foto perfil

Levitación Magnética: Definición, tipos y usos

Publicado el 2 febrero, 2024

¿Qué es la levitación magnética?

La levitación magnética es una tecnología que permite que los objetos se muevan sin ruedas, orugas u otra forma de contacto físico. La levitación magnética también se conoce como maglev. Maglev utiliza potentes imanes para crear un campo magnético que levanta e impulsa objetos, como trenes, a lo largo de una vía. El principio básico detrás del maglev es que los polos magnéticos opuestos se atraen y los polos iguales se repelen entre sí. Por lo tanto, si hay dos imanes con polos opuestos enfrentados, se atraerán y se moverán uno hacia el otro. Al mismo tiempo, dos imanes en forma de polos se alejarán uno del otro. Para levantar objetos mediante levitación magnética, es necesario controlar el poder magnético de los imanes. La fuerza magnética anula la fuerza de gravedad hacia abajo sobre el objeto que se levanta. Ya sea un tren que mueve personas o patines que mueven mercancías, el peso nunca es el mismo, lo que significa que la fuerza hacia arriba necesaria para levantar el tren o el patín varía. Por ese motivo se utilizan electroimanes.

Un electroimán es un tipo de imán que se crea al pasar una corriente eléctrica a través de un cable. Cuando la electricidad fluye a través del cable, crea un campo magnético a su alrededor. Si alguien enrollara el cable alrededor de un núcleo metálico, como el hierro, el campo magnético se vuelve más fuerte y más enfocado, creando un imán más fuerte. La levitación magnética enfrenta varios desafíos que afectan su adopción generalizada e implementación práctica.

Los principales problemas son los siguientes:

  • El alto consumo de energía está asociado con la generación y el mantenimiento de los campos magnéticos necesarios para la levitación. Particularmente en sistemas que utilizan electroimanes o superconductores, la eficiencia energética es una preocupación crítica y la investigación en curso se centra en el desarrollo de tecnologías que minimicen los requisitos de energía.
  • La dependencia de la temperatura de ciertos sistemas de levitación magnética es otro desafío. Los superconductores, que presentan una resistencia eléctrica nula y son cruciales para una levitación estable, a menudo requieren temperaturas extremadamente bajas.
  • Los desafíos de materiales y fabricación son importantes, especialmente cuando se trata de imanes superconductores. Estos materiales pueden ser quebradizos y la fabricación precisa de formas complejas es costosa. Los avances en la ciencia de los materiales y las tecnologías de fabricación tienen como objetivo superar estos desafíos, explorando nuevos materiales superconductores con propiedades mecánicas mejoradas y técnicas de fabricación innovadoras.
  • El mantenimiento y la confiabilidad son preocupaciones constantes. Es necesario un mantenimiento regular para evitar el desgaste de las piezas móviles y posibles problemas con los componentes magnéticos. Las estrategias de mantenimiento predictivo, el diseño de componentes duraderos y los avances en materiales con mayor longevidad son aspectos cruciales para abordar estos desafíos.
  • La aceptación pública de las tecnologías de levitación magnética, especialmente en el transporte, puede verse influenciada por factores como preocupaciones de seguridad y desconocimiento. Las campañas de concientización pública, la comunicación transparente sobre las medidas de seguridad y el establecimiento de marcos regulatorios integrales son vitales para generar confianza y fomentar la aceptación.

Historia de la levitación magnética

Las ideas fundamentales detrás de la tecnología maglev se remontan a principios del siglo XX. Se trabajó mucho para sentar las bases de estos trenes, incluido el desarrollo de motores eléctricos y la investigación en magnetismo. Algunos científicos, como Robert Goddard y Emile Bachelet, se atrevieron incluso a proponer un vehículo que flotaría gracias a imanes. En 1934, Hermann Kemper de Alemania recibió una patente para el primer concepto de tren magnético levitante. No fue hasta la década de 1960 que la idea realmente comenzó a manifestarse. En ese momento, Alemania y Japón comenzaron a investigar el potencial del maglev. Durante los años 70 y 80, ambos países lograron grandes avances en el desarrollo de estos trenes. Alemania construyó y probó una serie de prototipos de sistemas maglev y llamó a su diseño Transrapid. Los trenes alcanzaron velocidades de más de 402 km/h (250 mph) en la pista de prueba. Japón también probó dos series de diseños propios, llamadas ML-500 y más tarde MLU. Sus trenes pudieron superar las 300 mph (483 kph).

