foto perfil

Ferrocarril Transiberiano: Historia, mapa e impacto en el transporte

Publicado el 2 febrero, 2024

¿Qué es el Ferrocarril Transiberiano?

El Ferrocarril Transiberiano (TSR) es un término general para una importante red ferroviaria que se origina en la capital rusa de Moscú. La línea principal del TSR comienza en Moscú en el oeste y conecta la Rusia europea con el Lejano Oriente ruso y termina en la ciudad de Vladivostok en el Mar de Japón. La construcción del Ferrocarril Transiberiano comenzó a finales del siglo XIX y continuó hasta el XX.

Desde su apertura, el Ferrocarril Transiberiano, conocido como Transsibirskaya Zheleznodorozhnaya Magistral en el ruso original, ha desempeñado un papel importante en los asuntos del Imperio Ruso, la Unión Soviética y la Federación Rusa. Hoy en día, con servicios tanto de cercanías como de carga, la TSR sigue siendo un importante motor económico para Rusia y los estados vecinos.

El ferrocarril más largo del mundo

La línea principal TSR de Moscú a Vladivostok se extiende a lo largo de 9.288 kilómetros (5.771 millas), lo que la convierte en la línea ferroviaria más larga del mundo. Se necesitan aproximadamente de seis a siete días para completar un viaje de punto a punto de Vladivostok a Moscú, y no es necesario cambiar de tren.

Si bien la TSR sigue siendo la línea más larga del mundo, a nivel mundial son posibles viajes en tren más largos. Por ejemplo, la línea entre Yiwu en la costa de China y Madrid, España cubre aproximadamente 8.100 millas (13.000 kilómetros). Sin embargo, las rutas más largas, como Yiwu-Madrid, generalmente requieren múltiples transbordos para completarse.

Mapa del Ferrocarril Transiberiano

El Ferrocarril Transiberiano es un término general que abarca varias líneas diferentes, todas las cuales se originan en la capital rusa de Moscú. Más allá de la línea principal Moscú-Vladivostok, comúnmente llamada Transiberiano, otras tres líneas principales son la Línea Transmanchuriana, la Línea Transmongoliana y la Línea Principal Baikul-Amur. A continuación se muestran algunos datos sobre cada línea, así como un mapa del Ferrocarril Transiberiano.

  • Línea Moscú-Vladivostok (Transiberiano): La línea principal de 5.771 millas (9.288 km) cruza ocho zonas horarias y, si bien grandes porciones de ella cruzan franjas no desarrolladas de Siberia, también pasa por varios asentamientos y ciudades importantes de Rusia. Estos incluyen Nizhny Novgorod en el Volga en Rusia occidental, Omsk en el suroeste de Siberia, Irkutsk, directamente al norte de Mongolia, y muchos otros.
  • Línea principal Baikul-Amur: el BAM se desvía de la línea principal en Tayshet hacia el oeste del lago Baikal. Luego corre aproximadamente paralelo a la línea principal hacia el norte, llegando al Pacífico en Sovetskaya Gavan. El BAM generalmente pasa por áreas escasamente pobladas y es la más remota de las líneas Transiberianas.
  • Línea Transmanchuriana: La línea Transmanchuriana se bifurca desde la línea principal en Chita hasta el este del lago Baikal. Desde allí continúa hacia el sur hasta Beijing, cruzando la frontera china en Zabaykalsk/Manzhouli. Con aproximadamente 5.600 millas (8.900 kilómetros) de largo, el Transmanchuriano es sólo un poco más corto que la línea principal, aunque la mayor parte sigue la misma ruta que la línea principal.
  • Línea Transmongoliana: La línea Transmongoliana parte de la línea principal en Ulan Ude, justo al sureste del lago Baikal, y continúa hacia Beijing a través de la capital de Mongolia, Ulan Bator. Con aproximadamente 4.800 millas (7.800 kilómetros), es la más corta de las principales rutas del Transiberiano, pero se encuentra entre las más populares entre los turistas.
Un mapa con Europa al Oeste y Japón al Este. Rusia en el centro con varias líneas de colores que se extienden a lo largo.

