foto perfil

Historia de Francia: Resumen, cronología y hechos

Publicado el 24 noviembre, 2023

Breve historia de Francia

Francia es uno de los países más antiguos de Europa. La historia de Francia se remonta a la antigüedad, pero la propia nación de Francia no comenzó a formarse hasta la Alta Edad Media. Hoy en día, Francia es conocida en todo el mundo por su arte, arquitectura, moda, cocina y literatura. La capital de Francia, París, es considerada por muchos como una de las ciudades más bellas del mundo.

De la Galia a Frankia

En la época romana, lo que hoy es Francia era parte de un territorio más grande llamado Galia. Durante los siguientes 1500 años, guerras y tratados cambiaron las fronteras del país hasta alcanzar su forma actual en 1947. A pesar de que Roma perdió la Galia, el término galo todavía se usa para referirse al pueblo y la cultura franceses.

Sin embargo, Francia toma su nombre de una tribu germánica llamada los francos. En 481 Clovis I, rey de los francos, aprovechó la caída del Imperio Romano y cruzó el río Ródano, asentando a su pueblo en el norte de Francia. En 511, había conquistado la mayor parte de lo que hoy es Francia, y la tierra se conocía como Frankia.

Curiosamente, mientras arrebató Francia a los romanos, Clodoveo también se convirtió del paganismo al catolicismo romano. Con la conversión de su pueblo, la Iglesia Católica Romana se fortaleció y creció, comenzando una relación que continúa hasta el día de hoy.

Antigua Francia, a. C.: Galia

Antes de los días del Imperio Romano, Francia estaba habitada por varios pueblos celtas. El nombre romano de lo que hoy es Francia era Galia, y los habitantes de habla celta se llamaban galos. Entre el 58 y el 50 a. C., los romanos lanzaron una serie de guerras contra el pueblo de la Galia y finalmente conquistaron la región. Estas incursiones fueron dirigidas por Julio César, quien más tarde escribió un libro, Commentarii de Bello Gallico, que detalla los esfuerzos romanos en lo que se conoce como las Guerras de las Galias.

La Galia se convirtió en una de las provincias más importantes del Imperio Romano. A lo largo de los siglos, la lengua indígena gala fue reemplazada por la lengua latina hablada por los colonos romanos, que eventualmente evolucionó hacia el francés antiguo, el precursor del francés moderno.

486-987: Los reinos francos

A partir del siglo IV d.C., el Imperio Romano comenzó a decaer. Una razón de esto fue la migración e invasión de varias tribus germánicas desde el otro lado de las fronteras del norte de Roma. Una de estas tribus, los francos, se aprovechó de la debilidad romana e invadió la Galia. Después de la caída definitiva de Roma en el año 476 d. C., la provincia de la Galia quedó completamente bajo control franco.

En el año 481 d.C., Clodoveo I se declaró rey de todos los francos. Clovis I es considerado el primer rey de Francia y el padre de la nación francesa. Originalmente era pagano pero se convirtió al catolicismo en una etapa avanzada de su vida. Sus razones para hacerlo pueden haber sido tanto políticas como personales, ya que necesitaba el apoyo de la Iglesia católica para ganar legitimidad ante los ojos de los habitantes romanos de la Galia. Clovis I consolidó su poder conquistando otras tribus francas y haciendo alianzas estratégicas con la Iglesia católica.

Otro rey franco, Carlomagno, conquistó una gran cantidad de territorio en Europa occidental y central a finales del siglo VIII y principios del IX. Este territorio incluía Alemania, el norte de Italia y partes de España. En el año 800 d.C., Carlomagno fue coronado emperador por el Papa en Roma. Tras su muerte, su vasto imperio quedó dividido entre sus tres hijos. Los dos tercios orientales de su imperio finalmente se fusionaron para convertirse en el Sacro Imperio Romano, mientras que el tercio occidental evolucionó hasta convertirse en el Reino de Francia.

Imagen de un mapa que muestra diferentes regiones de Francia en color.