El teorema de Earnshaw, demostrado por primera vez por Samuel Earnshaw en 1842, establece que un conjunto de cargas puntuales no puede mantenerse en una configuración de equilibrio estacionario estable únicamente mediante la interacción electrostática de las cargas. Generalmente se refiere a campos magnéticos, pero originalmente se aplicó a campos electrostáticos. Se aplica a las fuerzas clásicas de la ley del cuadrado inverso (eléctricas y gravitacionales) y también a las fuerzas magnéticas de imanes permanentes y materiales paramagnéticos (pero no a materiales diamagnéticos). El teorema de Earnshaw impone restricciones a las posibilidades de lograr una levitación estable utilizando únicamente campos magnéticos o eléctricos estáticos. Implica que los sistemas pasivos y estacionarios que dependen únicamente de cargas fijas o imanes no pueden levitar un objeto de manera estable. El teorema de Earnshaw tiene implicaciones para el diseño de cojinetes magnéticos, que son componentes críticos en diversas maquinarias y sistemas giratorios. Los rodamientos magnéticos deben superar los desafíos que plantea el teorema para proporcionar una levitación y rotación estables.

Los superconductores, cuando se enfrían a bajas temperaturas, pueden superar las limitaciones de Earnshaw porque exhiben el efecto Meissner, que expulsa campos magnéticos y permite una levitación estable. El teorema de Earnshaw se introduce a menudo en cursos de física e ingeniería para ilustrar principios fundamentales relacionados con el equilibrio estático, las interacciones electromagnéticas y las limitaciones de ciertos enfoques de levitación.

Cómo funciona la levitación magnética

La levitación magnética se basa en los principios del magnetismo, específicamente la interacción entre dos campos magnéticos. Los sistemas Maglev utilizan las fuerzas de atracción y repulsión de los imanes para lograr la levitación. En el transporte maglev, hay dos componentes principales: la vía y el vehículo. La vía contiene electroimanes, mientras que el vehículo está equipado con imanes o materiales magnéticos. Controlando los campos magnéticos de estos componentes, el vehículo puede levitar, guiarse e impulsarse a lo largo de la vía.

La elección del tipo de imán depende de factores como la fuerza de elevación requerida, la estabilidad, la capacidad de ajuste y las características específicas del objeto levitado. Diferentes tecnologías maglev pueden utilizar una combinación de estos imanes para lograr un rendimiento óptimo.

  • Imanes permanentes: Los imanes permanentes son materiales que generan un campo magnético sin necesidad de una fuente de energía externa. Conservan su magnetización con el tiempo.
  • Electroimanes: Los electroimanes se crean al hacer pasar una corriente eléctrica a través de una bobina de alambre, generando un campo magnético. La fuerza del campo magnético se puede controlar ajustando la corriente.
  • Imanes superconductores: los imanes superconductores utilizan materiales que exhiben superconductividad a bajas temperaturas. Estos materiales expulsan flujo magnético, lo que genera fuertes fuerzas repulsivas en presencia de un campo magnético externo.
  • Conjuntos de Halbach: un conjunto de Halbach es una disposición especial de imanes que maximiza el campo magnético en un lado y lo minimiza en el otro. Esta configuración mejora la eficiencia de la levitación magnética.
  • Materiales diamagnéticos: Los materiales diamagnéticos son aquellos que presentan una débil repulsión cuando se exponen a un campo magnético. Esta propiedad se puede utilizar para la levitación en presencia de fuertes campos magnéticos externos.
  • Sistemas magnéticos híbridos: algunos sistemas maglev utilizan una combinación de diferentes tipos de imanes para lograr objetivos de rendimiento específicos. Por ejemplo, un sistema podría incorporar imanes permanentes y electroimanes para un mejor control.

Tipos de levitación magnética

Los distintos tipos de levitación magnética son los siguientes:

  • Suspensión electromagnética (EMS)
  • Suspensión electrodinámica (EDS)
  • Suspensión de imán permanente (PMS)
  • Levitación magnética superconductora (SCM)
  • Levitación magnética del conjunto Halbach
  • Levitación cuántica
  • Pseudolevitación: con una pequeña cantidad de restricción mecánica para la estabilidad, la pseudolevitación es relativamente sencilla. Si dos agentes están mecánicamente constreñidos a lo largo de un único eje vertical, por ejemplo, y dispuestos para repelerse fuertemente entre sí, esto actuará para levitar uno de los imanes sobre el otro. Otra geometría es aquella en la que los imanes son atraídos pero no pueden tocarse mediante un elemento de tracción, como una cuerda o un cable. Otro ejemplo es la centrífuga de cremallera en la que un cilindro está suspendido bajo un imán atractivo y estabilizado desde abajo mediante un cojinete de agujas.
  • Levitación diamagnética: Los materiales diamagnéticos, cuando se colocan en un fuerte campo magnético externo, generan una fuerza repulsiva que se opone al campo magnético. Esta repulsión puede provocar levitación. Las aplicaciones de la levitación diamagnética incluyen la levitación de objetos pequeños, incluidas muestras biológicas en configuraciones experimentales, utilizando fuertes imanes permanentes.
  • Estabilización rotacional: esto implica mantener la estabilidad de un objeto en levitación mientras gira alrededor de un eje particular y se logra ajustando los campos magnéticos o usando mecanismos de estabilización adicionales. El objetivo es contrarrestar cualquier fuerza desestabilizadora y mantener el control sobre el movimiento de rotación del objeto levitado. Los sistemas avanzados de levitación magnética pueden incorporar sensores, control de retroalimentación y ajustes precisos para lograr una rotación estable.

