Etiqueta y cortesías comunes para discapacidades en el lugar de trabajo

Publicado el 11 noviembre, 2020

Discapacidades en el lugar de trabajo

¡Es un día de actividades divertidas, rompehielos y eventos en Softshoes Inc.! Tienen un día obligatorio en el que todos sus empleados pueden jugar juegos de pista y campo, hacer búsquedas del tesoro y participar juntos para crear más cohesión entre la fuerza laboral.

Erica, una empleada de Softshoes Inc, se ha unido a la búsqueda del tesoro y los juegos de carnaval, pero ha optado por no participar en las actividades de campo. Algunos de sus compañeros de trabajo han comenzado a incitarla e intentar presionarla para que se una, diciéndole que no es atractiva y que podría verse mal en sus evaluaciones de desempeño en el futuro. Desafortunadamente, los compañeros de trabajo de Erica no saben que tiene una afección cardíaca.

Las afecciones cardíacas, el asma y otras discapacidades internas se denominan discapacidades ocultas porque otros no pueden verlas. Sin embargo, estas y las discapacidades visibles deben tenerse en cuenta en el lugar de trabajo. Ninguno de nosotros sabe a lo que se enfrentan nuestros compañeros de trabajo, por lo que es vital ser respetuoso, cortés y tener empatía por quienes nos rodean.

Principios de etiqueta de la discapacidad

A veces puede resultar difícil saber qué comportamiento es mejor cuando se trabaja con personas que tienen discapacidades. En primer lugar, es importante utilizar el sentido común. Todos quieren respeto y cortesía sin importar quiénes sean, por lo que este es un buen punto de partida para la comunicación. Aquí hay algunos otros principios de etiqueta de la discapacidad:

  • Habla y míralos directamente. Independientemente de si la persona es ciega o tiene problemas para hablar, debe asegurarse de mirarla directamente y no a un intérprete o guía. En última instancia, les estás hablando, por lo que es importante que les prestes atención.
  • Salude a las personas como lo haría normalmente. Incluso si alguien tiene una prótesis, puede estrecharle la mano y agradecerá que no rehuya esta cortesía estándar.
  • Ofrezca ayuda, pero no asuma que su compañero de trabajo dirá que sí. Espere, vea si aceptan su ayuda, y si lo hacen, entonces ayúdenos; de lo contrario, déjelos trabajar por su cuenta si así lo desean.
  • No seas condescendiente ni condescendiente. Asegúrese de no tratar a sus compañeros de trabajo adultos como niños debido a su discapacidad. Trabajan en el mismo entorno que usted, así que trátelos como iguales, porque lo son.
  • No use ni juegue con sillas de ruedas, bastones u otros dispositivos. Estas herramientas son parte de la rutina diaria de su compañero de trabajo, y si juega con ellas es demasiado personal, así que asegúrese de dejarlas en paz.
  • Tener paciencia. Las personas que tienen dificultades para caminar o hablar se tomarán más tiempo para hacer las cosas que usted hace de forma sencilla. Así que tenga paciencia y no interrumpa, empuje o engatuse, ya que ellos saben lo que están haciendo.
  • Habla a su nivel. A veces, esto puede significar que necesita sentarse, pero todos queremos que alguien esté a nuestro nivel durante la comunicación.
  • Anúnciate. Si tiene compañeros de trabajo sordos, puede tocar su hombro o usar su mano para llamar su atención. Para los compañeros de trabajo ciegos, asegúrese de decir su nombre antes de saludar. Es posible que conozcan su voz o no.
  • Habla normalmente. Aunque hay frases que pueden parecer insensibles, como ‘¿viste eso?’ para una persona ciega, siguen siendo solo frases y formas de hablar. Así que recuerda respirar, relajarte y ser tú mismo.

Cortesías y comportamientos comunes

Hay otras cortesías y comportamientos comunes que lo ayudarán a interactuar mejor con sus compañeros de trabajo.

  • Terminología: no dude en preguntar cómo quiere que se dirijan a su compañero de trabajo y qué terminología prefiere. Una pregunta honesta ayudará a su comunicación.
  • Tiempo: recuerde que algunos de sus compañeros de trabajo y empleados tomarán más tiempo en su trabajo, en llegar a una reunión o incluso en tener una conversación. Integre esto en su programación, para que su organización y comportamientos sean inclusivos.
  • Comunicación – ¡Haga preguntas! Si no sabe cómo decir algo o qué sería lo mejor para sus compañeros de trabajo con discapacidades, pregúnteles. Agradecerán la cortesía.

En última instancia, debe recordar que sus compañeros de trabajo y empleados quieren lo mismo que usted: cortesía, respeto y una relación sólida con sus pares y la gerencia. Por lo tanto, aprenda sobre ellos para que pueda tener esto en cuenta mientras trabaja con ellos y aprenda lo que es mejor para ellos y para usted.

Resumen de la lección

Es probable que trabaje con personas que tienen discapacidades obvias o discapacidades ocultas , como el asma. Independientemente de la discapacidad, es importante recordar los siguientes principios:

  • Habla y míralos directamente.
  • Salude a las personas como lo haría normalmente.
  • Ofrezca ayuda, pero comprenda si la rechazan.
  • No seas condescendiente ni condescendiente.
  • No use ni juegue con sillas de ruedas, bastones u otros dispositivos.
  • Tener paciencia.
  • Habla a su nivel.
  • Anúnciate.
  • Habla normalmente.

Además, es importante tener en cuenta estas cortesías comunes:

  • Pregunte qué terminología prefieren.
  • Deje tiempo adicional si es necesario.
  • Comuníquese con sus compañeros de trabajo sobre sus necesidades.

Sus compañeros de trabajo, gerentes y empleados con discapacidades buscan lo que usted es: comunicación constante y respetuosa, y cortesía, así que asegúrese de usar el sentido común al comunicarse y trabajar en su entorno.

¡Puntúa este artículo!