foto perfil

Ilustración Estadounidense: Historia e impacto

Publicado el 11 abril, 2024

¿Qué fue la Ilustración estadounidense?

La Ilustración americana fue un período de grandes cambios intelectuales y sociales que tuvo lugar en las trece colonias durante el siglo XVIII. Arraigada en ideas revolucionarias de la Ilustración europea, la Ilustración estadounidense introdujo nuevas formas de pensar, especialmente en lo que respecta al gobierno. Este movimiento finalmente provocó la Revolución Americana y, en última instancia, ayudó a crear los Estados Unidos de América.

La Ilustración en la historia de Estados Unidos: antecedentes

La Europa moderna temprana surgió entre el siglo XVI y aproximadamente 1750 en respuesta a los cambios intelectuales y políticos de la Edad Media y el Renacimiento. Durante la Edad Media, Europa atravesó una época de crisis; las plagas aniquilaron a gran parte de su población, la organización gubernamental provocó fuertes divisiones de clases y las revueltas provocaron inestabilidad religiosa y política. Durante esta época, el cristianismo europeo hacía cumplir el derecho divino de los reyes, y su población supersticiosa y temerosa tendía a seguir la autoridad religiosa.

A principios del siglo XV, nuevos inventos, como la imprenta de Gutenberg, permitieron una comunicación más rápida y la difusión de ideas. Alrededor de esta época, comenzó la Era de los Descubrimientos, cuando los europeos comenzaron a explorar áreas del mundo por mar. Esta Era estableció nuevos comercios, riquezas y conocimientos que se extendieron por todo el país. La Era de los Descubrimientos ayudó a Europa a salir de la Edad Media y entrar en un período conocido como Renacimiento, que llevó al redescubrimiento y la apreciación de ideas asociadas con la Antigua Grecia y la Antigua Roma. El Renacimiento reavivó todos los aspectos de la vida europea que el pueblo había dejado de lado durante la Edad Media, incluidos el arte, la literatura, la música, la ciencia y la política. Con este movimiento, Europa redescubrió sistemas políticos como la república y la importancia de la democracia; Estas ideas eventualmente llegarían a la política estadounidense.

La reforma protestante

Desde principios del siglo XVI hasta mediados del siglo XVII, la Reforma Protestante causó mucha agitación en Europa, especialmente en la Iglesia Católica. En 1517, el sacerdote Martín Lutero cuestionó públicamente las enseñanzas de la Iglesia y, gracias a la imprenta de Gutenberg, sus ideas se difundieron rápidamente. En sus Noventa y cinco tesis, Lutero señaló el abuso de poder que vio dentro de la Iglesia, incluido el fraude y la inmoralidad, especialmente para obtener ganancias monetarias para el Papa y el Rey.

Lutero fundó una nueva orden religiosa llamada protestantes, que abogaban por la reforma religiosa. La Reforma Protestante realizó muchos cambios en Europa, incluido el aumento de la alfabetización mediante la distribución de biblias y el énfasis en la educación. Al hacer accesibles las ideas y cuestiones centrales de la Reforma, la gente comenzó a cuestionar el viejo orden mundial y el papel de la Iglesia.

La Ilustración europea

En el siglo XVI, una serie de avances en campos científicos como las matemáticas, la astronomía, la anatomía, la biología, la química y la física, conocida como la Revolución Científica, cambiaron la forma en que la sociedad veía el mundo. El aumento de la alfabetización y la circulación de ideas a partir de la Revolución Científica inició un período conocido como la Ilustración europea o la Era de la Razón.

A lo largo de los siglos XVII y XVIII, la Ilustración desplazó el pensamiento europeo de lo Divino a la razón y la lógica. La Revolución Científica y la Ilustración europea comenzaron aproximadamente al mismo tiempo y comparten muchas características, como el énfasis en la racionalidad y la oposición al absolutismo. La nueva información, especialmente de las estructuras de los nativos americanos, recibida de la Era de los Descubrimientos inspiró a pensadores notables. Los viajeros europeos informaron de ideales democráticos modernos como la libertad.

