Derechos individuales durante las investigaciones de fraude

Publicado el 6 septiembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

Derechos del sospechoso

El derecho a abstenerse de autoincriminarse

En 1998, un hombre llamado Ruben Kenneth Lujan fue condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por matar a golpes a su ex esposa Mónica y a su amigo Gilbert Madrigal. Durante la tercera entrevista de Luján con la policía, solicitó un abogado. El detective que conducía la entrevista le dijo incorrectamente a Luján que no había un abogado disponible y que probablemente no estaría disponible durante bastante tiempo. De hecho, había un abogado que intentaba hablar con Luján precisamente en el momento en que el detective le decía que no había ninguno disponible.

Un juez de un tribunal federal, y más tarde el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito, anuló la condena de Luján porque no se le informó debidamente de sus derechos en el momento de su confesión.

La confesión de Luján es un ejemplo de lo que es quizás el derecho individual más importante en cualquier investigación criminal: el derecho a negarse a responder preguntas o hacer cualquier declaración de autoincriminación. Este derecho se encuentra en la Quinta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, y la protección que brinda es una ley establecida.

Aplicación a investigaciones de fraude interno

Un investigador interno de fraude debe ser consciente de que una persona tiene este derecho y que las declaraciones autoincriminatorias realizadas durante una entrevista interna pueden no ser admisibles en la corte si el sujeto no conocía ese derecho. Además, el investigador interno debe ser consciente de que los tribunales también han sostenido sistemáticamente que los acusados ​​deben tener una capacidad básica para comprender el derecho a guardar silencio en relación con la gravedad de los cargos en su contra.

Dispositivos de detección de engaños

Las leyes estatales son muy variadas con respecto al uso de dispositivos de detección de engaños, como un análisis de estrés de voz con polígrafo. Algunos estados prohíben que un empleador exija un examen de polígrafo, y los estados que permiten los polígrafos generalmente tienen leyes que restringen o limitan su uso. Aunque tiene inconvenientes, los dispositivos de detección de engaños suelen ser eficaces para sacar a las personas de las sospechas. El investigador interno debe considerar la disponibilidad de tecnología de detección de engaños y hacer uso de ella si lo permite la ley. El investigador también debe tener en cuenta que el valor de dicha tecnología suele ser excluir a las personas de un grupo de sospechosos en lugar de incluirlas.

Intercepciones, vigilancia y seguimiento

Interceptar comunicaciones

Las leyes estatales varían ampliamente con respecto al derecho de un sujeto a la privacidad para las comunicaciones en el entorno empresarial. En muchos estados, interceptar cosas como conversaciones telefónicas requiere el consentimiento de una parte, pero no de ambas. En algunos estados, el consentimiento del empleador puede cumplir con el estándar de que una de las partes consienta la comunicación. Sin embargo, los sujetos pueden tener derechos específicos si el empleador no es parte de la conversación que se está interceptando. Los investigadores internos deben verificar cuidadosamente las leyes de su jurisdicción antes de interceptar las comunicaciones telefónicas.

Fotos, videos y grabaciones de audio

La vigilancia local mediante imágenes o audio es una herramienta eficaz con pocas limitaciones. En algunas jurisdicciones, no se requiere notificación a los empleados. En otras jurisdicciones, la fuerza laboral en su conjunto tiene derecho a que se le notifique que se está llevando a cabo una vigilancia. Finalmente, hay áreas físicas específicas dentro de una planta donde la vigilancia estaría prohibida. Estas áreas incluyen ubicaciones como baños o vestidores. Por lo tanto, los empleados tienen derecho a que se les notifique que se está realizando una vigilancia general y a estar libres de vigilancia en áreas sensibles.

