foto perfil

Consideraciones éticas de la investigación, la terapia y la tecnología genéticas

Publicado el 21 octubre, 2020

¿Por qué la investigación genética?

Imagínese una cura para el cáncer que no implique medicamentos ni cirugía. Puede que esté más cerca de lo que pensamos. La investigación genética aún está en curso para determinar si la terapia génica se puede utilizar para tratar una variedad de trastornos médicos, incluidos algunos cánceres. La terapia genética incluye reemplazar genes no saludables por genes saludables, destruir genes mutados que causan enfermedades y agregar genes que combaten enfermedades a las células. Conozcamos más sobre la terapia génica y las consideraciones éticas de esta línea de investigación.


Terapia de genes
Terapia de genes

Conceptos genéticos

¿Cuáles son los aspectos básicos de la terapia genética? Cada célula de nuestro cuerpo que contiene un núcleo (centro) contiene un genoma. Los genomas contienen un conjunto completo de ADN o ácido desoxirribonucleico, que es toda la información hereditaria necesaria para crear y mantener todo sobre ti.

Los científicos han descubierto cómo duplicar genomas con fines de clonación e ingeniería genética en animales. Clonación que crea un duplicado biológico de genes, células, tejidos u organismos. La ingeniería genética está reproduciendo animales con rasgos deseables utilizando tecnología de ADN. Por ejemplo, se pueden producir vacas más musculosas. En teoría, estas técnicas también podrían usarse para clonar o manipular genéticamente seres humanos, pero las pautas éticas prohíben usar la investigación genética de esta manera.

Consideraciones éticas de la terapia génica de la línea germinal

La investigación genética en humanos se ha centrado en el tratamiento de la médula ósea o las células sanguíneas en lugar de la terapia de línea germinal. La terapia génica de la línea germinal es el tratamiento de los óvulos y los espermatozoides, que podrían transmitirse a la descendencia. La terapia génica de la línea germinal podría potencialmente evitar que un trastorno genético continúe hasta la próxima generación, pero el conocimiento es limitado sobre los efectos secundarios a largo plazo. Esto crea un dilema ético, ya que la descendencia no puede dar su consentimiento para este tipo de tratamiento que podría crear problemas en el futuro. Actualmente, Estados Unidos no utiliza dólares de los impuestos federales para gastar en investigaciones que utilicen la terapia génica de línea germinal en humanos debido a la controversia que rodea a esta práctica.

Sin embargo, los métodos toscos en los que incluso las células somáticas (células que no son de la línea germinal) se inyectan con genes crean el potencial de que las células de la línea germinal se vean afectadas. Actualmente, las transferencias de genes tienen lugar dentro de un virus que potencialmente podría llegar a células no deseadas.

Ensayos clínicos

Los estudios iniciales son prometedores, pero en este momento, la única forma de recibir terapia génica es a través de ensayos clínicos. La terapia génica ha tenido cierto éxito en ensayos para tratar algunos trastornos por inmunodeficiencia, como la inmunodeficiencia combinada grave (SCID) y la deficiencia de adenosina desaminasa (ADA). Para tratar estos trastornos, las células madre se extraen del paciente, se tratan con genes funcionales y luego las células madre se devuelven al paciente. Para ambos trastornos, la inmunodeficiencia mejoró, pero para SCID, el ensayo se abandonó cuando algunos pacientes desarrollaron leucemia.

Los estudios sobre la ceguera hereditaria han demostrado que la terapia genética tiene el potencial de retardar o revertir la enfermedad por un tiempo. Sin embargo, después de unos años, la retina continuó degenerando. El ojo parece ser un buen órgano para usar la terapia génica somática, ya que contiene el virus, lo que evita que se propague a las células de la línea germinal.

La terapia génica parece ser eficaz para introducir genes de coagulación en hemofílicos. Otros trastornos sanguíneos, como la anemia de células falciformes, se pueden tratar mediante la introducción de genes que producen glóbulos rojos sanos después de que se extraen las células madre del paciente.

Se ha demostrado que la inyección de genes productores de dopamina en las células cerebrales mejora el control muscular en pacientes con enfermedad de Parkinson.

Pros y contras de la intervención genética

Como ocurre con cualquier protocolo de tratamiento nuevo, existen pros y contras de la intervención genética. La buena noticia es que la terapia génica podría potencialmente curar algunas afecciones muy graves, incluidos los trastornos genéticos, el cáncer y el VIH / SIDA. Las desventajas son que este tipo de tratamiento es nuevo y en gran parte no se ha probado. Los científicos no tienen claro cuáles podrían ser los resultados a largo plazo no solo para la descendencia de los tratados, sino también para las generaciones futuras.

Además, existen preocupaciones éticas sobre cómo se utilizará eventualmente este tipo de investigación. Muchos temen que pueda usarse para la selección de género, tamaño, inteligencia, atractivo y talento. Si los padres pueden elegir este tipo de rasgos para sus hijos, podría haber consecuencias sociales a largo plazo con respecto al tratamiento de aquellos que son diferentes.

Resumen de la lección

La investigación genética se encuentra todavía en su etapa inicial para determinar si la terapia génica puede usarse para tratar una variedad de trastornos médicos, incluidos el cáncer, los trastornos genéticos y el VIH / SIDA. La terapia genética puede consistir en reemplazar genes mutados por genes sanos, destruir genes que causan enfermedades o introducir genes que combaten enfermedades en las células. Las células de los organismos contienen genomas , que son un conjunto completo de ADN , o ácido desoxirribonucleico, que se puede utilizar en la clonación y la ingeniería genética en animales.

Debido a preocupaciones éticas, el gobierno de los Estados Unidos prohíbe el uso de fondos federales para la investigación de la terapia génica de la línea germinal en humanos. La terapia génica de la línea germinal afecta a los espermatozoides o los óvulos, lo que podría afectar a las generaciones futuras de formas desconocidas. La investigación actual no ha permitido a los científicos estar seguros de que cuando la terapia génica se introduce en las células somáticas a través de un virus, no se propague a las células germinales. Existen preocupaciones éticas sobre cómo la ingeniería genética tiene el potencial de reducir las diferencias entre las personas en el caso de que los padres tengan la capacidad de elegir el sexo, la inteligencia, el atractivo y otros factores hereditarios.

Articulos relacionados