El algonquino: tribus y hechos

Publicado el 23 noviembre, 2021

El Viejo Nuevo Mundo

La historia del Nuevo Mundo y su gente es tan rica y variada como la de Europa. Muchas tribus diferentes de nativos americanos vivían en lo que hoy es Estados Unidos mucho antes de que los primeros colonos europeos pusieran un pie en la costa este. En Virginia, hogar de varias tribus que hablaban algonquino, los nativos americanos estaban en la región al menos 16.000 años antes del asentamiento europeo. Parte de esta área fue la región de la Bahía de Chesapeake.

Los pueblos algonquinos eran el grupo más grande de nativos americanos que vivían en Virginia. También vivieron tan al norte como Canadá. Eran personas que a veces estaban vinculadas solo por el idioma (históricamente se clasifican por la familia lingüística que hablaban, el algonquino), otras veces también se les unió la cultura y las costumbres.

Cultura y costumbres

De alguna manera, los pueblos algonquinos vivieron vidas similares a sus contemporáneos en otras tribus. Al igual que los iroqueses, los algonquinos vivían en casas comunales , que eran edificios largos cubiertos de pieles de animales y pasto que albergaban a varias familias a la vez. También cultivaban la tierra y cazaban animales para alimentarse. Afilaron huesos para convertirlos en anzuelos de pesca y puntas de lanzas, y tejieron redes con hierbas y malezas. Mientras que los hombres se ocupaban principalmente de la caza y la pesca, las mujeres labraban la tierra, cultivaban maíz, calabaza y frijoles.

Los algonquinos eran patriarcales , lo que significa que la tribu era una sociedad gobernada y dirigida por hombres. El territorio de caza pasó de padres a hijos, y las mujeres dejaron a sus propias familias para quedarse con sus maridos después de casarse. Todos los jefes eran hombres y no fueron elegidos. Como algunas monarquías europeas, los jefes heredaron sus títulos de sus padres. Cuando el jefe no tuvo un hijo, le dio su título a su primer yerno. Sin embargo, el Jefe no “gobernó” en el sentido de que tomó una decisión y la jefatura actuó en consecuencia. A cada miembro adulto de la jefatura se le dio voz en los asuntos, y la decisión final fue un consenso de opiniones.

Las familias se reunían en los meses de verano para bodas y rituales. Cuando comenzó el otoño, la jefatura se dividió en grupos más pequeños de 30 personas o menos. Cada familia reclamó un territorio de caza. En este territorio, tuvieron que encontrar una forma de sobrevivir durante el invierno. Una vez que el clima cálido comenzara de nuevo, el grupo volvería a reunirse.

Creencias

Los algonquinos creían que todo ser vivo merecía respeto. Creían firmemente en respetar el ciclo de la vida, ya sea observando los cambios estacionales o estableciendo un nuevo coto de caza para permitir que un antiguo suelo se regenere. Los sueños y las visiones tenían una gran importancia, razón por la cual su cultura tenía chamanes (hombres que podían “ver” cosas que otros no podían). Un chamán podría tener una visión de dónde encontrar animales para cazar, y un joven que llegara a la pubertad sería enviado en una búsqueda de aislamiento para que su papel en la vida le fuera revelado en un sueño o una visión.

Colonización

Había tres jefaturas principales en lo que ahora se llama Chesapeake Bay en 1607, el año en que los ingleses establecieron su primer asentamiento en Jamestown, Virginia. Estos fueron el Powhatan, el Nanticoke y el Piscataway. Los Powhatan eran probablemente los más poderosos, y fue el Jefe Powhatan quien secuestró al Capitán John Smith de la Colonia Jamestown, quien luego fue rescatado por la hija del Jefe, Pocahontas.

Después de un breve período de relaciones amistosas, quedó claro para los nativos americanos que los ingleses no tenían intención de irse. Los Powhatan dejaron de dar maíz a los colonos durante el invierno en un esfuerzo por matar de hambre a los colonos. Esto desencadenó tensiones que finalmente llevaron a una guerra de diez años, con grandes pérdidas en ambos lados.

Las relaciones durante los siguientes 100 años no mejoraron. Por un lado, los nativos americanos no tenían inmunidad a las enfermedades que los europeos traían consigo. Las epidemias de viruela, cólera y sarampión mataron a decenas de nativos, a veces hasta el 90 por ciento de la población. Esto tuvo un efecto perjudicial no solo en la moral y la población, sino también en las tradiciones orales de las que dependía el algonquino para transmitir la tradición y la sabiduría de generación en generación.

Hoy en día, los pueblos algonquinos viven de la misma manera que otros estadounidenses. Todavía se aferran a algunas tradiciones de sus antepasados, como las prácticas de caza, la alfarería y la enseñanza de cuentos. Debido a un gran trabajo para hacer valer sus derechos civiles y mantener viva su ascendencia, recientemente ha habido un resurgimiento de la voluntad cultural y política entre las comunidades algonquinas.

Resumen de la lección

Los pueblos algonquinos eran el grupo más grande de nativos americanos que vivían en Virginia, viviendo tan al norte como Canadá. Estaban formados por varias tribus diferentes, incluidos los Powhatan, los Nanticoke y los Piscataway, y todos estaban vinculados por la lengua algonquina común. La tribu Powhatan es la que entró en contacto con los primeros colonos europeos en Jamestown, Virginia, y a pesar de las buenas relaciones desde el principio, finalmente fue a la guerra con los nuevos colonos. La guerra solo duró una década, pero decenas de algonquinos murieron como resultado de una mala inmunidad a las enfermedades europeas. Sin embargo, los algonquinos todavía tienen descendientes que viven hoy, muchos de los cuales continúan las tradiciones de sus antepasados.

5/5 - (12 votes)