Viendo la papelera

Para muchos investigadores de las fuerzas del orden, el “buceo en basureros” se considera una técnica eficaz para reunir pruebas. Aunque pueda parecer intuitivo que rebuscar en la basura no estaría sujeto a limitaciones, en realidad ocurre lo contrario. Las personas que actúan en nombre de su empleador generalmente conservan el derecho de revisar la basura de su empleador. Este derecho tiende a no extenderse a la basura personal de su sujeto. Por lo tanto, en muchas jurisdicciones, un sujeto tiene derecho a estar libre de vigilancia en su propia casa o en su propia propiedad, incluida su basura.

Monitoreo del correo

Los sujetos conservan derechos importantes con respecto a la vigilancia del correo. En la mayoría de los casos, es ilegal abrir correo que pertenece a otra persona. Eso, sin embargo, no significa que el correo esté fuera del alcance de un investigador interno. La información contenida en el exterior de un sobre enviado por correo al empleador no disfruta del mismo derecho a la privacidad que el contenido de la carta. Por lo tanto, el sujeto de una investigación tiene derecho a estar libre de vigilancia del correo al abrir y leer el contenido, pero no tiene derecho a la privacidad de las cosas que se encuentran en el exterior del sobre, como una dirección de remitente o un matasellos.

Dispositivos electrónicos y tráfico de red

Tanto los sujetos como las organizaciones tienen derechos específicos con respecto a los dispositivos electrónicos, las comunicaciones electrónicas y el tráfico que viaja por una red pública o privada. En general, los sujetos no tienen expectativas de privacidad para las comunicaciones electrónicas que viajan a través de redes y servidores que pertenecen a su empleador. Esto incluye correos electrónicos personales o redes sociales que se originan o pasan a través de la infraestructura tecnológica del empleador.

El investigador interno debe ser consciente de que existe una diferencia significativa entre monitorear el tráfico que viaja a través de la red de la organización y piratear o decodificar directamente la información personal que pertenece a otra persona. Si el sujeto de una investigación transmite información que no está encriptada a través de la red de la organización, la organización generalmente tiene el derecho legal de ver el tráfico de la red. Un sujeto, sin embargo, tiene derecho a estar libre de piratería o tácticas similares por parte de un empleador. Por lo tanto, un investigador nunca debe intentar obtener acceso a las comunicaciones electrónicas mediante el uso de herramientas de piratería o de cifrado inverso.

Resumen de la lección

Una de las complejidades de las investigaciones de fraude es el interés en competencia entre la investigación interna y el procesamiento penal. Debido a la posibilidad de enjuiciamiento penal, los investigadores internos deben evitar acciones que pongan en peligro un caso penal.

Los sujetos de las investigaciones de fraude interno están universalmente protegidos contra la obligación de hacer una confesión o incriminarse a sí mismos.

Los empleadores tienen una gran libertad con respecto a la vigilancia realizada en sus propias instalaciones. En áreas públicas como vestíbulos, pasillos o almacenes, las personas tienen un derecho muy limitado a la privacidad. Sin embargo, en áreas sensibles como baños o vestuarios, los sujetos tienen un derecho virtualmente universal a estar libres de vigilancia por audio o video. En algunos estados, la vigilancia por audio de las comunicaciones telefónicas es legal solo si una de las partes de la conversación está al tanto de la grabación. En algunos casos, un empleador es una de esas partes. En otros casos, un sujeto que habla con otra persona fuera de la organización puede tener derecho a estar libre de lo que legalmente podría constituir escuchas telefónicas.

Los sujetos también gozan de algunas protecciones en la transmisión de comunicaciones electrónicas. Los sujetos no tienen expectativas de privacidad para las comunicaciones ‘abiertas’ que viajan a través de la red del empleador, pero sí tienen una expectativa de privacidad con respecto a las cuentas personales que solo podrían observarse utilizando herramientas de piratería o técnicas de cifrado inverso.

Los investigadores internos deben ser expertos en la materia en las leyes que se aplican en sus jurisdicciones locales. Los investigadores también deben ser conscientes de que no seguir las reglas adecuadas con respecto a los métodos de investigación puede dañar o destruir un caso penal futuro.

Articulos relacionados