La Ley de Derechos Civiles de la India de 1968

Publicado el 5 octubre, 2020

La Ley de Derechos Civiles de la India de 1968: una definición

Después de sufrir muchos años de niveles genocidas de erradicación, los nativos americanos habían sido relegados en gran medida a tierras tribales donde la Constitución de los Estados Unidos no se aplicaba. Las tierras tribales son parcelas de tierra designadas por el gobierno de los Estados Unidos en las que los nativos americanos pueden vivir en soberanía. Sin embargo, esta situación estaba lejos de ser ideal para los nativos americanos. Si optaban por vivir lejos de una tierra tribal, experimentaban una discriminación similar a la que enfrentaban los afroamericanos de la época, y si optaban por vivir en tierras tribales, la Constitución de los Estados Unidos no se les aplicaba.

La Ley de Derechos Civiles de la India de 1968otorgó a los nativos americanos, por primera vez, acceso completo a la Declaración de Derechos de los Estados Unidos. Esto les garantizó el derecho a la libertad de religión, el derecho de hábeas corpus, o la justificación del encarcelamiento legal, y el derecho a un juicio por jurado (entre otros). La idea detrás de la extensión de la Declaración de Derechos a las comunidades nativas americanas era que protegería a las personas de posibles abusos dentro de las tierras tribales y allanaría el camino para tribunales de primera instancia formales que ampliarían la soberanía de las reservas nativas americanas para incluir la autoridad legislativa. Esto significa que los derechos civiles de los nativos americanos estarían protegidos, pero también podrían gobernarse a sí mismos con soberanía. Sin embargo, hubo algunas áreas grises legales que resultaron de la aprobación de la ley,

El contexto histórico de la Ley de derechos civiles de la India

A principios del siglo XX, los nativos americanos de diferentes tribus comenzaron a juntar recursos para crear una identidad indígena colectiva, conocida como Movimiento Panindio . El movimiento panindio luchó contra la asimilación de las culturas y tierras de los nativos americanos bajo el dominio angloamericano y ayudó a aliviar los conflictos de larga data entre diferentes tribus. Con el tiempo, los nativos americanos pudieron crear unidades políticas formales para luchar por la soberanía y la igualdad, pero aún sufrieron racismo e injusticias. Por ejemplo, las tierras tribales a menudo se confiscaron ilegalmente y Estados Unidos a menudo prohibía las prácticas religiosas sagradas. Los nativos americanos lucharon contra la brutalidad policial, las altas tasas de pobreza y las altas tasas de desempleo. También sufrieron altas tasas de mortalidad infantil y bajas tasas de esperanza de vida.

En la década de 1960, las cuestiones de derechos civiles se llevaron al escenario nacional. Activistas afroamericanos como Martin Luther King Jr. estaban trabajando para poner fin a Jim Crow , o leyes de segregación forzada, en los estados del sur. También estaban trabajando para poner fin a la discriminación informal pero opresiva que enfrentan los afroamericanos en todo Estados Unidos. Influenciados por los avances que estaban haciendo otros activistas de los derechos civiles, los nativos americanos formaron el Movimiento Indígena Americano en 1968 para abordar los problemas de derechos civiles que plagan a las comunidades nativas americanas.

Ese mismo año, el presidente Lyndon Johnson aprobó la Ley de Derechos Civiles de los Indios . La ley fue creada por el Congreso para prevenir abusos en tierras tribales y dentro de los tribunales de nativos americanos, sirviendo así a los intereses tribales y de derechos humanos. La ley también tenía como objetivo poner fin a la discriminación que enfrentan los nativos americanos fuera de las tierras tribales otorgándoles igual protección bajo la ley de los Estados Unidos.

Cuestiones continuas relacionadas con la Ley de derechos civiles de los indios

Como se mencionó, la Ley de Derechos Civiles de los Indios de 1968 creó una serie de consecuencias no deseadas que continúan complicando los problemas entre la soberanía de los nativos americanos y el estado de derecho de los Estados Unidos. No obstante, las revisiones de la eficacia de la ley unas cuatro décadas más tarde muestran que ha sido eficaz en general. Desde la aprobación de la ley, varias demandas han desafiado la autoridad de la ley y limitado su poder.

Los problemas principales con la ley de derechos civiles después de su aprobación incluyen cuestiones de separación de la iglesia y el estado en los tribunales de nativos americanos, así como los derechos diferenciales entre hombres y mujeres. Un caso crucial, Santa Clara Pueblo vs. Martínez, fue llevado a la Corte Suprema en 1978 para resolver una disputa en la que ciertas tribus no ofrecían membresía a los hijos nacidos de miembros femeninos de la tribu que se casaban fuera de la tribu, aunque la misma ley no se aplicaba a los hombres. Finalmente, la Corte Suprema decidió defender la soberanía tribal, permitiendo que continuara la práctica discriminatoria. El caso fue visto como un caso histórico que muestra las limitaciones de la Ley de Derechos Civiles de los Indios, pero también ha sido aclamado como un momento importante en la defensa de la autodeterminación tribal. Hoy, el congreso continúa ajustando el delicado equilibrio entre los derechos legislativos tribales y la supervisión de la corte nacional. A saber, las batallas recientes se han centrado en cuestiones de violencia doméstica, así como en cuestiones de tierras y negociaciones de asentamientos.

Resumen de la lección

Esta lección ha discutido la Ley de Derechos Civiles de los Indios de 1968, rastreando la larga historia de la soberanía y los derechos civiles de los Indígenas Americanos hasta el día de hoy. Los primeros grupos tribales, como el Movimiento Pan Indio y el Movimiento Indígena Americano, lograron promover los derechos, las identidades colectivas y la autodeterminación de los nativos americanos. La ley de derechos civiles extendió, por primera vez, los derechos constitucionales a los nativos americanos tanto dentro como fuera de las tierras tribales. Sin embargo, el acto ha tenido impactos positivos y negativos en la soberanía tribal, la legislación nacional y los derechos humanos. El caso histórico de Santa Clara Pueblo v. Martínez estableció que la autodeterminación tribal, incluso a costa de ciertas libertades individuales, es primordial. Estos problemas continúan desarrollándose a medida que las tribus nativas americanas lidian con la ambigüedad de la autodeterminación y la ley nacional.

¡Puntúa este artículo!