987-1453: primeras monarquías francesas

El ascenso de la monarquía francesa estuvo estrechamente relacionado con el crecimiento del poder y la influencia de la Iglesia católica. Clodoveo I se convirtió al catolicismo en el año 493 d.C. y a cambio recibió el respaldo de la iglesia. Los reyes franceses derivaron su poder y legitimidad de la Iglesia católica. Esto a veces podría ser un problema, especialmente cuando en los siglos XII y XIII un gran número de franceses rechazó la ortodoxia de la teología católica. El catarismo surgió como una secta cristiana que se hizo bastante popular en algunas partes del sur de Francia, pero fue duramente condenada por la Iglesia católica. La monarquía francesa, junto con sus aliados de la Iglesia católica, aplastó sin piedad este movimiento herético durante un evento conocido como la Cruzada Albigense (1209-1229).

La amenaza más importante para la monarquía francesa durante la Edad Media fue la Guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra (1337-1453). Este devastador conflicto se libró por las reclamaciones inglesas a la corona francesa. Los ingleses creían que el derecho a la corona francesa podía transmitirse a un hombre a través de su madre. Esto daría al rey inglés el derecho a heredar la corona de Francia. Los franceses no estuvieron de acuerdo. Cuando terminó la guerra en 1453, la controversia sobre la sucesión estaba más o menos resuelta. En general, se considera que Francia es el vencedor final de este conflicto.

1453-1789: Francia prerrevolucionaria

Otro gran desafío para la monarquía francesa se produjo durante el siglo XVI con la llegada de la Reforma Protestante. El calvinismo, una rama del protestantismo fundada por el erudito francés Juan Calvino, ganó muchos conversos en Francia. Los calvinistas franceses fueron llamados hugonotes y fueron perseguidos por el gobierno francés. Las Guerras de Religión (1562-1598) se libraron entre católicos y protestantes. En 1598 se firmó el Edicto de Nantes que concedía tolerancia a los protestantes. Años más tarde, Francia volvió a verse involucrada en el conflicto entre católicos y protestantes durante la Guerra de los Treinta Años (1618-1648). Sin embargo, la mayor parte de los combates en este conflicto ocurrieron dentro de las fronteras del Sacro Imperio Romano.

Durante la Era de las Exploraciones, que comenzó en el siglo XV, muchos países, incluida Francia, desarrollaron imperios de ultramar. Gran parte de Canadá y el interior de Estados Unidos fueron colonizados por Francia. Esta expansión territorial puso a Francia en desacuerdo con los británicos, y los dos países libraron varias guerras por sus colonias. La más notable fue la Guerra de los Siete Años (1756-1763).

Durante los siglos XVII y XVIII, Francia creció hasta convertirse en el centro de la cultura europea. Su monarquía tenía poder absoluto y utilizó este poder para construir estructuras monumentales en todo el país. El más notable fue el Palacio de Versalles construido por el rey Luis XIV.

El siglo XVIII fue la época de la Ilustración. Durante esta época, la razón se volvió más importante que la fe en la mente de los intelectuales. El poder absoluto de la monarquía fue cuestionado por filósofos como Voltaire y Rousseau. Esto, junto con las enormes diferencias de clases que existían en Francia, llevaron a la Revolución Francesa en 1789.

1789-1799: Francia revolucionaria

La Revolución Francesa de 1789 ocurrió mucho después del final de la Guerra de los Siete Años (1756-1763) y durante la Revolución Americana (1765-1791). Ambos eventos influyeron en el estallido de la revolución en Francia. En 1789, una gran multitud de ciudadanos franceses comunes y corrientes, molestos por la inacción de su gobierno, irrumpieron en una prisión conocida como la Bastilla y liberaron a sus presos. Los revolucionarios derrocaron a la monarquía francesa, establecieron una república y luego ejecutaron al rey Luis XVI y a su esposa María Antonieta.

La Revolución Francesa se considera uno de los mayores puntos de inflexión en la historia europea. Tuvo profundos efectos en Francia y la mayor parte de Europa. No sólo fue derrocada la monarquía francesa, sino que también fueron abolidas muchas de las leyes y tradiciones del antiguo régimen (antiguo gobierno francés). También rechazó una contrarrevolución entre la aristocracia francesa, que fue relativamente infructuosa.

