Fraude de telemercadeo, esquemas Ponzi y fraude de franquicias

Publicado el 6 septiembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

Las muchas caras del fraude

Fraude de telemercadeo

En 2016, las quejas de fraude de telemercadeo llegaron a la Comisión Federal de Comercio (FTC). Las quejas alegaban que las personas que llamaban estaban tergiversando hechos materiales sobre oportunidades comerciales. También alegaron fraude sobre la base de que las personas que llamaron hicieron afirmaciones falsas sobre la representación de una entidad legítima.

Cuando el esquema comenzó a desmoronarse, quedó claro que los perpetradores habían recopilado intencionalmente datos sobre los consumidores para apuntar a los ancianos, los veteranos y las personas con una alta carga de deuda. Luego se pondrían en contacto con la víctima por teléfono, afirmarían representar a Amazon.com o al gobierno federal y procederían a hacer falsas promesas sobre la oportunidad de hacer dinero rápido en forma de comisiones de ventas o mediante la recepción de subvenciones. Luego, se le pidió a la persona que llamaba que pagara una ‘tarifa de búsqueda’ que podría llegar a los miles de dólares.

Para hacer que su plan pareciera más real, los vendedores por teléfono crearon sitios web que parecían la página web legítima de Amazon.com. Ellos poblaron estas páginas con ‘evidencia’ de cuánto dinero se podría ganar trabajando con Amazon para vender productos. Las víctimas pagaron dinero y nunca vieron ninguna de las comisiones o subvenciones prometidas. Este caso aún se está resolviendo en el sistema judicial federal.

El fraude por telemercadeo es una de las formas de fraude más comunes y menos complicadas. En su forma más simple, este esquema contacta a las personas por teléfono y hace una declaración falsa con el objetivo de engañar a las personas para que proporcionen dinero o información personal a la empresa o al individuo que comete fraude. Quizás peor que el fraude en sí mismo, muchos de estos esquemas son cuidadosos con las personas a las que se dirigen y recopilan activamente datos que utilizaron para señalar sus esfuerzos fraudulentos a las personas más vulnerables que pueden encontrar.

Esquemas Ponzi

El nombre Bernie Madoff es ahora un nombre familiar en los Estados Unidos. Su notoriedad e infamia está relacionada con su papel al frente de uno de los esquemas Ponzi más grandes de la historia. Madoff era increíblemente inteligente pero tenía malas intenciones, y esta combinación de mala voluntad e inteligencia le permitió estafar a inversores y organizaciones más de 65.000 millones de dólares durante varios años. A pesar de que su plan duró tanto e implicó tanto dinero, los principios básicos de su fraude aún eran relativamente simples.

Madoff tenía muchos clientes y organizaciones de alto perfil que se inclinaban hacia él debido a su asombrosa capacidad para proporcionar retornos de inversiones que eran exponencialmente mayores que otras opciones de inversión. Típico de un esquema Ponzi, Madoff usó continuamente el dinero de nuevos clientes para pagar las promesas que hizo a otros clientes. Su éxito se puede atribuir al hecho de que fue capaz de proporcionar estas altas tasas de rendimiento a los primeros inversores.

La mayoría de las víctimas de Madoff no estaban preocupadas por él porque los inversionistas anteriores podían dar fe de que Madoff había cumplido sus promesas. Donde la mayoría de los esquemas Ponzi se rompen antes, porque Madoff fue capaz de atraer continuamente un mayor volumen de inversores que invirtieron un mayor volumen de dinero, pudo continuar el esquema Ponzi durante varios años antes de quedarse sin dinero para pagar a sus inversores.

Durante su fraude Ponzi, Madoff y sus co-conspiradores vivieron como estrellas de rock. Entre ellos, los conspiradores poseían numerosos yates privados, aviones, automóviles de lujo y propiedades inmobiliarias caras. Lamentablemente, incluso después de que los perpetradores fueron condenados y sentenciados, no hubo verdaderos ganadores. Las víctimas se recuperaron muy poco, el anciano Madoff recibió la pena máxima de 150 años de prisión y el hijo de Madoff (que negó enfáticamente su participación en el plan) se suicidó en 2010.

