foto perfil

Arquitectura Olmeca: Historia, Arte y Civilización

Publicado el 19 febrero, 2024

Los olmecas

La civilización olmeca fue la primera gran civilización mesoamericana que existió aproximadamente entre el 1500 a. C. y el 400 a. C. Esta antigua cultura olmeca mesoamericana cultivó ceremonias sagradas, sacrificios, rituales rupestres, pirámides, juegos deportivos, grandes esculturas de piedra y dioses en forma de animales. Ubicada en los actuales estados mexicanos de Tabasco y Veracruz, la localización olmeca fue en ambientes tropicales. Su nombre, olmeca, proviene de la palabra azteca Olman, que significa “lugar de caucho”. Al igual que otras culturas mesoamericanas, los olmecas practicaban un juego basado en una pelota de goma. La civilización olmeca se considera la cultura madre o la cultura inicial de todas las civilizaciones mesoamericanas, y su influencia es significativa en el arte y las religiones que le siguieron. Si bien los historiadores no están completamente seguros de lo que creían o practicaban los olmecas, basan gran parte de su conocimiento en el arte y la simbología restantes de los olmecas para reconstruir el misterioso prototipo de las culturas mesoamericanas.

Un mapa de la zona donde se creía que vivían los olmecas.

Arte y Arquitectura Olmeca

La cultura olmeca se descubrió por primera vez a través de su arte, encontrado por arqueólogos. El arte y la arquitectura olmecas representaron la figura humana de formas naturalistas distintivas. Por ejemplo, El Luchador es una de las figuras más famosas asociadas con el pueblo olmeca. Si bien se destaca como un trabajo muy detallado, existe confusión en torno al tema, ya que no se han encontrado otras figuras escultóricas atléticas con cuerpo. Algunos historiadores especulan que la figura podría estar en medio de una transformación en chamán o hombre-jaguar, uno de los motivos de mitad hombre, mitad jaguar populares en los hallazgos de arte olmeca. Antes del descubrimiento de la arqueología olmeca, el arte, especialmente las máscaras faciales de jade, se abrió paso por zonas de México y se confundió con origen maya o asiático. Las máscaras están intrincadamente esculpidas con ojos recortados. Se cree que las máscaras fueron elaboradas con piedras ya que no tenían herramientas de tallado de metal.

Una fotografía de una figura de piedra en pose de lucha libre presentada en un museo.

Arquitectura Olmeca

La arquitectura olmeca incluía altares de piedra y pirámides. Los olmecas fueron los primeros mesoamericanos en comenzar la tradición de construir pirámides. Una de sus pirámides, la Gran Pirámide de La Venta, se considera una de las pirámides más antiguas conocidas. Cuenta con 77 monumentos de piedra, incluidas cuatro de las características esculturas de cabezas olmecas junto con varias otras obras de arte que incluyen múltiples figuras de jade. Las excavaciones realizadas en la década de 1980 revelaron un sitio elaborado que se cree que albergó actuaciones rituales olmecas. Los olmecas diseñaron altares y estelas, o monumentos de piedra, en una mezcla de alto y bajo relieve que incluía tallas de formas humanas que se creía que eran gobernantes y líderes religiosos con atuendos rituales.

Cabezas colosales olmecas

El aspecto más notable del arte olmeca fue la vasta colección de cabezas gigantes de piedra talladas en obsidiana. Las cabezas medían unos 3 metros de altura y pesaban casi 8 toneladas. El propósito y la simbología de las colosales cabezas olmecas no están claros. Las cabezas de piedra olmecas parecen llevar cascos, lo que ha llevado a algunos historiadores del arte a especular que los sujetos son atletas o guerreros. A menudo las esculturas iban acompañadas de marcas o pieles de jaguares. Cada cabeza parece tener características individuales y distintivas de la otra, por lo que los historiadores han especulado que las cabezas pueden representar gobernantes específicos. Se teoriza que las grandes losas de piedra en las que están talladas las cabezas fueron importadas desde más de 100 kilómetros de distancia de las zonas fluviales utilizando balsas o rodillos de troncos para transportar las grandes masas. Los historiadores también han especulado que el enfoque en la cabeza refleja la creencia mesoamericana de que el alma se encuentra en la cabeza. Los olmecas a menudo enterraban sus esculturas, tal vez, se argumenta, como una forma de ritualizar la memoria.

una fotografía de una cabeza de piedra gigante en un museo

Hombres jaguares olmecas

Uno de los símbolos más utilizados en el arte olmeca fue el jaguar. Específicamente, el mitad humano, mitad jaguar con la cabeza hendida, ojos delgados y ceño fruncido figuraba como motivo. Estos pertenecían a una categoría de “figuras de transformación”, figuras que muestran a un ser humano en el proceso de convertirse en un animal. Se especula que los hombres-jaguar olmecas representaban líderes espirituales o chamanes de la comunidad que se consideraban a caballo entre el mundo de los humanos y el mundo espiritual. Específicamente, veían a los chamanes jaguar como aquellos que estaban conectados con la lluvia y la fertilidad. Algunos historiadores especulan que el pueblo olmeca participó en rituales como sacrificios humanos, rituales de sangre e incluso algunos sacrificios de niños. Argumentan que el hombre-jaguar también puede representar a los humanos que fueron sacrificados y su trascendencia de la vida humana a un estado más poderoso.

Una escultura de piedra con manos que parecen jaguares en un museo

Resumen de la lección

Se cree que la cultura olmeca fue la primera cultura mesoamericana que surgió alrededor del año 1500 a. C. El término Olman significa lugar de caucho y quizás reflejaba el interés de la cultura por un juego centrado en una pelota de caucho. La cultura olmeca fue la cultura madre o cultura original de todas las culturas mesoamericanas posteriores. También fueron considerados una de las primeras personas en crear pirámides. La Gran Pirámide de La Venta es un elaborado complejo que presenta lugares de culto y ceremonias. Entre los artefactos encontrados de la cultura olmeca se encuentran las colosales esculturas de cabezas, cabezas que pesaban alrededor de 2 toneladas talladas en piedra, y el motivo del hombre-jaguar, un motivo que presenta figuras humanas que también tenían características similares a las del jaguar.

Los olmecas también tallaron altares y estelas con figuras de líderes políticos y religiosos. Los historiadores no tienen escritos de la cultura que confirmen sus teorías, pero muchas especulaciones sugieren que la cultura participó en rutinas fuertemente rituales que incluían chamanes, deportes e incluso sacrificios humanos. Algunos argumentan que el jaguar puede representar al chamán o al humano sacrificado, quienes se creía que existían en algún lugar entre la vida humana y la vida divina.

Articulos relacionados