1799-1815: Napoleón

El gobierno revolucionario de Francia se convirtió en una tiranía. Comenzó a ordenar ejecuciones de personas que tenían incluso una conexión tangencial con la monarquía y el antiguo orden. Como resultado, este gobierno fue derrocado y un dictador militar, Napoleón Bonaparte, subió al poder. Napoleón fue uno de los líderes militares más grandes de la historia. Su primera gran conquista fue la Batalla de las Pirámides el 21 de julio de 1798, en la que capturó El Cairo, Egipto. Esta victoria generó una nueva fuente de ingresos para Francia y al mismo tiempo bloqueó una fuente de ingresos para un oponente.

En los años siguientes, Napoleón trabajó para establecer la estabilidad en la Francia posrevolucionaria. En 1802 fue nombrado primer cónsul vitalicio. En 1804 se coronó emperador de Francia. De 1803 a 1815, en lo que se conoce como las Guerras Napoleónicas, Napoleón lideró varias invasiones por toda Europa con la intención de derrocar el antiguo orden monárquico que gobernaba la mayor parte del continente y reemplazarlos por gobiernos aliados de Francia, como España y el Reino de Nápoles. Napoleón realizó varios cambios importantes en Francia, incluida la codificación de la educación y la adopción de un sistema legal conocido como Código Napoleónico, que sigue siendo la base del derecho civil francés.

La mayor debacle de las guerras napoleónicas fue la invasión de Rusia en 1812. De los 600.000 soldados que obedientemente avanzaron hacia Rusia, sólo 100.000 lograron salir con vida. Paralelamente, Francia sufrió una derrota en otro frente durante la Guerra de la Independencia (1808-1814). El 6 de abril de 1814, Napoleón fue destituido por la fuerza de su trono y exiliado a una isla frente a la costa de Italia. Aproximadamente un año después escapó de su exilio, regresó a Francia y, con algunos partidarios, pudo recuperar el poder durante un período conocido como su campaña de los Cien Días.

Napoleón fue finalmente derrotado el 18 de junio de 1815, gracias a los esfuerzos de los austriacos, británicos, prusianos y rusos, en la batalla de Waterloos, y fue nuevamente exiliado, esta vez en la remota isla de Santa Elena en el Océano Atlántico Sur.

1815-1914: Francia posnapoleónica

Después de la derrota de Napoleón, la monarquía francesa fue restaurada bajo Luis XVIII. Sin embargo, como la monarquía todavía no era mejor que una dictadura, el gobierno francés seguía sumido en el caos. La dinastía Borbón fue nuevamente derrocada durante la Revolución de Julio de 1830 y reemplazada por una nueva dinastía gobernante liderada por Luis Felipe I. Luis Felipe era extremadamente conservador y fue derrocado en la Revolución Francesa de 1848. Fue reemplazado por Luis Napoleón Bonaparte ( Sobrino de Napoleón Bonaparte) que se convirtió en presidente de la Segunda República Francesa. En 1852, Luis Napoleón abolió la Segunda República y se declaró emperador. Fue derrocado en 1870 y se estableció la Tercera República. Lo que siguió fue una época muy tumultuosa en la historia francesa, marcada por la desigualdad de ingresos, la desigualdad social y una actividad económica inconsistente que resultó en escasez de alimentos.

Más tarde, Francia estuvo involucrada en la guerra franco-prusiana de 1870 y, en consecuencia, perdió las provincias de Alsacia y Lorena ante el recién establecido Imperio Alemán.

1914-1945: Primera y Segunda Guerra Mundial

En 1914, Francia se vio envuelta en uno de los conflictos más mortíferos de la historia de la humanidad, la Primera Guerra Mundial. Como parte de los Aliados (principalmente Francia, Gran Bretaña, Rusia, Italia, Japón y, más tarde, Estados Unidos), Francia luchó contra las potencias centrales, principalmente Alemania, Austria-Hungría y Turquía. La pérdida de vidas humanas combinada con la devastación económica de la guerra fue catastrófica. La guerra terminó en 1918 con la derrota de las potencias centrales por parte de los aliados.

