El triángulo del fraude y la ética empresarial: piezas y aplicación

Publicado el 6 septiembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

¿Qué es el fraude?

Conozcamos a Tracey, que está estudiando para su examen de ética universitaria. Durante una conferencia, su profesor habló sobre el triángulo del fraude. Ella pensó que entendía el concepto, pero al revisar el material para el examen, ahora no está tan segura. Veamos si podemos ayudar a Tracey con este problema.

El fraude es el acto de engañar intencionalmente a alguien para beneficio personal. No es un error accidental, sino una tergiversación deliberada de la verdad. Hay varios tipos diferentes de fraude que incluyen:

  • Fraude interno
  • Fraude externo
  • Fraude contra particulares

El fraude interno o ‘fraude laboral’ se produce cuando un empleado de una empresa, en cualquier nivel, comete un fraude contra su empleador. Digamos que Edward tiene la responsabilidad de depositar efectivo y de actualizar el sistema contable. Para cometer fraude, podría guardar dinero en efectivo y crear una entrada en el diario para ocultar el hecho de que ha robado el dinero.

Un fraude externo es aquel cometido por un individuo o una empresa fuera de la organización. Un ejemplo de fraude externo sería un cliente que intenta devolver un artículo que no había comprado en esa tienda, o uno que había robado, para obtener un reembolso completo.

El fraude contra personas incluye los fraudes que cometen terceros para robar dinero a personas. Ejemplos de este tipo de fraude incluyen el robo de identidad en el que una persona asume su identidad y utiliza su información personal para obtener beneficios económicos.

Aprendamos más sobre qué motiva a las personas y empresas a cometer un fraude.

¿Qué es el triángulo de fraude?

triángulo de fraude

El triángulo del fraude representa un marco para describir las razones por las que alguien podría cometer un fraude interno (ocupacional). El marco consta de:

  • Presión
  • Oportunidad
  • Racionalización

Exploremos cada uno de estos factores con más detalle.

Presión

La presión representa la razón por la que un individuo comete fraude. En muchos casos, un individuo tiene algún tipo de problema financiero que lo llevará a cometer un fraude interno. Por ejemplo, una empleada podría tener un problema de juego que le haya hecho acumular una gran cantidad de deudas. Puede sentir que la única solución es cometer un fraude para obtener el dinero que necesita para resolver el problema.

Otros ejemplos de presiones incluyen el deseo de mantenerse al día con los amigos en términos de casas o automóviles, el deseo de una bonificación mayor o la presión de los inversores para cumplir los objetivos financieros de la empresa.

Oportunidad

Un empleado debe identificar una oportunidad o método para cometer el fraude. El empleado querrá identificar un método que crea que es seguro, en otras palabras, el riesgo de ser atrapado es bajo. A veces, a los empleados se les presentan oportunidades para cometer fraude si han estado en la empresa durante un período prolongado o se encuentran en una posición de confianza.

Por ejemplo, supongamos que Betty ha trabajado para su empleador durante 15 años. Dado que es empleada desde hace mucho tiempo, tiene una gran responsabilidad y algunas funciones incompatibles. Su empleador confía en ella porque ha sido una empleada valiosa durante tanto tiempo. Pero Betty también ha existido el tiempo suficiente para saber dónde están las brechas en el entorno de control y cómo sortearlas; brindándole la oportunidad de cometer un fraude si está bajo presión.

Racionalización

La racionalización es la justificación del empleado para cometer el fraude. Por ejemplo, un empleado puede sentirse mal pagado por su empleador y puede ver cometer fraude como una forma de obtener lo que se merece. En otros casos, los empleados pueden sentir una sensación de derecho al dinero (como suele ser el caso en situaciones en las que un empleado ha trabajado para una empresa durante un largo período de tiempo) o pueden verlo como una necesidad para salir de una mala situación financiera.

Afortunadamente, Tracey ahora comprende mucho mejor qué es el fraude y cómo se puede utilizar el triángulo del fraude para explicar el comportamiento fraudulento.

Resumen de la lección

El fraude es el acto de tergiversar deliberadamente la verdad y engañar a alguien para beneficio personal. Hay tres tipos de fraude:

  • Fraude interno: cometido por un empleado
  • Fraude externo: cometido por un individuo fuera de la organización.
  • Fraude contra individuos: terceros que roban dinero de individuos como en el robo de identidad donde un individuo asume la identidad de otro para obtener ganancias financieras.

El triángulo del fraude es un marco que describe las razones para cometer un fraude interno u ocupacional. Las tres partes del triángulo del fraude son:

  • Presión: la razón o motivación que lleva a alguien a cometer un fraude (estrés financiero, adicción).
  • Oportunidad: un método, generalmente de bajo riesgo, para cometer el fraude (conociendo las lagunas en los sistemas de seguridad).
  • Racionalización: la justificación del individuo para cometer el fraude (derecho, necesidad)

Articulos relacionados