foto perfil

Secreto Mesiánico: Ejemplos, análisis y críticas

Publicado el 30 enero, 2024

¿Qué es el Secreto Mesiánico?

El Secreto Mesiánico es la idea de que Jesús ocultó intencionalmente su identidad como el Mesías durante su vida. A lo largo del Evangelio de Marcos, Jesús realiza milagros pero advierte a los demonios, discípulos y testigos que no se lo cuenten a nadie. En evangelios posteriores que documentan la vida de Jesús, él no pide a sus seguidores tal secreto. Jesús también habla en parábolas difíciles de descifrar, en lugar de salir y decir lo que quiere decir. Entonces, ¿por qué Jesús hace esto en el Evangelio de Marcos, pero no en los otros evangelios del Nuevo Testamento? El Secreto Mesiánico fue un intento de responder a esta pregunta.

El secreto mesiánico sugiere que el autor de Marcos inventó historias sobre Jesús pidiendo a otros que mantuvieran su identidad en secreto. De esta manera, el autor podría dirigirse a quienes insisten en que Jesús nunca se proclamó Mesías (lo hizo, pero trató de ocultarlo). También explicó por qué tantos primeros cristianos no reconocieron a Jesús como el Mesías mientras estaba vivo.

En 1901, William Wrede, un erudito luterano, afirmó que se trataba de un motivo creado por el autor del Evangelio de Marcos y no era un reflejo de lo que Jesús hizo durante su vida. Un motivo literario es una idea simbólica que aparece repetidamente en una historia y refuerza el tema de la narración. En esta situación, el motivo literario es Jesús pidiendo a sus seguidores que mantengan en secreto su identidad como el Mesías mientras se vuelve famoso por realizar milagros.

Ejemplos del Nuevo Testamento

Hay varios episodios en el Evangelio de Marcos que Wrede utilizó para apoyar su teoría secreta mesiánica. A menudo, alguien confronta a Jesús acerca de su estatus mesiánico y él no niega que él es el Mesías. En cambio, le pide a la persona que lo mantenga en secreto. En otros episodios, habla en parábolas a las masas para ocultar la verdad de que él es el Mesías. Les dice a sus discípulos que lo entienden, pero no pueden explicar lo que dice a los demás.

A continuación se muestran algunos de los pasajes bíblicos en los que se produce este intercambio.

  • Marcos 8:29-30 NVI: 29 “¿Y tú?” preguntó. “¿Quién dices que soy?” Pedro respondió: “Tú eres el Mesías”. 30 Jesús les advirtió que no le contaran a nadie acerca de él.
  • Marcos 1:43-45 NVI: 43 Jesús lo despidió inmediatamente con una fuerte advertencia: 44 “Mira, no le digas esto a nadie. Pero ve, muéstrate al sacerdote y ofrece los sacrificios que Moisés ordenó para tu limpieza., como testimonio para ellos.” 45 En cambio, salió y habló libremente, difundiendo la noticia. Como resultado, Jesús ya no podía entrar abiertamente en una ciudad, sino que permanecía afuera en lugares solitarios. Sin embargo, la gente todavía venía a él de todas partes.
  • Marcos 1:24-25: 24 “¿Qué tienes que ver con nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Yo sé quién eres: el Santo de Dios”. 25 Pero Jesús le reprendió, diciendo: “¡Cállate y sal de él!”
  • Marcos 4:11 NVI: 11 Les dijo: A vosotros os ha sido dado el secreto del reino de Dios. Pero a los de afuera todo les está dicho en parábolas.
  • Marcos 7:33-36: 33 “Y llevándolo aparte de la multitud en privado, le metió los dedos en los oídos y, después de escupir, le tocó la lengua”. 34 Y mirando al cielo, suspiró y le dijo: Effatá, es decir, ábrete. 35 Y se abrieron sus oídos, se soltó su lengua y habló claramente. 36 Y Jesús cargó. que no se lo digan a nadie. Pero cuanto más les acusaba, con más celo lo proclamaban”.