En 1939, Francia se vio envuelta en la Segunda Guerra Mundial, un conflicto aún más mortífero. Alemania invadió Polonia, lo que llevó a Gran Bretaña y Francia a declarar la guerra a Alemania. Durante esta conflagración, Francia fue invadida por los nazis, lo que provocó el colapso de la Tercera República. Finalmente, Francia obtuvo su independencia cuando fue liberada por las tropas británicas y estadounidenses.

La Cuarta República se estableció después de la guerra y Francia experimentó un importante auge económico durante este período de posguerra. Sin embargo, los problemas sociales y políticos dentro del país llevaron a un referéndum constitucional en 1958 y a la creación de la Quinta República bajo el presidente Charles de Gaulle. Este es el gobierno que existe hoy en Francia.

Actualmente, Francia es miembro de la Unión Europea y uno de los estados miembros más importantes de esta organización internacional.

Clodoveo

De Clodoveo a Carlomagno

Cuando Clovis murió, Frankia se dividió en partes iguales entre sus cuatro hijos. Tanto ellos como sus descendientes lucharon entre ellos y se aliaron para conquistar áreas vecinas. La dinastía se vio debilitada por sus luchas internas, y gran parte del gobierno quedó en manos de los alcaldes de palacio o capitanes de la guardia, quienes dirigían al pueblo y libraban las batallas reales en su nombre.

En 732, un alcalde de palacio llamado Carlos Martel conquistó a los musulmanes en la batalla de Tours. A su liderazgo se le atribuye haber detenido la invasión musulmana de Europa, y en el proceso se ganó el apodo de Martel (Martillo). Su hijo, Pipino el Breve, se convirtió en rey de los francos, iniciando el dominio carolingio, con la bendición del Papa y de los nobles. El hijo de Pipino, Carlomagno o Carlos el Grande, reconquistaría toda Francia, junto con un pequeño trozo de España, la mitad norte de Italia y gran parte de Alemania. Era tan poderoso que el líder musulmán de la época, Harun al-Rashid, envió un emisario para abrir relaciones diplomáticas.

El hijo de Carlomagno, Luis el Piadoso, logró mantener unido el reino, pero sus nietos lo dividieron nuevamente, dejando el reino a Carlos el Calvo (que en realidad era muy peludo) según el Tratado de Verdún (843).

Incursiones vikingas, cruzadas y 100 años de guerra

En el siglo XIX, los vikingos invadieron Francia, atacaron París y luego Borgoña. Saquearon lo que querían, quemaron todo lo demás y se marcharon una vez pagados los sobornos. Su asedio de París marcó el comienzo del fin de la dinastía carolingia, ya que Carlos el Gordo no sólo no logró proteger Borgoña sino que pagó a los vikingos para que abandonaran Francia.

Después de la muerte de los descendientes de Carlos el Gordo, Hugo Capeto se convirtió en rey en 987. Él y sus descendientes se propusieron reconquistar Francia y la dinastía Capeto se convertiría en una de las casas reales gobernantes más antiguas de Europa.

En 1095, se declaró la Primera Cruzada y los nobles y el pueblo de Francia se unieron. Francia envió más cruzados que cualquier otro reino a cada cruzada. De vuelta en casa, la conquista de Francia continuó hasta que en 1190 Felipe II Augusto pudo autoproclamarse rey de Francia. Hel no controlaba Normandía, que todavía estaba en manos de la dinastía normanda en Inglaterra, pero los normandos sí le juraron lealtad.

En 1328, Carlos el Hermoso murió sin un heredero varón. La corona normalmente habría recaído en el hijo de su hermana, su sobrino, Eduardo III de Inglaterra. Sin embargo, según la ley sálica, la herencia no podía ser por línea femenina, por lo que Felipe de Valois, que era el pariente más cercano por línea masculina, heredó el trono. En 1337, Eduardo impugnó esa decisión que condujo a la Guerra de los Cien AñosCarlos VII finalmente ganó la guerra en 1453, pero no antes de que los actos heroicos de Juana de Arco detuvieran un avance inglés que podría haber acabado con las cosas en 1430.