Historia del ferrocarril Transiberiano

La construcción del Ferrocarril Transiberiano permitió el transporte de personas y mercancías a través de una región aislada y remota del mundo. Como tal, cambió significativamente los patrones de movimiento humano a gran escala. Teniendo esto en cuenta, no es exagerado decir que desde su construcción ha desempeñado un papel importante en los asuntos de Rusia y en los asuntos de la historia mundial en general. A continuación se detallan algunos eventos importantes en la historia del ferrocarril:

Concepción y construcción temprana

La construcción del Ferrocarril Transiberiano comenzó en 1891. Sergei Witte, un burócrata influyente que llegó a encabezar el proyecto como Ministro de Finanzas de Rusia, defendió el ferrocarril. Witte deseaba cambiar el enfoque de Rusia hacia el Este, creando idealmente un vínculo económico con el Pacífico que pudiera desafiar las rutas marítimas comunes en ese momento y permitir la extracción de nuevos recursos para su uso en Occidente.

El proyecto también contó con el respaldo de la familia real de Rusia: el zar Alejandro III y el gran duque Nicolás. El zar esperaba aumentar la población rusa en zonas escasamente pobladas de Siberia como medida defensiva en caso de una invasión desde el Este.

Las condiciones climáticas en Siberia se encuentran entre las más exigentes del mundo y, antes del ferrocarril, el transporte terrestre a Vladivostok desde el oeste de Rusia a veces podía tardar más de un año en completarse. Esto también creó condiciones desafiantes para la construcción. Sin embargo, en 1901 sólo quedaban por construir unos 2.000 kilómetros (1.240 millas) antes de que Europa pudiera unirse al Pacífico.

La guerra ruso-japonesa

En 1900, Rusia envió 170.000 soldados a Manchuria en respuesta a la rebelión de los bóxers chinos. En aquel momento todavía no estaba terminada la conexión norte con Vladivostok. Japón, dada la presencia de tropas rusas en la región y la expansión del Ferrocarril Transiberiano hacia Manchuria, se preocupó cada vez más de que Rusia tuviera la intención de expandirse por Asia.

En la noche del 8 al 9 de febrero de 1904, Japón atacó la base naval rusa en Port Arthur. Esto inició la Guerra Ruso-Japonesa. Durante 18 meses, Japón derrotó cómodamente a Rusia, lo que provocó muchas muertes y pérdida de territorio.

Los historiadores suelen identificar la construcción de la TSR como uno de los factores que impulsaron la guerra, ya que la línea a través de Manchuria desconcertó a Japón y permitió el transporte de tropas rusas a la región en grandes cantidades, lo que antes no habría sido posible. Sin embargo, el estado inacabado del ferrocarril también fue un factor importante en la derrota de Rusia, ya que durante los combates las transferencias de tropas y los reabastecimientos desde Occidente fueron extremadamente difíciles.

Imagen en tonos sepia, claramente antigua, de vías de tren que se extienden en la distancia. Un hombre se para a un lado y el paisaje aparece cubierto de nieve.

Era de culminación y revolución

Después de la derrota en la guerra ruso-japonesa, se construyó una nueva línea transiberiana hacia el norte a través del territorio ruso. En 1916, finalmente se completó una línea única que conectaba Vladivostok con Occidente enteramente a través de Rusia. Poco después comenzó la Revolución Rusa de 1917.

A finales de 1918, en medio de la agitación política en Rusia, Estados Unidos envió una fuerza de intervención a Vladivostok para proteger los suministros y equipos estadounidenses que habían sido enviados a Rusia durante la Primera Guerra Mundial, así como para ayudar a la Legión Checa que había luchado contra la Región Central. Las potencias y los bolcheviques. Siguió una complicada lucha multipartidaria por el control del ferrocarril, principalmente al este del lago Baikal.

Las fuerzas estadounidenses finalmente partieron en marzo de 1920. Japón quedó con el control de la costa del Pacífico, incluido Vladivostok, y se formó un estado tapón semiautónomo conocido como la República del Lejano Oriente en Siberia oriental. Sin embargo, el ferrocarril quedó bajo la dirección del Comité Ferroviario Interaliado (IARC). La IARC, una junta de política internacional, administró el ferrocarril hasta su disolución en 1922, cuando toda la región oriental quedó bajo control soviético.

Un lado a lado de los billetes de tren de la época de la Segunda Guerra Mundial. La escritura es rusa con un sello de hoz y martillo en el billete derecho.

Segunda Guerra Mundial

En 1939, la Unión Soviética firmó un pacto de no agresión con la Alemania nazi. Esto permitió a Alemania utilizar el Ferrocarril Transiberiano para transportar mercancías hacia y desde Japón. Durante este tiempo, miles de refugiados judíos también huyeron de la Alemania nazi a través del Ferrocarril Transiberiano. La mayoría se dirigió a Japón, desde donde emigró a Estados Unidos.

