foto perfil

Deucalión y Pirra: El mito griego del diluvio

Publicado el 12 marzo, 2024

Deucalión y Pirra en la mitología griega

Según la mitología griega, Deucalión y Pirra son los creadores de la humanidad. Deucalión era hijo del dios Prometeo a través de un espíritu marino llamado Clymene o Hesione. Era el gobernante de Ftía, una región del centro de Grecia. Siendo hijo de Prometeo, el dios le advirtió que Zeus pronto inundaría la Tierra. Gracias a esto, Deucalión y Pirra sobrevivieron a la aniquilación. Si bien hay muchas versiones diferentes de esta historia, la versión más detallada proviene del poeta Ovidio, quien escribió el texto “Metamorfosis” en el año 8 d.C.

El mito griego del diluvio

Según la mitología griega, la humanidad fue creada por primera vez por los dioses a partir de arcilla para adorarlos y obedecerlos. En ese momento, los cielos estaban gobernados por el principal dios olímpico, Zeus. El mayor freno al poder de Zeus fue su primo Prometeo, el dios de la previsión. Prometeo a menudo manipuló a Zeus en beneficio de la humanidad. En un caso, engaña a Zeus para que garantice a los hombres las mejores partes de los animales sacrificados, dejando sólo grasa y huesos a los dioses. Esto enfureció a Zeus. En otro caso, Prometeo roba el fuego a los dioses y se lo concede a los hombres para que puedan cocinar. También se dice que Prometeo enseñó a los primeros hombres las artes de la civilización, como la escritura y las leyes. Por estas transgresiones, Prometeo fue encadenado por Zeus y las águilas le comieron las entrañas sin cesar.

Luego, Zeus ideó una manera de castigar a la humanidad. Ordenó a los dioses que hicieran la primera mujer, a la que cada dios le da un regalo único. Luego, Zeus equipa a Pandora con una vasija que contiene todos los males del mundo. Pandora es enviada a Epimeteo, el tonto hermano de Prometeo, quien acepta a la mujer como suya. Luego, se abre el frasco y se liberan todos los males en el reino de los mortales. Sólo queda una cosa en el frasco: la esperanza.

Prometeo tiene un hijo con una ninfa marina (cuyo nombre varía de un texto a otro), Deucalión. Este hijo salta a la fama en la región de Ftía y se casa con Pirra, la hija de Epimeteo y Pandora. Mientras tanto, crece la ira de Zeus hacia los primeros humanos.

En una leyenda, el rey arcadio Licaón invita a Zeus a su casa y pone a prueba su omnisciencia intentando alimentarlo con la carne cocida de uno de sus hijos. Zeus se enfurece por el intento de engaño; convierte a Lycaon en lobo y luego mata a sus otros hijos golpeándolos con un rayo. Algunas fuentes dicen que esto fue la gota que colmó el vaso para Zeus, quien decidió entonces destruir a todos los humanos provocando un gran diluvio en todo el mundo.

Al enterarse de la decisión de Zeus de destruir a la humanidad, Prometeo advierte a su hijo Deucalión y a su esposa Pirra y les aconseja que construyan un gran cofre o barco para sobrevivir. Lo hacen, subiéndose a bordo mientras grandes lluvias torrenciales azotan el mundo. Después de nueve días, la inundación finalmente retrocede. Aterrizan en una montaña alta y tocan tierra una vez más.

El mito griego del diluvio tiene varios puntos en común con otros mitos del diluvio en religiones de Europa y Oriente Medio.

Cómo Deucalión y Pirra repoblaron el mundo

Tras sobrevivir al desastre, Deucalión y Pyrrha consideran cómo repoblar el mundo aniquilado. Viajan a un oráculo que sobrevivió al desastre. El oráculo les dice que se echen sobre los hombros los huesos de sus antepasados. Consideran esto por un momento antes de darse cuenta de que el oráculo significa arrojar piedras sobre sus hombros, mientras descienden de la diosa de la tierra, Gaia. Cuando Deucalión arroja piedras sobre su hombro, se convierten en una nueva generación de hombres. Cuando Pyrrha hace lo mismo, se convierten en una nueva generación de mujeres. Entonces, todos los humanos modernos son descendientes de Deucalión y Pirra.

Mitos sobre las inundaciones en todo el mundo

El mito de las inundaciones es un tropo común en todo el mundo. Una de las leyendas más destacadas proviene de las religiones abrahámicas del judaísmo, el cristianismo y el islam. Según la antigua Biblia hebrea, Dios decide aniquilar a la raza humana a causa de sus muchos pecados. Advierte a Noah, con la intención de que Noah comience una nueva línea de sangre de humanos que no serán tan corruptos. Noé y su familia reúnen un macho y una hembra de cada especie animal y luego los contienen en una gran arca. A bordo de este barco sobreviven al diluvio creado por Dios, que mata a todos los demás. Noé sobrevive al diluvio y continúa la humanidad de nuevo. Otros mitos sobre inundaciones siguen tramas similares. La religión hindú habla de que el dios Vishnu aniquiló a todos los humanos mediante una inundación excepto a Manu, a quien advierte.

Hay varias explicaciones posibles de por qué los mitos sobre las inundaciones parecen comunes en muchas religiones de todo el mundo. Por un lado, en realidad podría haber habido una gran inundación que experimentaron muchos pueblos primitivos, tal vez un tsunami causado por un pequeño meteoro o cometa. Alternativamente, las inundaciones en general podrían haber sido simplemente una experiencia tan universal que muchas sociedades generaron narrativas en torno a una inundación.

Los arqueólogos y antropólogos señalan la ascendencia común de muchos pueblos de Europa, Oriente Medio y el sur de Asia. En el período prehistórico, el pueblo protoindoeuropeo de Asia Central se extendió por gran parte de esa región, trayendo consigo mitos y narrativas comunes. Esta ascendencia común se puede identificar, por ejemplo, en lenguas compartidas.

Resumen de la lección

Deucalión y Pirra fueron una pareja de la mitología griega que sobrevivió al gran diluvio enviado por Zeus. Deucalión es hijo de Prometeo, primo de Zeus y frecuente benefactor de la humanidad. Según los mitos, los dioses crearon a los hombres para adorar y obedecer a los dioses. Prometeo robó el fuego a los dioses y concedió ese regalo a los hombres, iniciando la civilización. Un Zeus enfurecido luego encadena a Prometeo y envía pájaros a comer sus entrañas por toda la eternidad. Luego hace que los dioses creen a la primera mujer, Pandora, que es enviada al hermano de Prometeo, Epimeteo, con un frasco que contiene todos los males de la humanidad. Pandora abre el frasco y derrama los males en el reino de los mortales. Más tarde, el rey humano Licaón intenta que Zeus coma la carne cocida de su hijo. Zeus está disgustado y convierte a Lycaon en lobo, luego decide aniquilar a la humanidad.

Prometeo, al enterarse de esto, advierte a su hijo Deucalión, que se ha casado con la hija de Pandora, Pirra. Deucalión y Pirra construyen un barco y sobreviven a la inundación. Después de que amaina la inundación, consultan un oráculo sobre cómo repoblar el mundo. El oráculo les dice que se echen sobre los hombros los huesos de sus antepasados. Se dan cuenta de que se refiere a piedras; las piedras engendran una nueva generación de humanos. Este mito griego del diluvio es similar a otros mitos del diluvio, como el mito bíblico del diluvio con Noé.

Articulos relacionados