Rodrigo Ricardo

Gestión de impresiones en organizaciones: definición, técnicas y ejemplos

Publicado el 18 octubre, 2020

Influir en la percepción

Tómese un momento para pensar en el siguiente escenario: está en una habitación que es nueva para usted, digamos una sala de estar. Cuando miras a tu alrededor, recibes información sobre la habitación: el tamaño, la forma, los muebles, la iluminación y cualquier otra cosa relacionada con una sala de estar. ¿Tienes esa imagen o imagen en tu mente? Bueno.

Ahora, quiero que te imagines a ti mismo con los ojos vendados y que te lleven a una sala de estar diferente. Esta vez, la persona que está contigo solo se quitará la venda de los ojos durante períodos muy cortos de tiempo (tal vez solo uno o dos segundos). Esta persona también colocará su cara en una dirección específica para que solo mire una parte de la habitación (una vez que le quiten la venda). Y nuevamente, su vislumbre de la habitación será breve y estará a cargo de la persona que maneja la venda.

Este segundo escenario es un buen ejemplo de lo que es la gestión de impresiones. Cuando hablamos de gestión de impresiones, estamos hablando de una persona que influye en la interpretación de otra persona de una persona, lugar o cosa controlando la información que recibe. Al igual que la persona en el ejemplo del que hablamos estaba influyendo en lo que veías en la habitación manipulando la venda de los ojos, esa persona estaba controlando la información que recibías y, por lo tanto, tenía un impacto en tus pensamientos sobre cómo se vería esa habitación.

Ejemplo de gestión de impresiones

Nuestro ejemplo fue bueno, pero ayudará a poner esto en un ejemplo más del mundo real. John espera un ascenso. Ha estado trabajando duro y cree que es la única persona en la carrera por la apertura. Un día, está almorzando con Allen, el gerente de contratación para esta nueva apertura, y Allen le dice a John que está pensando en hablar con Warren sobre cómo solicitar la apertura. Esto no hace feliz a John, y comienza a contarle a Allen (quien solo sabe un poco sobre Warren) sobre las luchas que Warren ha tenido con su puesto actual porque le quita su vida familiar, y quiere pasar más tiempo con sus hijos. tres niños. John está utilizando la gestión de impresiones en Allen para darle una impresión diferente (aunque potencialmente falsa) de Warren.

Gestión de impresiones engañosas

La gestión de impresiones puede ser positiva o engañosa (o decimos negativa). Como uno pensaría, la gestión de impresiones positivas significa que estás ‘hablando de alguien’ con otra persona o que le estás dando a esa persona solo buena información para que tenga una buena opinión de otra. Cuando tomamos el lado negativo, estamos hablando de una gestión de impresiones engañosas. Este es el lado feo del problema en el que los individuos controlan o solo proporcionan datos específicos en un esfuerzo por pintar a otros individuos (John hablando de Warren) con poca luz.

Hay varias categorías de gestión de impresiones engañosas. Primero, tenemos al adulador . Esta es una persona que no brinda comentarios honestos a su supervisor. De muchas maneras, le dicen a su supervisor lo que creen que quieren escuchar y al final terminan hablando a sus espaldas. Verá, la gestión de impresiones no siempre tiene que ser un contacto directo con una persona, como John hablando con Allen, diciendo específicamente lo que quieren que la otra persona escuche. Más bien, también puede ser de naturaleza engañosa simplemente no decirle a una persona lo que usted cree y darle una falsa sensación de seguridad o comprensión.

A continuación tenemos el manipulador formal . Si bien se puede decir que todo manejo de impresiones es manipulación, el manipulador formal lo lleva a otro nivel. Si bien los individuos pueden intentar manipular a alguien usando información, el manipulador formal tiene un plan estructurado de exactamente cómo hacerlo, específicamente, qué información quiere o no quiere que su contacto sepa y, en última instancia, qué quiere obtener de la situación en la que se encuentra. el fin. Básicamente, el manipulador tiene un plan estructurado y un objetivo final específico en mente que generalmente se traduce en obtener satisfacción en forma de dinero, promociones o puesto en la empresa. El manipulador formal es como el malo de las viejas telenovelas o la persona del reality show que siempre está conspirando para salir adelante.

A continuación, tenemos al mentiroso directo . El mentiroso directo es exactamente eso: una persona que dará información falsa para obtener una ventaja. No son tan calculadores como el manipulador formal, ni tan pasivos como el adulador. El mentiroso directo, bueno, yace casi en un abrir y cerrar de ojos para obtener lo que quiere de la situación. El problema es que no están tan bien pensados ​​como el manipulador formal y, por lo general, al final se descubren.

Finalmente, tenemos dos zapatos bonitos . Esta es una persona que administrará la información que recibe una persona con la intención de no lastimar a otra persona. Por ejemplo, es posible que no le digan a su jefe algo sobre un compañero de trabajo, ya que eso los meterá en problemas. Si el jefe pregunta, podría ocultar la verdad un poco o no dar todos los detalles. Su intención es no lastimar a nadie, pero, al final, a veces son la víctima ya que no fueron honestos cuando se les pidió información. Algunos comparan esto con el adulador, pero la diferencia aquí es que esta persona está reteniendo información para no lastimar a las personas, mientras que el adulador simplemente le dice a la gente lo que quieren escuchar.

Resumen de la lección

En el mundo empresarial o social, la gestión de impresiones es una realidad. A veces se hace para evitar que las personas resulten lastimadas y, a veces, se hace para obtener una ventaja (por lo tanto, generalmente tiene una connotación negativa). Recuerde, la gestión de impresiones es cuando una persona influye en la interpretación de otra persona de una persona, lugar o cosa al controlar la información que recibe. Hasta ese punto, hay varias categorías diferentes de personas que administran impresiones:

  • Sycophant: una persona que no proporciona comentarios honestos a su supervisor.
  • Manipulador formal: Tiene un plan estructurado de exactamente cómo hacerlo, específicamente qué información quiere o no quiere que su contacto sepa y, en última instancia, qué quiere sacar de la situación al final.
  • Mentiroso directo: una persona que dará información falsa para obtener una ventaja.
  • Goodie two-shoes: Manejará la información que una persona recibe con la intención de no lastimar a nadie.

En realidad, es difícil ver la gestión de impresiones de otra manera que no sea engañosa y, sinceramente, eso es realmente lo que es. Estás manipulando una situación, conversación o información con un objetivo específico en mente que te sirve. Eso en sí mismo es algo que la mayoría de la gente encontraría ofensivo una vez descubierto.

Los resultados del aprendizaje

Una vez finalizada esta lección en video, los estudiantes deberían poder:

  • Definir la gestión de impresiones
  • Comprender los cuatro tipos de personal de gestión de impresiones.
  • Recuerde que la gestión de impresiones puede ser positiva o negativa.

¡Puntúa este artículo!