Efectos sobre la salud asociados con los lípidos

Publicado el 9 noviembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

Lípidos (grasas)

No se puede negar el hecho de que la grasa corporal extra es un problema con el que luchan muchas personas en nuestra sociedad. Y parecería fácil echarle la culpa a las grasas contenidas en los alimentos que comemos; pero la verdad es que necesitas consumir ciertas grasas en tu dieta para mantener tu salud.

De hecho, el Instituto de Medicina recomienda que entre el 20 y el 35 por ciento de las calorías que consume cada día provengan de grasas o lípidos, como también se les llama. El truco para una buena salud es alcanzar, y no exceder, este rango objetivo y consumir los tipos correctos de grasa. En esta lección, veremos los efectos positivos y negativos para la salud asociados con las diversas grasas en nuestra dieta.

Ácidos grasos omega-3

Los lípidos son una parte necesaria de una dieta saludable y las funciones de los lípidos dentro de su cuerpo son muchas. Más allá de las diversas funciones que desempeñan en el correcto funcionamiento de los órganos del cuerpo, los lípidos actúan como fuente de energía, ayudan en la absorción de vitaminas liposolubles, aíslan su cuerpo y proporcionan los ácidos grasos esenciales.

Los ácidos grasos esenciales son un tipo de grasa que el cuerpo no puede producir, por lo que es esencial que los consuma a través de su dieta. El ácido graso omega-3 es un ejemplo de un ácido graso esencial que es importante para su salud. Se encuentra en las semillas de lino, las nueces y los pescados grasos, como el atún y el salmón. Su cuerpo necesita los ácidos grasos omega-3 para ayudar a mantener la función cerebral adecuada, y se cree que reducen la inflamación en el cuerpo y ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y cáncer.

Grasas monoinsaturadas

También vemos algunos beneficios para la salud asociados con las grasas monoinsaturadas, que se consideran grasas algo saludables. Se ha demostrado que estas grasas mejoran los niveles de colesterol en sangre al reducir el nivel de colesterol malo (LDL) en la sangre y aumentar el nivel de colesterol bueno (HDL). Este perfil de colesterol mejorado puede reducir su riesgo de enfermedad cardíaca. Las grasas monoinsaturadas son más comunes en alimentos que provienen de plantas, por lo que se pueden encontrar en nueces, semillas y aguacates, así como en aceites, como aceite de oliva, aceite de maní y aceite de canola.

Grasas saturadas y trans

Así que vemos que algunos tipos de grasas benefician al cuerpo, pero hay un lado oscuro de las grasas dietéticas. Las grasas no saludables son grasas saturadas, que se encuentran en la mantequilla, los productos lácteos y las carnes rojas, y las grasas trans, que se encuentran en la margarina, las galletas, las comidas rápidas fritas y muchos bocadillos empaquetados. Tanto las grasas saturadas como las grasas trans tienen un efecto negativo sobre los niveles de colesterol en sangre. Es decir, pueden causar un aumento en el colesterol LDL, que mencionamos se considera el colesterol malo porque contribuye a la acumulación de placa grasa en las arterias. Entonces, estas grasas pueden aumentar su riesgo de enfermedad cardíaca. Las noticias solo empeoran para las grasas saturadas y trans no saludables, ya que también se ha demostrado que aumentan el riesgo de cáncer.

Obesidad

Si bien consumir grasas más saludables es mejor para el corazón y la salud en general, cuando se trata de aumentar de peso, todos los tipos de grasas alimentarias aportan la misma cantidad de calorías. Por lo tanto, cualquier grasa de la dieta, cuando se ingiere en exceso, puede provocar obesidad. La grasa es uno de los tres nutrientes que contiene calorías. Las grasas son las más densas en calorías y proporcionan nueve calorías por gramo. Los carbohidratos y las proteínas proporcionan solo cuatro calorías por gramo.

Es fácil consumir grasas en exceso porque agregan sabor, textura y aroma a muchas de nuestras comidas favoritas, como alimentos fritos, galletas, helados, hamburguesas y queso. Debido a que las grasas añaden mucho al placer de comer y debido a que son tan densas en calorías, no se puede negar el hecho de que son importantes contribuyentes a la obesidad. Pero las grasas alimentarias no deben cargar con toda la culpa cuando se trata del aumento de peso. La obesidad ocurre cuando la ingesta diaria de calorías excede la cantidad de calorías quemadas, independientemente del nutriente que contribuya con esas calorías.

Resumen de la lección

Revisemos.

Las funciones de los lípidos son muchas y, por tanto, es necesario que consumas grasas en tu dieta. Los lípidos actúan como fuente de energía, ayudan en la absorción de vitaminas liposolubles, aíslan su cuerpo y proporcionan los ácidos grasos esenciales. Los ácidos grasos esenciales son un tipo de grasa que el cuerpo no puede producir. El ácido graso omega-3 es un ejemplo de un ácido graso esencial que se encuentra en las semillas de lino, las nueces y los pescados grasos, como el atún y el salmón. Estos ácidos grasos ayudan a mantener la función cerebral adecuada, reducen la inflamación en el cuerpo y ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y cáncer.

También vemos algunos beneficios para la salud asociados con las grasas monoinsaturadas, ya que se ha demostrado que mejoran los niveles de colesterol en sangre y reducen el riesgo de enfermedades cardíacas. Las grasas monoinsaturadas se encuentran en nueces, semillas y aguacates, así como en aceites, como aceite de oliva, aceite de maní y aceite de canola.

Las grasas no saludables son las grasas saturadas, que se encuentran en la mantequilla, los productos lácteos y las carnes rojas, y las grasas trans, que se encuentran en la margarina, las galletas, las comidas rápidas fritas y muchos bocadillos envasados. Ambos causan un aumento en el colesterol LDL, aumentan su riesgo de enfermedad cardíaca y pueden aumentar su riesgo de cáncer.

Independientemente de si una grasa se considera saludable o no saludable, la grasa ingerida en exceso conducirá a uno de los problemas de salud más comunes, la obesidad.

Los resultados del aprendizaje

Después de revisar esta lección, asegúrese de que pueda:

  • Comprender la función de los lípidos.
  • Indique qué son los ácidos grasos esenciales y proporcione un ejemplo de uno
  • Expresar conocimiento sobre los beneficios para la salud y las fuentes de las grasas monoinsaturadas.
  • Enumere las fuentes de grasas no saludables y recuerde los riesgos para la salud que causan
  • Tenga en cuenta la relación entre el consumo de grasas y la obesidad.

Articulos relacionados