Es interesante notar que los esquemas Ponzi como el de Madoff son generalmente perpetrados por individuos que nunca tuvieron la intención de cometer un fraude. Más comúnmente, los esquemas Ponzi se desarrollan cuando un negocio legítimo ya no satisface las necesidades o deseos de la persona que los perpetra.


Bernard Madoff es un nombre familiar en los Estados Unidos después de realizar el esquema Ponzi más grande de la historia reciente.
Madoff

Fraude de franquicia

De la misma manera que el fraude de telemercadeo implica hacer afirmaciones falsas o excesivamente exageradas sobre la cantidad de dinero que se puede ganar rápidamente, los esquemas de fraude de franquicias hacen las mismas falsas promesas sobre la propiedad de una franquicia. En este tipo de fraude, se tienta a los inversores a comprar una oportunidad de negocio que tiene algo “único” o “propietario” para ofrecer a sus clientes. Para una inversión inicial, a los nuevos propietarios a menudo se les promete capacitación, soporte de instalación o una serie de otras formas de asistencia. En el fraude de franquicias, las señales de alerta obvias pueden incluir:

  1. Declaraciones engañosas sobre el potencial de ganancias
  2. Declaraciones que indiquen falsamente que la franquicia tiene un producto exclusivo y patentado
  3. La presentación engañosa de datos que ‘prueba’ que el modelo funciona cuando en realidad no lo hace
  4. Promesas de capacitación o apoyo sustancial que nunca se materializa

Aunque ciertos aspectos del fraude de franquicias son similares a un esquema piramidal, existen algunas diferencias clave. Un esquema piramidal se basa en una cadena de reclutamientos donde se gana dinero cuando las personas pueden coaccionar a otros para que se unan al esquema. En el fraude de franquicias, no existe una presión significativa para que los inversores recluten y registren participantes adicionales.

También hay una distinción importante con respecto al estatus legal del modelo. Los esquemas piramidales están en contra de la ley porque se presume que una estafa es el propósito original del esquema. Por el contrario, los modelos comerciales que degeneran en fraudes de franquicias a menudo tienen un propósito legítimo en sus primeros días, pero la codicia o la necesidad financiera superan el comportamiento ético y transforman la organización en una empresa criminal.

Resumen de la lección

El fraude de telemercadeo es uno de los esquemas más comunes, a menudo porque es bastante simple de perpetrar. En este tipo de fraude, las personas vulnerables son atacadas con declaraciones engañosas (hechas por teléfono) que prometen falsamente ganancias financieras.

El esquema Ponzi ha madurado y evolucionado en las décadas desde que Charles Ponzi orquestó el esquema que ahora lleva su nombre. En un esquema Ponzi, a los inversores se les prometen altas tasas de rendimiento de sus inversiones, pero en lugar de invertir el dinero en productos legítimos, el operador del esquema utiliza el dinero de sus nuevos inversores para pagar a los más antiguos.

Esto es eficaz porque los primeros inversores están inicialmente muy satisfechos con sus rendimientos inusualmente altos y comparten su entusiasmo con quienes los rodean. La conspiración se desmorona cuando el dinero de los nuevos inversores ya no puede pagar a los clientes más antiguos como se prometió. A menudo, estos esquemas a menudo se desarrollan a partir de negocios que eran legítimos cuando se formaron, pero se transforman en empresas criminales cuando la codicia se hace cargo.

Finalmente, el fraude de franquicia ocurre cuando los inversionistas legítimos son atraídos a comprar una oportunidad comercial con el éxito prometido sobre la base de un producto patentado, soporte para la puesta en marcha u otro tipo de asistencia. El fraude ocurre cuando todavía se están solicitando inversiones, incluso cuando se sabe que las afirmaciones de éxito son falsas.

Articulos relacionados