Marc Chagall: biografía, pinturas y obras de arte

Publicado el 19 noviembre, 2020

Chagall y el estilo modernista

El artista Marc Chagall fue definitivamente único en su clase. Mantuvo un estilo único, utilizando historias de cuentos populares rusos y de textos cristianos y judíos para crear obras alegres con colores resplandecientes. No perteneció a ningún estilo o movimiento específico en el siglo XX, aunque fue fuertemente influenciado por otros artistas. En esta lección, leerá sobre la vida de Chagall y examinará algunas de sus obras de arte.

Vida temprana

Nacido en 1887 en Liozna, Bielorrusia, Chagall era el mayor de nueve hijos en una familia fuertemente judía. Bielorrusia era parte del Imperio Ruso en ese momento y los judíos tenían acceso limitado a instituciones públicas como escuelas. Sin embargo, su madre estaba decidida a que él obtuviera lo mejor y lo sobornó para ingresar a la escuela secundaria. Fue aquí donde Chagall conoció el arte, aunque su familia lo desaprobó. Aun así, Chagall estaba decidido y buscó la instrucción de un retratista de un pueblo cercano.

Chagall se dio cuenta desde el principio de que la pintura de retratos no era su estilo, y se mudó a San Petersburgo, el centro de la cultura en Rusia en ese momento, y asistió a la Escuela de Dibujo y Pintura de Zvantseva. Aquí comenzó a cultivar gran parte de su estilo único, particularmente el uso constante de imágenes judías en su trabajo.


Marc Chagall.
El burro verde. 1911.
Marc Chagall. Burro verde. 1911

En 1910, Marc Chagall se mudó a París, considerado el centro del movimiento del arte moderno durante ese tiempo. Aquí, descubrió nuevas ideas y nuevos artistas, como Pablo Picasso y Henri Matisse. Tomó prestados elementos de varios de estos artistas, pero la combinación le dio a su propio trabajo un aspecto abstracto y onírico por el que sería conocido. Estar fuera de casa también le dio un nuevo conjunto de imágenes a Chagall, quien comenzó a usar imágenes de su ciudad natal para crear tanto como su trabajo (ver arriba). Si bien le resultó difícil conseguir el éxito en Bielorrusia, también sentía un fuerte sentimiento por su lugar de nacimiento, y este uso de imágenes personales lo acompañaría a lo largo de su carrera.

Éxito y años posteriores

Otra gran influencia en el trabajo de Chagall fue su futura esposa, Bella Rosenfeld. Regresó a Bielorrusia en 1914 con la intención de casarse con ella después de encontrar algo de éxito, con la esperanza de traerla de regreso a París. Una vez allí, sin embargo, se encontró atrapado debido a la Primera Guerra Mundial. Incapaz de irse, todavía encontró algo de renombre en la propia Rusia, y fundó el Vitebsk Arts College, contratando a otros artistas exitosos para hacer una escuela sólida. Sin embargo, estos artistas tenían planes diferentes para la escuela y, después de algún conflicto, Chagall decidió dejar la escuela y mudarse a Moscú.

En Moscú, Chagall continuó teniendo éxito, sumergiéndose en las ilustraciones y el diseño de escenarios por primera vez, pero debido a la economía devastada por la guerra de la recién formada Unión Soviética, él y su esposa tuvieron dificultades para llegar a fin de mes. Solicitó una visa para regresar a Francia, escribiendo su autobiografía, Mi vida , mientras esperaba su aprobación, que recibió en 1923.

Después de continuar su exitosa carrera artística durante varios años, decidió visitar Palestina, un viaje que inspiró una enorme serie de acuarelas opacas conocidas como gouache . Si bien recibió un renovado sentido de creatividad e inspiración aquí y en Francia, sería de corta duración con la llegada de la Segunda Guerra Mundial. Debido a sus fuertes raíces judías, Chagall huyó a los Estados Unidos con su familia. Estados Unidos lo recibió con los brazos abiertos y el Museo de Arte Moderno incluso organizó una retrospectiva de su trabajo en 1946.

Si bien Chagall creó menos pinturas durante este tiempo, sí creó vestuario y diseños de escenarios para el teatro. Sin embargo, nunca se sintió como en casa en Estados Unidos. La muerte de su esposa, Bella, solo empeoró las cosas, provocando una interrupción en su trabajo. Después de la guerra, Chagall regresó a Francia y continuó trabajando, recibiendo varios encargos, incluidos trabajos de vidrieras para las Naciones Unidas.

Marc Chagall falleció en 1985 a la edad de 97 años en el sureste de Francia. Dejó una influencia duradera en el mundo del arte, y continuó inspirando a artistas y amantes del arte por igual incluso después de su muerte. Hoy en día, se le celebra como uno de los más grandes artistas modernos y sus obras se pueden ver en muchos museos importantes de todo el mundo.

Trabajos mayores


Marc Chagall.
Yo y el Village. 1911.
Marc Chagall. Yo y el Village. 1911

El trabajo de Marc Chagall proviene de un lugar de imaginación, utilizando colores brillantes y alegres e imágenes superpuestas. ‘I and the Village’ es un ejemplo temprano de esto, que muestra su exposición a los movimientos modernistas a través de algunos de sus usos cubistas del espacio y la profundidad y los colores brillantes del artista, Henri Matisse. Chagall jugó con el espacio y la escala, utilizando imágenes de cuentos populares rusos y judíos para crear esta pieza, algo que continuó haciendo a lo largo de su carrera.


Marc Chagall.
El violinista verde. 1924.
Marc Chagall. El violinista verde. 1924.

Incluso años después de dejar su ciudad natal, Chagall continuó inspirándose tanto en la ciudad como en sus raíces judías. Pintado en 1923-1924, ‘The Green Fiddler’ muestra la relación de las tradiciones judías con la música. Los violinistas solían estar presentes en los festivales y rituales judíos, y pintó a la figura como una figura central importante de la aldea. La figura del violinista es mucho más grande que las demás, lo que enfatiza su importancia, pero también da una fuerte sensación de alegría con su expresión facial y movimiento de baile.


Marc Chagall.
Ventana de paz. 1963.
Marc Chagall. Ventana de paz. 1963.

Chagall tuvo éxito en muchos medios diferentes, desde el grabado hasta la pintura e incluso la cerámica y las vidrieras. En su carrera posterior, sería comisionado varias veces para vidrieras, y la ‘Ventana de la Paz’ en las Naciones Unidas en Nueva York estaría entre las más celebradas. En él, utiliza sus mismos métodos de figuras flotantes y colores brillantes para crear una especie de paisaje del Edén, que incluye imágenes cristianas y judías de la menorá y la crucifixión. Continuó creando ventanas para otros 14 lugares en todo el mundo, incluidas las catedrales.

Resumen de la lección

Marc Chagall fue un artista judío ruso cuyas obras celebraban sus raíces judías. Su estilo se puede resumir mediante el uso de colores brillantes y espacios cubistas inusuales, así como imágenes de tomas populares rusas e historias judías y cristianas. Su trabajo casi siempre se centra en las alegrías de su vida más que en las dificultades. Es considerado uno de los más grandes artistas modernos del siglo XX, y su trabajo abarcó desde pinturas hasta vidrieras y escenografías teatrales.

¡Puntúa este artículo!