En los años 1400 y 1500 se produjeron guerras contra el Sacro Imperio Romano Germánico al este y a Italia al sur. También hubo una guerra civil francesa entre los hugonotes protestantes y los católicos que terminó con el Edicto de Nantes. En el siglo XVII, Francia ganó territorios en Canadá mientras el cardenal Richelieu ayudaba a centralizar la autoridad francesa. Luis XIV, conocido como el Rey Sol, aprovecharía todos estos cambios, llevando a Francia a su segundo imperio.

Luis XV, su nieto, perdería todos los territorios franceses de ultramar en la Guerra de los Siete Años. Su corte era ampliamente conocida por su libertinaje e insensibilidad hacia los pobres. Luis murió en 1774 y la Revolución Francesa comenzó en 1789, lo que resultó en la ejecución de su hijo, Luis XVI y la esposa de Luis, María Antonieta.

Vive La República!

Napoleón Bonaparte

En diez años, Napoleón Bonaparte controló Francia, codificó un sistema de leyes, creó un sistema educativo que todavía está en uso y, al mismo tiempo, intentó conquistar Europa. Sus conquistas obligaron a Europa a aliarse entre sí contra él. Sus éxitos agotarían a Europa y su fracaso paralizaría a Francia. Cuando finalmente fue derrotado en 1815, se restableció la monarquía francesa. Francia vaciló de la monarquía a la República bajo Napoleón III y volvió a la monarquía durante el siglo XIX, ganando territorios en China, India y África, hasta su derrota y la abdicación de Napoleón durante la guerra franco-prusiana con Alemania a finales del siglo XIX.

Antes de 1900, Francia había reconocido a Alemania como una amenaza seria y se había aliado con Inglaterra. Durante la Primera Guerra Mundial, la mayor parte de los combates europeos se libraron en suelo francés. Cuando se declaró la paz, Francia fue uno de los muchos países que querían castigar a Alemania con dinero de retribución. La enorme deuda que causó contribuyó a la Gran Depresión.

Francia fue conquistada en cuestión de semanas durante la Segunda Guerra Mundial, con Charles de Gaulle liderando el gobierno en el exilio de Gran Bretaña. Los franceses participaron en la invasión de Normandía y la reconquista de su país. Después de la guerra, fueron uno de los miembros fundadores de la OTAN bajo el liderazgo de De Gaulle.

Charles de Gaulle

En los años siguientes, Francia perdió todas sus posesiones de ultramar. En mayo de 1968 se produjo una revolución social que acabó con la dimisión de De Gaulle. La economía de Francia ha sido inestable desde entonces, pero ha sido un defensor de la Unión Europea. Los ataques terroristas a París en 2015 generaron las mayores manifestaciones públicas en la historia de Francia.

Resumen de la lección

Francia ha sido uno de los reinos más poderosos e influyentes de Europa durante los últimos 1500 años. Sus conquistas ayudaron a difundir el cristianismo, sus guerras ayudaron a frenar la expansión extranjera y las guerras de Napoleón trajeron a Europa una unidad que nunca antes había conocido. Fue esta unidad la que puso a Europa en contra de Alemania y la que permitió la creación de la Unión Europea.

Francia era conocida originalmente como la provincia romana de la Galia. Tras la caída del Imperio Romano, fue conquistada por una tribu germánica conocida como los francos. Clodoveo I fue el líder franco que se convirtió en el primer rey de Francia a finales del siglo V. Otro líder franco, Carlomagno, conquistó gran parte de Alemania, el norte de Italia y partes de España. Durante la Edad Media, la Guerra de los Cien Años se libró por la cuestión de la sucesión dinástica legítima.

La Revolución Francesa de 1789 derrocó a la monarquía y finalmente condujo al ascenso de Napoleón Bonaparte. Napoleón impulsó muchas reformas, incluido el establecimiento del Código Napoleónico (sistema legal) y un sistema educativo codificado. Francia luchó en alianza con Gran Bretaña tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial.

Articulos relacionados