En 1689, el filósofo inglés John Locke publicó de forma anónima Dos tratados de gobierno. En este ensayo político, Locke describe su filosofía sobre cómo lograr una sociedad fuerte. Argumenta en contra del derecho divino de los reyes al tiempo que enfatiza la necesidad del consentimiento de los gobernados. Sus escritos, que fueron condenados por quienes estaban en el poder, difundieron ideas de la Ilustración sobre un gobierno renovado, allanando el camino para la democracia moderna. Jean-Jacques Rousseau se basó en esta idea defendiendo un gobierno que gobierne por su pueblo.

Pensadores e ideas de la Ilustración estadounidense

La Ilustración inglesa y la Ilustración francesa influyeron en muchas de las ideas que llegaron a las colonias. En el siglo XVII, Inglaterra pasó de una monarquía absoluta a una monarquía constitucional, una constitución no codificada que utiliza un parlamento y al mismo tiempo otorga al monarca deberes ceremoniales o un partido de reserva. Esto permite a las instituciones gubernamentales contrarrestar el poder del monarca y evitar el poder absoluto.

Durante esta época, también comenzaron a surgir las ideas de la Ilustración francesa. Montesquieu destacó la importancia de la separación de poderes, lo que ayudó a evitar que una rama se volviera demasiado poderosa. La Ilustración francesa se diferencia de la Ilustración inglesa en que utilizó un enfoque humanista. Los franceses introdujeron las ideas de derechos y libertades individuales y el deber del gobierno de proteger la igualdad de libertad. Estos movimientos introdujeron conceptos que influyeron enormemente en los pensadores e ideas de la Ilustración estadounidense.

Con el aumento del comercio y las comunicaciones entre las colonias y Europa, el movimiento de la Ilustración llegó a América en los siglos XVIII y XIX. Las personas educadas fueron las primeras en oír hablar de estas ideas, que luego difundieron entre quienes no podían permitirse una educación.

Benjamín Franklin fue uno de los pensadores de la Ilustración estadounidense más influyentes de esta época y ayudó a establecer la Ilustración en los Estados Unidos. Franklin tenía mucha experiencia con la imprenta, que utilizaba para imprimir copias y difundir las ideas de la Ilustración. En 1729, comenzó a publicar The Pennsylvania Gazette, un periódico que se centraba en la sociedad, la cultura y la política. La Gazette rápidamente se convirtió en la fuente de noticias más popular de las colonias. En 1733, publicó el Almanaque del pobre Richard, que incluía proverbios prácticos y se convirtió en una de las publicaciones más populares de las colonias. Las publicaciones de Franklin ayudaron a difundir las ideas y los valores de la Ilustración entre el público estadounidense.

El republicanismo y la Ilustración estadounidense

Con los cambios de la Ilustración estadounidense, muchas personas lucharon por encontrar una manera de restablecer sus creencias religiosas. El republicanismo clásico surgió como una forma de combinar las creencias de la razón, la tolerancia religiosa y los derechos naturales. El republicanismo se alejó de los derechos divinos practicados en Europa y Francia; en cambio, presionó por una estructura de gobierno elegida por su pueblo. Esto se basaba en la creencia de que cada ciudadano tiene derechos otorgados por Dios.

El republicanismo clásico se extendió rápidamente cuando la gente vio que podía gobernarse a sí misma de manera eficaz. George Washington fue uno de los principales políticos que abrazó esta idea al enfatizar la libertad, las libertades individuales y un gobierno central que protegería estos derechos individuales. Además, articuló la creencia en la tolerancia religiosa, que podría lograrse con la separación de la Iglesia y el Estado.

El liberalismo y la Ilustración estadounidense

Otra filosofía que surgió como resultado de la Ilustración estadounidense es el liberalismo lockeano, que tuvo sus raíces en los escritos del pensador de la Ilustración europea John Locke. El liberalismo lockeano se basa en el concepto de Locke de su contrato social, que sostiene que cada hombre tiene derechos naturales a la vida, la libertad y la propiedad; además, los gobiernos no deben violar estos derechos. Sus ideas de autogobierno se convirtieron en una creencia clave en el gobierno estadounidense.

