foto perfil

Miguel Ángel y la pintura de la Capilla Sixtina

Publicado el 5 octubre, 2020

Miguel Ángel y la Capilla Sixtina

El artista renacentista italiano Michelangelo Buonarroti nunca se consideró un gran pintor, pero desde 1508-1512 y luego desde 1535-1541, pintó una serie de frescos increíblemente detallados y hermosos en Roma.

La Capilla Sixtina es una iglesia en la Ciudad del Vaticano y un destino turístico muy popular debido a su importancia artística y religiosa. En su conjunto, la obra de arte de la Capilla Sixtina representa importantes historias bíblicas y doctrina de la Iglesia. Las increíbles contribuciones de Miguel Ángel al techo y la pared del altar de la Capilla Sixtina lo convertirían a él y a la capilla en leyendas del arte occidental.

Encargando a Miguel Ángel

En 1508, otros pintores renacentistas habían pintado algunas de las paredes de la Capilla Sixtina. Sin embargo, el Papa Julio II todavía quería que Miguel Ángel aplicara allí su genio artístico. Miguel Ángel inicialmente se negó porque quería dedicar su tiempo a la escultura en lugar de la pintura. Pero una solicitud del Papa es difícil de rechazar, por lo que Miguel Ángel finalmente cedió. A los treinta, Miguel Ángel trabajaría en el techo de la Capilla Sixtina desde 1508-1512.

Pintar el techo fue una tarea agotadora y complicada, especialmente considerando que Miguel Ángel tuvo que construir andamios para llegar al techo, a 20 metros del suelo. Encontró una buena cantidad de desafíos, desde el yeso del fresco infectado con moho hasta su cuerpo dolorido por las horas y horas que dedicó al trabajo. Inicialmente pensó que no estaba preparado para el desafío, pero se dio cuenta de que esta tarea era algo que Dios, no solo el Papa, quería que hiciera. Incluso volvería más tarde (1535-1541) para pintar el muro del altar de la Capilla, a petición del Papa Clemente VII y luego del Papa Pablo III. Usó colores intensos, detalles increíbles y formas humanas idealizadas para transmitir el significado espiritual, así como su habilidad artística en estas obras.

Techo

Examinemos el techo de la Capilla Sixtina en detalle. El centro del techo representa nueve escenas destacadas del libro de Génesis:

  1. Dios separa la luz y las tinieblas durante la creación
  2. Dios creando el sistema solar
  3. Dios separa el agua de la tierra
  4. Dios creando a Adán
  5. Dios creando a Eva
  6. Adán y Eva caen en pecado y son expulsados ​​del Edén
  7. La familia de Noé se sacrifica a Dios
  8. El gran diluvio
  9. La embriaguez de Noé

Estas escenas muestran tanto el honor como la pecaminosidad de la humanidad; muestran tanto los altibajos de la relación de la humanidad con Dios. Vemos a Dios deleitándose en sus creaciones, y vemos a Noé y su familia honrando a Dios con su sacrificio. Sin embargo, también vemos a Adán, Eva y Noé pecando.

En las esquinas del techo, Miguel Ángel pintó otras cuatro historias de la antigua historia cristiana. El primero es de Moisés que sostiene una serpiente de bronce. Dios usa a Moisés y la serpiente para castigar a los israelitas que habían abandonado la fe y salvar a los que se arrepintieron. El segundo es de David, empoderado por Dios, matando a Goliat, que a su vez salva a los israelitas de los filisteos. El tercero es de Judit, empoderada por Dios, decapitando al malvado Holofernes, salvando así a los israelitas, y el cuarto muestra a Amán siendo asesinado porque su plan para matar a los israelitas fue frustrado por la buena reina Ester. Estas escenas representan una vez más tanto el bien como el mal en la humanidad. También comparten el tema de Dios obrando a través de las personas para castigar a los malhechores y salvar a los inocentes.

Alrededor de estas escenas, Miguel Ángel pintó figuras tanto de la Biblia como de la mitología antigua. Estas figuras incluyen los antepasados ​​de Jesús, los profetas bíblicos y las sibilas, que son antiguos profetas seculares. La genealogía de Jesús rodea literalmente todo el techo.

Por lo tanto, algunos estudiosos dicen que Miguel Ángel parece estar diciendo que toda la historia humana, incluidos los profetas bíblicos y seculares, apunta a la persona de Jesús. Las nueve historias del Génesis muestran la necesidad de la humanidad de un salvador. Las cuatro historias del Antiguo Testamento reflejan el tipo de salvación que finalmente trae Jesús. Por lo tanto, las historias en el techo trabajan juntas como un todo para transmitir un mensaje espiritual.

El Muro del Altar

También hay un mensaje profundamente espiritual en el trabajo posterior de Miguel Ángel en la pared del altar de la Capilla Sixtina. Entre 1535 y 1541, Miguel Ángel pintó esta pared del altar con una escena de la segunda venida de Jesús, llamada El Juicio Final .

En medio de la pieza, los santos bíblicos rodean a un Jesús poderoso y glorioso, que actúa como juez de las numerosas almas que ocupan el resto del fresco. A la derecha de Jesús, los redimidos se elevan al cielo. A la izquierda de Jesús, los injustos están siendo condenados al infierno.

Este fresco encontró algunas críticas debido a la cantidad de desnudos. Algunos pensaron que era indecente poner tantas figuras desnudas justo detrás del altar de la capilla, y un artista incluso pintó todos los genitales después de la muerte de Miguel Ángel.

Estas cubiertas se quitaron más tarde porque muchos estudiosos notaron que la desnudez era clave para el mensaje espiritual de Miguel Ángel aquí. Todos estamos desnudos ante Cristo, parece decir Miguel Ángel. Y en el juicio final, Cristo verá más allá de nuestras coberturas externas para juzgar nuestras almas.

Resumen de la lección

El artista renacentista italiano Michelangelo Buonarroti pintó una serie de frescos increíblemente detallados en Roma desde 1508-1512 y luego nuevamente desde 1535-1541. Están ubicados en la Capilla Sixtina , una iglesia en la Ciudad del Vaticano conocida por su importancia artística y religiosa.

Aunque Miguel Ángel inicialmente estaba en contra de pintar la Capilla Sixtina, finalmente completó una de las obras de arte más intrincadas, hermosas y profundamente significativas. Su trabajo destaca la humanidad y Dios, así como la relación entre los dos.

El trabajo de Miguel Ángel en el techo muestra la condición humana y la necesidad de Cristo de la humanidad. El Juicio Final de Miguel Ángel representa a un Cristo glorificado que finalmente regresó para reclamar a su pueblo y castigar a los malhechores. Miguel Ángel fue muy venerado por el público en ese momento. Algunos incluso pensaron que él mismo podría haber sido divino. Mirando su trabajo en la Capilla Sixtina, ¡es fácil ver por qué!

Articulos relacionados