Fomentar el juego y el rendimiento expresivos

Publicado el 16 noviembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

Rendimiento y juego expresivos

Una niña grita en el ensayo: ‘¡No, no, NO! ¡No puedo ir a la fiesta porque duermo cien años y no me despertaré hasta que me coma la manzana envenenada! La dramática joven actriz puede haber mezclado un poco sus cuentos de hadas, pero lo compensa con sus grandes gestos y su maravilloso estilo vocal.

El juego expresivo es una función natural del desarrollo infantil, ya que las mentes creativas de los niños encuentran su salida al contar historias de manera espectacular. El juego expresivo se refiere a la inmersión del niño en un mundo imaginario, completo con personajes, escenario y diálogo.

Beneficios del juego expresivo

Las diversas películas de Toy Story enfatizan este maravilloso aspecto de la relación que los niños pueden tener entre sí y con sus juguetes. En el aula, esta habilidad natural de los niños para inventar historias, crear personajes, introducir diálogos notables e imaginar escenarios puede tener un impacto poderoso en el desarrollo infantil.

El juego expresivo puede proporcionar un medio por el cual un niño puede comunicarse, libre de desafíos o riesgos, lo que de otra manera podría ser muy difícil. Los niños tímidos pueden crear personajes sociables y sociables. Los niños tímidos pueden convertirse en héroes valientes. Los niños duros pueden encontrar de repente su lado sensible. A través del drama y el juego expresivo, los niños pueden explorar (y aprender) con seguridad un mundo mucho más grande.

Cuando el niño entra voluntariamente en un papel de fantasía, completo con una nueva personalidad, nuevas oportunidades y nuevas reacciones de los demás, ahora está experimentando un juego expresivo. La interpretación se refiere al juego expresivo que se ofrece abiertamente a la vista de los demás, ya sea en el aula, en el hogar o incluso en el escenario. Cuando los niños se expresan públicamente de esta manera, obtienen una gran cantidad de beneficios que casi no están disponibles en ningún otro aspecto de la vida del niño.

Ayude a los estudiantes a expresarse

Aunque los niños son narradores e intérpretes naturales, su disposición a expresarse abiertamente puede verse frenada por críticas, juicios, controles excesivos o un entorno limitado. Aquí hay algunas formas de ayudarlos, incluso a los tímidos, a expresarse en juegos creativos y dramáticos:

  • Entorno inspirador: los niños prosperan y juegan de forma natural en un entorno lleno de colores, formas e ideas que los inspiran a ser creativos. Esto incluye cómo se tratan entre sí. Detalla las expectativas del entorno que ofreces. Si dice que en su salón de clases todos tratan de ayudar a los demás a expresarse, y que no es apropiado ni está permitido ser negativo o demasiado crítico con los demás, los niños se sentirán libres para explorar sus mundos imaginativos.

  • Historias representadas y oportunidades escénicas: es común utilizar a los niños más lindos, o los que hacen el mejor trabajo memorizando sus líneas, para roles clave en las producciones del aula. Esto anima a unos pocos y descarta el resto. Si descarta sus propias expectativas y ayuda a los niños a encontrar su propia interpretación de las historias, expresando a su manera las historias que les ofrece, encontrará que sus imaginaciones y expresiones cobran vida.

  • Títeres y juegos de rol: Los títeres permiten que los niños se expresen cuando sienten vergüenza de aparecer frente a otros, actuando como una especie de máscara. Pueden usar sus voces y los movimientos de sus títeres para expresar lo que piensan sobre un tema, lo que puede permitir que todos los estudiantes se expresen. La combinación de títeres con situaciones de ‘qué pasaría si’ puede crear ideas reveladoras sobre lo que los estudiantes están pensando y puede permitir que incluso el más tranquilo tenga una ‘voz’.

Resumen de la lección

Los niños se expresan siendo creativos y dramáticos. Con el juego expresivo, pueden explorar aspectos de sí mismos que a menudo no tienen mucha voz o oportunidad para actuar. El juego expresivo es una función natural del desarrollo infantil y se refiere a la inmersión del niño en un mundo imaginario, completo con personajes, escenario y diálogo. En un aula rica en estimulación ambiental y libre de juicios y censuras, los niños pueden aprender temprano a explorar y expresar quiénes son.

Articulos relacionados