Los superconductores desempeñan un papel crucial en el maglev debido a su propiedad única conocida como efecto Meissner. Cuando un superconductor se expone a un campo magnético, expulsa las líneas de flujo magnético de su interior, lo que provoca la exclusión del campo magnético.

Usos de la levitación magnética

La levitación magnética tiene una amplia gama de aplicaciones en diversos campos debido a su capacidad para suspender y mover objetos sin contacto físico. Maglev encuentra su propósito en diversos campos, como el transporte de alta velocidad, procesos industriales, investigación médica, entretenimiento y visualización, instrumentos de precisión, almacenamiento de energía, plataformas de investigación y desarrollo, aislamiento de vibraciones y asistencia en lanzamientos espaciales.

Tren Maglev en la estación de tren.
  • Los sistemas de trenes Maglev utilizan potentes electroimanes para hacer flotar los trenes sobre una guía en lugar del antiguo sistema de ruedas y vías de acero. Un sistema llamado suspensión electromagnética suspende, guía e impulsa los trenes. Muchos imanes proporcionan una tensión controlada para la elevación y la propulsión a lo largo de una vía. Los trenes Maglev no necesitan motor y, por tanto, no producen emisiones. Son más rápidos, más silenciosos y más suaves que los sistemas convencionales. La energía necesaria para la levitación no suele representar un gran porcentaje del consumo total. De hecho, la mayor parte de la potencia se utiliza para superar la resistencia del aire, que es un factor en cualquier tren de alta velocidad.
  • Los cojinetes magnéticos parecen tener muchas ventajas y son particularmente adecuados para aplicaciones de volantes. La ausencia de contacto entre superficies sólidas es importante por dos razones. En primer lugar, no hay necesidad de lubricación, lo que facilita el funcionamiento en vacío y, en segundo lugar, el par de arrastre es muy bajo. Otras características incluyen una alta fiabilidad, ausencia de desgaste, una alta velocidad periférica máxima y la posibilidad de elegir la rigidez y la amortiguación. Un rodamiento magnético puede ser del tipo “pasivo” o “activo”. Un rodamiento magnético “pasivo” utiliza un sistema de imanes permanentes, mientras que los “activos” emplean electroimanes controlados por sistemas electrónicos. Cinco de los seis grados de libertad del rotor del cuerpo rígido deben estar restringidos por el sistema de suspensión, el único que queda libre es la rotación alrededor de su eje.

Resumen de la lección

La levitación magnética, comúnmente conocida como maglev, es una tecnología de vanguardia que utiliza fuerzas magnéticas para suspender e impulsar objetos, eliminando la necesidad de contacto físico con las superficies. También conocidos como suspensión electromagnética (EMS) o suspensión electrodinámica (EDS), los sistemas maglev explotan las fuerzas repulsivas entre los imanes para lograr una levitación estable. Esta tecnología, empleada en diversas aplicaciones como transporte y procesos industriales, presenta una solución innovadora a los desafíos que plantean la fricción y el desgaste en los sistemas tradicionales. La historia de la levitación magnética se remonta a creencias antiguas y nociones místicas sobre el poder de los imanes. Sin embargo, el desarrollo del maglev como tecnología práctica cobró impulso en el siglo XX. El teorema de Earnshaw, un principio matemático crucial, jugó un papel importante al delinear las limitaciones de los campos magnéticos estáticos para lograr una levitación estable.

Maglev opera a través de varios tipos de imanes, incluidos electroimanes, imanes superconductores e imanes permanentes, cada uno de los cuales contribuye a aplicaciones específicas. A pesar de sus ventajas potenciales, el maglev enfrenta desafíos como el consumo de energía, la dependencia de la temperatura y sistemas de control complejos. Las aplicaciones de la levitación magnética incluyen trenes maglev de alta velocidad, cojinetes magnéticos en maquinaria industrial e incluso configuraciones experimentales para investigación.

Articulos relacionados