Al escribir la Declaración de Independencia, Thomas Jefferson utilizó el liberalismo lockeano al colocar en primer plano los derechos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Además, se basa en esto al afirmar que estos derechos son otorgados por Dios y que es derecho del gobierno proteger los derechos de sus ciudadanos ya que les confiaron el poder de protegerlos.

La tolerancia religiosa y la Ilustración estadounidense

Las ideas de la Ilustración estadounidense influyeron en la cultura religiosa estadounidense. Cuando se introdujeron las ideas de la Ilustración, muchas de las colonias eran cristianas. Muchas personas en el poder en las colonias utilizaron el cristianismo para justificar sus acciones, como lo había hecho la Iglesia en Inglaterra. Al igual que la Ilustración europea y francesa, la Ilustración estadounidense buscó utilizar la ciencia y la razón en lugar de la religión para tomar decisiones relativas a la nación.

Esto provocó que muchos estadounidenses practicaran el deísmo, una creencia filosófica que utiliza el razonamiento empírico y la observación para determinar las creencias religiosas en lugar de basar las creencias en la fe. Los deístas no creen en la intervención divina, ya que creen que Dios es el creador del mundo y que depende del libre albedrío y de las leyes naturales mantenerlo.

Muchas figuras estadounidenses importantes, especialmente los Padres Fundadores, fueron influenciadas por el pensamiento deísta. En su obra de evangelios religiosos conocida como La Biblia de Jefferson, Thomas Jefferson descarta lo sobrenatural. En La era de la razón, Thomas Paine defiende la razón y el libre albedrío y argumenta en contra de la doctrina cristiana institucionalizada. Muchos pensadores utilizaron el deísmo como una forma de fusionar su creencia en Dios con la practicidad del pensamiento y la investigación científicos.

Una de las creencias más importantes que surgieron del deísmo fue la creencia en los derechos humanos, lo que llevó a los estadounidenses a creer que el gobierno debería proteger los derechos que Dios les había otorgado. Esto hizo de la tolerancia religiosa un valor fundamental en la cultura religiosa estadounidense. En 1789, se creó la Primera Enmienda de la Constitución para proteger estos derechos. Después de la Revolución Americana, los estadounidenses estaban interesados ​​en establecer la Iglesia de Inglaterra, que era vista como la raíz de una autoridad global e innecesaria. La Primera Enmienda establece que el gobierno no puede imponer una religión estatal y que las personas tienen derecho a elegir y practicar una religión.

El impacto de las ideas de la Ilustración en Estados Unidos

Las ideas de la Ilustración introducidas al pueblo estadounidense ayudaron a dar forma a la nación antes y después de la Revolución Americana. Antes de la Revolución, muchos líderes recurrieron a la historia para guiar sus decisiones a la hora de formar un gobierno fuerte. Las ideas de libertad, igualdad y tolerancia religiosa se extendieron rápidamente por las colonias, pero el pueblo estadounidense aún no las experimentó ya que las colonias todavía estaban ligadas a Inglaterra. El deseo de estas virtudes ayudó a impulsar la rebelión contra Inglaterra por la libertad defendida durante la Ilustración.

La Ilustración y la Revolución Americana

En muchos sentidos, la Ilustración estadounidense contribuyó a la Revolución Estadounidense al introducir una sociedad democrática fundada en la participación igualitaria de sus ciudadanos. La Declaración de Independencia tiene sus raíces en los ideales de la Ilustración, específicamente los de John Locke, cuyos escritos se reflejan en la doctrina estadounidense temprana. La Declaración de Independencia proclama que los ciudadanos tienen derechos inalienables y otorgados por Dios, consentimiento, igualdad y el derecho a alterar o abolir el gobierno.

