muchos miembros de la nobleza y el clero.
  • Agosto de 1789: Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano adoptada por la Asamblea Nacional Constituyente. Este fue un documento de derechos humanos muy importante e influyente, inspirado en la filosofía de la Ilustración y otros documentos políticos, como la Declaración de Independencia de Estados Unidos. El documento otorgaba mayores derechos a los plebeyos, pero aún dejaba fuera a algunos miembros de la población francesa.
  • Mayo de 1790: Abolición de la nobleza por la Asamblea Nacional.
  • Julio-noviembre de 1790: reorganización del clero y juramento de fidelidad a Francia.
  • Junio ​​de 1791: Luis XVI y María Antonieta son capturados mientras intentaban huir de París.
  • Septiembre de 1791: Se ratifica la nueva constitución con el apoyo de Luis XVI.
  • 1792: Francia declara la guerra a Austria; primer uso registrado de la guillotina; Declaración de guerra de Prusia a Francia; el asalto al Palacio de las Tullerías, que marcó el fin del gobierno de Luis XVI y resultó en su arresto oficial; y se crea la Primera República Francesa.
  • 1793: Ejecución del rey Luis XVI; fundación del Comité de Seguridad Pública; establecimiento de una nueva constitución; y posteriormente la ejecución de María Antonieta.
  • 1793-1794: Reinado del Terror: el gobierno revolucionario anuló todos los restos del Antiguo Régimen y ejecutó a las fuerzas de oposición a la Revolución.

Caída del Antiguo Régimen

Cuando Luis XVI fue hecho prisionero en 1792, la monarquía absoluta en Francia terminó y se consideró que el Antiguo Régimen había terminado. La Primera República de Francia nació en este punto de la revolución. La estructura del Parlamento británico también contribuyó a influir en la caída del Antiguo Régimen, ya que se les quitaron ideas y su Revolución Gloriosa, que limitó el poder de la monarquía británica.

La vida después de la Revolución Francesa nunca volvió a ser la misma. Un organismo representativo en Francia asumió más control, pero los primeros días de la Revolución Francesa resultaron ser tumultuosos. Varios grupos lucharon por el poder y lo abusaron, lo que generó miedo entre la gente. Luego, Francia cayó bajo varios liderazgos, y la lucha por una verdadera república o estado democrático se produjo durante un tiempo.

Resumen de la lección

El Antiguo Régimen se refería a la estructura política y social de Francia desde el siglo XV hasta finales del siglo XVIII d.C. Un sistema de tres estamentos comprendía la jerarquía social, con el rey en la cima y excluido como miembro de cualquier estamento. Los miembros del clero constituían el primer estado y la nobleza el segundo. Tanto los nobles como los miembros del clero estaban exentos de impuestos en el Antiguo Régimen. El tercer poder constituía alrededor del 97% de la población de Francia y estaba formado por plebeyos, campesinos, comerciantes y abogados, entre otros.

Originado a partir del antiguo sistema feudal de la Edad Media, el Antiguo Régimen en Francia se adhirió al sistema señorial . Los campesinos y trabajadores recibían una pequeña porción de tierra de un señor o noble, a cambio de renta y trabajo. Bajo este sistema, las malas temporadas de cosecha provocaban escasez de alimentos, lo que provocaba disturbios. La gente sufrió hambre, duras condiciones económicas, desigualdad y más, lo que llevó a la Revolución Francesa . La revolución también se inspiró en las ideas de igualdad y libertad individual de la Era de la Ilustración. La Revolución Francesa finalmente provocó la caída del Antiguo Régimen de Francia.

Articulos relacionados