El Gran Chaco: Cultura, Historia y Política

Publicado el 10 febrero, 2023 por Rodrigo Ricardo

Gran Chaco

El Gran Chaco es una región de aproximadamente 850 kilómetros cuadrados de América del Sur que alberga a unos cuatro millones de personas. El Gran Chaco está escasamente poblado y es remoto, pero constituye una parte importante del sur de América del Sur. No esperes encontrarte con mucha gente allí.

Rasgos físicos y fronteras

El Gran Chaco es una región semiárida y plana cubierta por pastizales y bosques bajos. Es algo así como una zona fronteriza, política y geográficamente, entre las montañas al oeste y las colinas al este. Como región geográfica, sus fronteras más importantes son hitos físicos. La Cordillera de los Andes es la frontera occidental, mientras que el río Paraguay es la frontera oriental. Los bordes norte y sur son más difíciles de definir, ya que se transforman lentamente en diferentes tipos de terreno. En términos de fronteras políticas, el Gran Chaco está dividido entre unos pocos países. Cerca de la mitad está en Argentina, el resto en Bolivia y Paraguay y una pequeña parte en Brasil.


Mapa aproximado del Gran Chaco, con la región resaltada en verde
nulo

Historia temprana

El nombre ”Chaco” proviene de una palabra quechua (la lengua de los Incas), que significa ”cotos de caza”. Con los pastizales planos y abiertos que albergaban varias aves de caza y otros animales, no sorprende que las naciones amerindias de la región lo usaran para este propósito. Según la evidencia arqueológica, el Gran Chaco parece haber estado escasamente poblado incluso antes de la llegada de los europeos, hogar de algunas sociedades de cazadores-recolectores, pero principalmente utilizado para la caza por culturas que vivían en otros lugares y viajaban para llegar aquí.

Cuando los españoles llegaron a América del Sur, construyeron asentamientos en las afueras de la región del Gran Chaco, pero ignoraron en gran medida las propias tierras bajas. El Gran Chaco era remoto, escaso en recursos minerales y estaba controlado por grupos amerindios hostiles. Para los españoles, la tierra no valía el esfuerzo que supondría luchar activamente contra los grupos locales. Durante décadas, unos pocos españoles deambularon por las afueras del Gran Chaco con rebaños de ganado que pastaban en los pastos, pero la región fue básicamente ignorada por los gobiernos coloniales. De hecho, no fue hasta principios del siglo XIX que comenzaron los esfuerzos reales de asentamiento.

Disputando las fronteras

Sin embargo, una vez que comenzó el asentamiento, hubo una pregunta inmediata sobre quién era el propietario. En 1810, Argentina declaró su independencia del Imperio español. Otras partes de América del Sur pronto siguieron su ejemplo. Una vez que terminaron las guerras de independencia, el Gran Chaco se dividió casi en partes iguales entre Argentina, Paraguay y Bolivia. Sin embargo, diversas batallas y guerras entre las naciones independientes reelaboraron las fronteras entre Argentina y Paraguay alrededor de 1870.

Pasarían algunas décadas más antes de que Paraguay y Bolivia resolvieran sus disputas fronterizas. Para la década de 1920, tanto Paraguay como Bolivia habían perdido un territorio crucial frente a las naciones vecinas y se ubicaban entre los países más pobres del hemisferio. Cuando se rumoreó que el Gran Chaco podría contener petróleo, de repente se volvió muy importante. De 1932 a 1935, Bolivia y Paraguay lucharon ferozmente por las partes en disputa del Gran Chaco en lo que se conoció como la Guerra del Chaco.


Fuerzas paraguayas en la Guerra del Chaco
nulo

Dado que ambos países tenían poco que perder y tenían el uso de tecnología militar industrial más nueva, la guerra fue tremendamente sangrienta y provocó entre 85.000 y 130.000 bajas. Esos números lo convierten en uno de los conflictos más mortíferos en el hemisferio occidental durante todo el siglo XX. Al final, alrededor de 2/3 del territorio en disputa fue a parar a Paraguay, que se impuso durante la guerra. Por cierto, no se encontró petróleo en esta zona fronteriza en disputa.

El Gran Chaco Hoy

Mientras las guerras azotaban este territorio, todos los bandos hicieron esfuerzos para mejorar su desarrollo. La primera gran ola de colonos que se adentró en las áridas praderas fueron los menonitas, que llegaron de Canadá en la década de 1920. La región se convirtió en un refugio para los menonitas que buscaban escapar de la persecución en todo el mundo, y llegaron más de la URSS en las décadas de 1930 y 1940.

Quizás en parte debido a los sistemas agrícolas tradicionales de los menonitas, así como a una iniciativa inconsistente en el desarrollo de una región aún escasamente poblada, el Gran Chaco permaneció menos desarrollado tecnológicamente que el resto de Argentina, Bolivia o Paraguay. En la década de 1960, Paraguay comenzó a construir la primera gran carretera para cruzar el Gran Chaco. Argentina respondió construyendo también algunas carreteras importantes, e incluso Brasil colaboró, construyendo carreteras para conectar la región con sus propias fronteras en el noreste. Si bien el Gran Chaco ahora tiene algunas carreteras pavimentadas que han mejorado el acceso a los recursos, el comercio y la comunicación entre las ciudades de los países y esta región remota, todavía está relativamente subdesarrollado hasta el día de hoy. El ganado criado en libertad es la industria predominante, lo que ha fomentado un sentimiento de orgullo por la carne de vacuno local, especialmente en Argentina. Puede que el Gran Chaco no tenga mucha gente hoy, pero seguro que tiene mucho ganado.

Resumen de la lección

El Gran Chaco es una región de tierras bajas áridas a semiáridas de América del Sur, dividida entre Argentina, Bolivia y Paraguay, con una pequeña parte en Brasil. Originalmente fue el hogar de escasas sociedades de cazadores-recolectores, y también se utilizó como coto de caza para otras culturas asentadas. Cuando llegaron los españoles, el Gran Chaco fue ignorado en gran medida, y no se disputó realmente hasta después de la independencia de las tres naciones que lo compartían. Argentina y Bolivia resolvieron sus disputas fronterizas en la década de 1870, mientras que Bolivia y Paraguay lucharon en la muy sangrienta Guerra del Chaco por los rumores de yacimientos petrolíferos en la década de 1930. Desde la década de 1920, gran parte del asentamiento en el Gran Chaco ha sido de menonitas de Canadá y la URSS que buscaban mantener sus tradiciones alejadas del mundo industrializado, y el desarrollo tecnológico en la región era lento. Las primeras carreteras pavimentadas se construyeron en la década de 1960, pero la ganadería sigue siendo la industria predominante en la región en la actualidad. Es una región dispersa, pero con una historia y un papel interesantes en el desarrollo de América del Sur.

Articulos relacionados