Muchos momentos a lo largo de la Revolución reflejan el movimiento hacia la Ilustración estadounidense. Una de las primeras acciones a gran escala que utilizó el pensamiento de la Ilustración fue cuando los ciudadanos lucharon contra el Parlamento por la Ley del Timbre de 1765, ya que sentían que esta ley se oponía a su derecho al consentimiento. En 1773, el Boston Tea Party actuó como una rebelión contra lo que los ciudadanos consideraban un trato injusto y querían igualdad de oportunidades para comerciar. Estos son sólo algunos de los momentos clave que llevaron a los estadounidenses a luchar por lo que creían que eran sus derechos, que lograrían mediante la Declaración de Independencia.

Impacto en la historia intelectual estadounidense

La Ilustración estadounidense en última instancia influyó en el futuro del debate político, el discurso y la cultura estadounidenses. Durante la Revolución Americana, la idealización del granjero se hizo popular. Los granjeros terratenientes eran trabajadores cotidianos, que trabajaban duro para lograr la felicidad y estaban dispuestos a luchar por sus derechos. Este tipo de ciudadano todavía se refleja en los valores estadounidenses actuales, a menudo defendidos como el concepto del sueño americano. La idea del deber civil estadounidense surge de los derechos inalienables y el patriotismo que se encuentran en el terrateniente.

El republicanismo clásico y el liberalismo lockeano también han contribuido a la comprensión moderna de la política. Edmund Burke era miembro del partido Whig para fomentar los derechos de las colonias. A menudo se le considera el creador del republicanismo clásico, que enfatizaba los derechos naturales de los ciudadanos. El republicanismo clásico contribuyó al pensamiento conservador estadounidense moderno, especialmente en lo que respecta a los derechos naturales. El liberalismo estadounidense moderno también surgió de la política clásica, especialmente del liberalismo lockeano y de las virtudes de la tolerancia religiosa.

Resumen de la lección

La Ilustración americana fue una época de cambios intelectuales y sociales que tuvo lugar en las colonias como resultado de la Ilustración europea. Durante el Renacimiento europeo reaparecieron los conocimientos de ciencia, arte, música y literatura perdidos durante la Edad Media. Los aumentos de la alfabetización condujeron a una revolución científica; la gente empezó a utilizar la razón y la lógica para cuestionar los derechos divinos impuestos por la Iglesia. John Locke fue una figura predominante de la Ilustración, y sus Dos tratados de gobierno afirman que los gobiernos existen gracias al consentimiento de los gobernados, no a través de un derecho divino a gobernar. Este período introdujo la Era de la Razón o Ilustración europea y puso la razón científica a la vanguardia del pensamiento. Con la correspondiente Era de los Descubrimientos, el comercio, la economía y las creencias de Inglaterra comenzaron a extenderse por todo el mundo, especialmente en América.

Benjamin Franklin utilizó sus publicaciones para hacer circular los ideales de la Ilustración entre la gente común; Junto con una mejor alfabetización, estos ideales se extendieron por todas las colonias y la gente comenzó a cuestionar sus propios derechos. Debido a esto, surgieron nuevas filosofías políticas. El republicanismo clásico descarta el derecho divino a gobernar y se centra en el derecho del pueblo a elegir. El liberalismo lockeano tenía sus raíces en la obra de John Locke y enfatizaba el derecho al autogobierno. Edmund Burke era miembro del partido Whig al que se le atribuye el origen del republicanismo clásico y el fomento de los derechos de las colonias americanas. Al mismo tiempo, el deísmo, la creencia filosófica en una deidad basada en la razón más que en la fe, también surgió como una forma para que las personas incorporaran sus nuevas creencias científicas al cristianismo. Thomas Jefferson y muchos otros pensadores fueron influenciados por estos principios y abogaron por la tolerancia religiosa. Estas nuevas creencias políticas ayudaron a alimentar el deseo de independencia, lo que llevó a las colonias a luchar en la Revolución Americana. Estas creencias clásicas todavía se utilizan como base de la política estadounidense moderna.

Articulos relacionados