foto perfil

Mantener el bienestar a lo largo de la vida

Publicado el 9 noviembre, 2020

¿Qué es el bienestar?

Joan es una mujer de 44 años que hace ejercicio todos los días. Lleva una dieta equilibrada y nutritiva compuesta principalmente de frutas, verduras y proteínas magras. Joan es abogada y odia su trabajo. Se siente deprimida y teme ir a trabajar todos los días. ¿Está bien Joan?

Carl es un maestro de 37 años que ama su trabajo. Come mucha comida chatarra y no hace ejercicio. Bebe café durante todo el día. Tiene mucho sobrepeso. ¿Carl está bien?

En ambos ejemplos, vemos una o dos áreas que son muy fuertes y otras que no lo son. ¿Qué tiene esto que ver con el bienestar? El bienestar es indicativo de la salud en general, pero no se limita a la salud física. Al igual que en los ejemplos anteriores, la depresión relacionada con el trabajo de Joan está afectando su bienestar general, mientras que el bienestar físico de Carl se ve afectado.

La Organización Mundial de la Salud define el bienestar como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no simplemente la ausencia de enfermedad o dolencia”. Por lo tanto, el verdadero bienestar incluye bienestar físico, bienestar emocional, bienestar intelectual, bienestar social y bienestar ocupacional. El equilibrio en estas cinco dimensiones es indicativo de bienestar.

Ahora que entendemos qué es el bienestar, echemos un vistazo a las formas en que podemos mantenerlo durante toda la vida.

Maneras de mantener el bienestar a lo largo de la vida

¿Qué significa estar bien como bebé, niño, adolescente o adulto? ¿Qué tipo de cosas deberíamos hacer para mantener el bienestar a lo largo de estas diferentes etapas de la vida?

Bienestar físico

Este tipo de bienestar se demuestra a través de un cuerpo sano. La nutrición y el ejercicio son fundamentales para la salud física en todas las etapas de la vida. Esto significa que las dietas deben ser ricas en vitaminas y minerales esenciales para la salud física.

La prevención de enfermedades también es importante para mantener la salud física. Los bebés, los niños y los adultos mayores generalmente tienen un sistema inmunológico más débil que los adolescentes y los adultos más jóvenes. Por lo tanto, el uso de vacunas para prevenir enfermedades es un ejemplo de una medida preventiva para mantener el bienestar físico.

Bienestar emocional

El bienestar emocional ocurre cuando somos capaces de lidiar con nuestros sentimientos y el estrés que trae la vida de manera efectiva. Los bebés y los niños todavía están en el proceso de aprender a comprender y regular sus emociones. Los adolescentes pueden experimentar cambios hormonales que alteran el estado de ánimo.

El estrés es un hecho sin importar su edad. Por lo tanto, el bienestar emocional depende de encontrar formas de moderar el estrés y lidiar con las emociones. La meditación es un ejemplo que puede ayudar a mantener el bienestar emocional.

Bienestar intelectual

El bienestar intelectual está relacionado con el aprendizaje, el pensamiento y la memoria. Los bebés comienzan a hacer asociaciones entre imágenes y palabras. Los niños mejoran su pensamiento y memoria a medida que mejora su comprensión del lenguaje. Los adolescentes comienzan a utilizar niveles avanzados de pensamiento y resolución de problemas. Todos estos son indicativos de bienestar intelectual. Un niño que no puede hablar a los cinco años probablemente indicaría un problema de bienestar intelectual.

Algunas personas creen que el aprendizaje termina cuando terminamos la escuela. Sin embargo, el bienestar intelectual se logra mediante la búsqueda constante de aprendizaje. En realidad, esto puede ayudar a evitar las disminuciones que a menudo vemos en la memoria a medida que las personas envejecen.

Bienestar social

El bienestar social resulta de las relaciones satisfactorias con los demás. El bienestar social se desarrolla a medida que los bebés se vinculan con los cuidadores y aprenden a confiar en los demás a través de relaciones positivas. Los niños que forman amistades contribuyen al bienestar social. Los adolescentes comienzan a experimentar las relaciones íntimas como un medio para buscar el bienestar social. Los adultos dependen de las redes sociales para obtener apoyo y aliento en tiempos difíciles. Todos estos son indicadores de bienestar social. El aislamiento y el retraimiento social indican un desequilibrio en términos de bienestar social.

Bienestar ocupacional

El bienestar ocupacional se basa en la satisfacción del trabajo en la vida. El bienestar ocupacional en los bebés se refiere a la capacidad de jugar y explorar el mundo que los rodea. Los niños y los adolescentes obtienen bienestar social principalmente en entornos académicos. El bienestar ocupacional de los adultos depende de la carrera o la vida laboral. Si estas experiencias son satisfactorias y satisfactorias, se dice que la persona tiene bienestar ocupacional.

Estas cinco dimensiones trabajan juntas para crear un bienestar general. Una deficiencia o interrupción en un área puede afectar el bienestar general, por lo que se deben tomar medidas para mantener el bienestar en cada área.

Resumen de la lección

El bienestar es definido por la Organización Mundial de la Salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no simplemente la ausencia de enfermedad o dolencia”. El verdadero bienestar depende de cinco dimensiones: bienestar físico , bienestar emocional , bienestar intelectual , bienestar social y bienestar ocupacional . Cada dimensión debe tenerse en cuenta en el mantenimiento del bienestar a lo largo de la vida.

Articulos relacionados