La teoría de Wrede

Wrede afirmó que el autor del Evangelio de Marcos tenía varias razones para componer esta historia para Jesús. Los cristianos posteriores creyeron que Jesús siempre había sido el Mesías, pero ésta no era una convicción generalizada entre los primeros cristianos. Algunos creen que el Evangelio de Marcos fue escrito unos treinta años después de la muerte de Jesús. Si esto fuera cierto, aquellos que habían conocido a Jesús todavía estarían vivos. Muchos de los seguidores de Jesús dudaron de que alguna vez se declarara el Mesías. Los evangelios posteriores se escribieron después de la muerte de los primeros cristianos; por lo tanto, este patrón literario era irrelevante para explicar por qué Jesús no fue reconocido como el Mesías.

Análisis y crítica

El análisis literario de Wrede del Evangelio de Marcos todavía se considera radical. Su tesis es una de las primeras en reconocer que los escritores de los evangelios pueden haber utilizado licencias artísticas al escribir sobre la vida de Jesús. Esto molestó a aquellos lectores y eruditos bíblicos que se centran en una interpretación literal de la Biblia en lugar de una interpretación literaria. El secreto mesiánico se relaciona con la Prioridad de Marcos, que afirma que Mateo y Lucas siguieron a Marcos, de ahí el cambio de tono.

Sin embargo, la prioridad de Marcos no es una teoría universalmente aceptada sobre los evangelios. Muchos católicos creen que el Evangelio de Mateo fue el primer libro escrito y cuestionan las bases de la teoría de Wrede. Algunos críticos sostienen que Jesús mantuvo oculta su identidad mesiánica hasta su resurrección por razones prácticas. Si Jesús quería que su mensaje sobre la paz y el amor llegara a su público, declararse Mesías eclipsaría su mensaje y lo convertiría en blanco de agitación política o asesinato.

Morna Hooker, una erudita bíblica, afirmó: “Si se creyera en algún sentido el Mesías, lo último que haría sería reclamar el título para sí mismo. Se habría malinterpretado como un reclamo de realeza política”. Esto se debe a que los judíos esperaban que su mesías fuera un líder político derivado del rey David. Los detractores de Wrede argumentan que no se trataba de una estratagema literaria, sino que Jesús tenía motivos para ocultar su identidad.

Resumen de la lección

El Secreto Mesiánico afirma que el autor del Evangelio de Marcos creó un motivo literario para explicar por qué Jesús quería mantener en secreto su condición de Mesías. El evangelio de Marcos es el único evangelio en el que Jesús no se proclama mesías. El erudito bíblico William Wrede creía que el autor creó este motivo para explicar por qué los primeros cristianos no reconocían a Jesús como el mesías. También se utilizó para apaciguar a quienes insistían en que Jesús nunca se declaró el Mesías. Usando este motivo, se representa a Jesús siendo consciente de su divinidad pero intentando ocultarla en lugar de ser ignorado por los cristianos de la época.

Jesús llevó un ministerio y una vida no mesiánicos mientras estuvo en la Tierra, uno que no encajaba con la idea bíblica del Mesías. Los judíos creían que el Mesías sería un líder político que conduciría a los judíos de regreso a Israel. También creían que el Mesías sería descendiente del rey David. En la teoría de Wrede, el autor de Marcos intentó sugerir que Jesús no fue reconocido porque era reservado, no porque los primeros cristianos no reconocieran al Mesías. Esta teoría también apaciguó a los vivos que afirmaban que Jesús nunca dijo que era el Mesías. Wrede propuso que el autor creara el motivo del secreto para explicar que Jesús sabía que era el Mesías, aunque nunca lo dijera. Algunos de los detractores de Wrede se oponen a las interpretaciones literarias de la Biblia, mientras que otros creen que hay explicaciones más prácticas para el secreto de Jesús en el Evangelio de Marcos. Según los críticos, Jesús no querría que su condición de Mesías eclipsara su ministerio, ni querría convertirse en blanco de un asesinato político.

Articulos relacionados