Tras la invasión nazi de la Unión Soviética en junio de 1941, la Unión Soviética pasó a ser elegible para participar en el programa estadounidense de préstamo y arrendamiento. La TSR permitía que los suministros entregados a través de la llamada “Ruta del Pacífico” fueran entregados al frente occidental a través del interior de Rusia. También jugó un papel clave cuando miles de tropas rusas fueron retiradas del Lejano Oriente para participar en la Batalla de Moscú.

Historia soviética y moderna

Durante la era soviética, el Ferrocarril Transiberiano se convirtió en la columna vertebral de la economía rusa que sigue siendo hoy. Durante este tiempo se produjeron una serie de innovaciones en el transporte de contenedores y la línea Baikal-Amur se construyó entre 1974 y 1989.

Tras el colapso de la Unión Soviética a finales de los años 1980, el TSR entró en un período de relativa subutilización. Sin embargo, a principios del siglo XXI, el aumento del turismo y la actividad económica en la Federación de Rusia experimentó un resurgimiento.

Impacto en el transporte

El Ferrocarril Transiberiano es el vínculo de transporte más importante de Rusia y posiblemente uno de los vínculos de transporte más importantes del mundo. A mediados de la década de 2010, excluyendo los oleoductos, la red ferroviaria de Rusia representaba casi el 90% del movimiento total de mercancías del país, y el TSR constituía una parte considerable de la red en su conjunto.

En reconocimiento de la importancia del ferrocarril dentro de Rusia, en 2008, el gobierno ruso, junto con la empresa estatal Russian Railways (RZD), se comprometió con un plan de modernización a largo plazo conocido como Estrategia para el desarrollo del transporte ferroviario en la Federación Rusa. El plan, previsto hasta 2030, implica la construcción de decenas de miles de kilómetros de nuevas rutas y la compra de 23.300 locomotoras modernas.

Sin embargo, aunque la productividad del ferrocarril ruso había ido creciendo durante la década de 2010, la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022 interrumpió las operaciones comerciales estándar en el Ferrocarril Transiberiano y la economía rusa en general. Durante el último año, muchas empresas con sede en la Unión Europea han alejado sus cadenas de suministro del TSR y, a medida que continúa la guerra en Ucrania, queda por ver cómo esto puede afectar la estrategia de transporte rusa en el futuro.

Resumen de la lección

El Ferrocarril Transiberiano es un término general para una red de líneas ferroviarias que se originan en la capital rusa de Moscú y conectan con el Este. La línea principal termina en Vladivostok en el Mar de Japón y, con 5.771 millas (9.288 kilómetros) de largo, es la línea ferroviaria más larga del mundo. Otras líneas incluyen la Línea Transmongoliana, la Línea Transmanchuriana y la Línea Principal Baikul-Amur. La construcción del Ferrocarril Transiberiano comenzó en 1891, impulsada por el ministro de Finanzas ruso, Sergei Witte, y apoyada por la familia real. En 1904, Japón atacó a Rusia en parte debido al paso del ferrocarril Transiberiano a través de Manchuria. Rusia fue derrotada en la guerra ruso-japonesa y luego construyó una nueva línea enteramente a través del territorio ruso, conectando finalmente Moscú con Vladivostok a través de Rusia en 1916. En 1918, una fuerza de intervención militar de los Estados Unidos estuvo involucrada en una complicada lucha por el control del ferrocarril. durante la era de la Guerra Civil Rusa. Los estadounidenses abandonaron Rusia en 1920; La totalidad de la región del Lejano Oriente y, por tanto, el ferrocarril, quedaron bajo el control de la Unión Soviética en 1922.

Durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, un pacto de no agresión entre la Unión Soviética y la Alemania nazi permitió a Alemania utilizar el Ferrocarril Transiberiano para obtener suministros de Japón. Miles de refugiados judíos huyeron de la Alemania nazi a través del ferrocarril Transiberiano durante este tiempo. A partir de junio de 1941, Estados Unidos proporcionó a Rusia suministros, muchos de los cuales fueron transportados al frente occidental por ferrocarril. Durante la era soviética, el Ferrocarril Transiberiano se convirtió en un importante motor económico dentro de Rusia y, después de un período de declive tras el colapso de la Unión Soviética, experimentó un aumento de su productividad durante gran parte del siglo XXI. En 2008, el gobierno ruso se comprometió con un plan de modernización ferroviaria a largo plazo previsto hasta 2030. Sin embargo, el Ferrocarril Transiberiano y la economía rusa en general se han visto gravemente perturbados desde la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022.

Articulos relacionados