foto perfil

Naciones satélite: definición y guerra fría

Publicado el 10 junio, 2021

Definición

Cuando piensa en un satélite, puede pensar en la estructura que transmite señales desde el espacio para ayudarlo a obtener todos los canales de televisión que desea. Los satélites se ponen en órbita sobre la Tierra y se mantienen en su lugar gracias a la gravedad terrestre. Entonces, ¿cómo puede una nación ser como un satélite? Cuando hablamos de una nación satélite , estamos hablando de una nación que está alineada y bajo la influencia de otra nación. Está atrapado en la órbita del otro país, al igual que un satélite está atrapado en la órbita de un planeta.

El término nación satélite se utilizó por primera vez para describir ciertas naciones en la Guerra Fría. Estas eran naciones que estaban alineadas con, pero también bajo la influencia y presión de, la Unión Soviética. Las naciones satélites de la Guerra Fría fueron Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Rumania, Bulgaria y Alemania Oriental. Los países de Occidente (como los EE. UU.) Comenzaron a usar el término “nación satélite” para describir a estos países, porque estaban mantenidos en la órbita por la atracción gravitacional de la Unión Soviética.

El camino a la nación satélite

Entonces, ¿cómo llegaron estos países a ser satélites de la Unión Soviética? Muchos de ellos tenían largas relaciones históricas con Rusia debido a su proximidad geográfica y se establecieron mucho antes de la Segunda Guerra Mundial. Preocupados por la agresiva expansión alemana, muchos países de Europa del Este buscaron a su vecino más grande, la Unión Soviética, para protegerlos.

No fue hasta la Segunda Guerra Mundial que los satélites se acercaron a la Unión Soviética. La Alemania nazi arrasó Europa del Este, conquistando todos los países a su paso antes de intentar derrotar a la Unión Soviética. En la Batalla de Stalingrado de 1942, los soviéticos pudieron detener a los alemanes y finalmente los empujaron de regreso a Berlín. Las fuerzas soviéticas liberaron Europa del Este en el camino y mantuvieron tropas estacionadas en estos países. Al final de la guerra, la Unión Soviética controlaba la mayor parte de Europa del Este.

En la Conferencia de Yalta de 1945 , los líderes de Estados Unidos, Inglaterra y la URSS discutieron cómo debería ser el mundo de la posguerra. El líder soviético, Joseph Stalin, argumentó que la Unión Soviética debería tomar la iniciativa en la reconstrucción y asistencia a países de Europa del Este como Polonia. Prometió honrar las elecciones libres y dejar que estos países determinen su propio futuro. En realidad, sin embargo, Stalin tenía la intención de mantener el control sobre los países de Europa del Este para crear una especie de zona protectora contra futuras invasiones del oeste.

Los aliados aceptaron el plan de Stalin, sin saber sus verdaderas intenciones. Con las tropas soviéticas todavía ocupando estos países de Europa del Este, Moscú envió agentes con instrucciones para manipular las elecciones para asegurar que ganaran los gobiernos comunistas prosoviéticos. Estos países parecerían independientes, pero estarían totalmente vinculados a la Unión Soviética.

Naciones satélite durante la Guerra Fría

Muy poco después de la Segunda Guerra Mundial, quedó claro que la Unión Soviética comunista y los Estados Unidos capitalistas chocarían. Cada lado quería mostrar fuerza y ​​poder. Se volvió más importante para la Unión Soviética mantener sus naciones satélites bajo su control, por lo que creó tres organizaciones para unir los satélites política, económica y militarmente.

En 1947, la Unión Soviética organizó Cominform , la Oficina de Información Comunista. Cominform la conformidad ideológica y política impuesta bajo la dirección de Moscú. Mientras Europa luchaba por la recuperación económica después de la guerra, Estados Unidos inició el Plan Marshall , que prometía ayuda a cualquier país que solicitara ayuda. Preocupada de que algunos países de Europa del Este pudieran buscar ayuda en los Estados Unidos, la Unión Soviética respondió creando Comecon en 1949. Comecon prometió ayuda económica a sus miembros y mantuvo las economías de los satélites atadas a la economía dirigida de la Unión Soviética.

Ese mismo año, Occidente introdujo una alianza militar llamada OTAN , la Organización del Tratado del Atlántico Norte. La OTAN fue esencialmente un acuerdo por el que Estados Unidos defendería militarmente a los países de Europa occidental. Naturalmente, la Unión Soviética se vio amenazada y respondió. En 1955, la Unión Soviética y sus satélites firmaron el Pacto de Varsovia.. Al igual que la OTAN, el Pacto comprometía a cada nación a defender a las demás en la alianza. Sin embargo, la Unión Soviética también utilizó el pacto para mantener el control sobre sus satélites. Por ejemplo, en 1956, Hungría se rebeló contra la URSS e intentó abandonar el Pacto de Varsovia. La Unión Soviética utilizó el Pacto para justificar una invasión a gran escala para aplastar la rebelión y mantener a Hungría bajo su control. A través del Cominform, el Comecon y el Pacto de Varsovia, la Unión Soviética mantuvo sus satélites en órbita durante la Guerra Fría.

El fin de los satélites

Los países satélites permanecieron vinculados a la Unión Soviética durante la mayor parte de la Guerra Fría. Durante mucho tiempo, el estilo de vida comunista, con atención médica gratuita y trabajos para todos, pareció genial, incluso si la policía secreta entrenada por los soviéticos acechaba las calles. Sin embargo, a fines de la década de 1980, la economía soviética no podía mantenerse a sí misma, y ​​mucho menos a sus muchas naciones satélites. Muchos de los satélites habían acumulado enormes deudas y la gente de estos países esperaba más libertades. En 1989, el escenario estaba listo para una ola de revoluciones. Comenzando en Polonia, luego Hungría, Alemania Oriental, Checoslovaquia, Bulgaria y Rumania, los satélites realizaron huelgas, manifestaciones y elecciones que finalmente expulsaron a sus líderes comunistas.

A diferencia de años anteriores, la Unión Soviética ya no intentó intervenir y detener la rebelión. El líder soviético, Mikhail Gorbachev, pudo ver que su país era demasiado débil y permitió que los satélites recuperaran su independencia y eligieran sus propios destinos. En solo un par de años, los satélites restantes se emanciparían y la Unión Soviética caería. Sin embargo, algunos de estos países aún mantienen fuertes lazos con Rusia. Ucrania, por ejemplo, todavía está debatiendo si forjar una identidad occidental más independiente o mantener su lealtad y alianza con Rusia.

Resumen de la lección

Las naciones satélites son aquellas naciones de Europa del Este que se aliaron y estuvieron bajo el control de la Unión Soviética durante la Guerra Fría, incluidas Polonia, Hungría, Rumania, Bulgaria, Checoslovaquia y Alemania del Este. Los satélites tenían relaciones históricas largas con Rusia, pero forjaron su alianza con la Unión Soviética durante y después de la Segunda Guerra Mundial. La Unión Soviética ocupó estos países después de liberarlos de los nazis y aseguró que gobiernos comunistas leales a los soviéticos llegaran al poder en cada uno de ellos. Después de la guerra, la Unión Soviética creó tres organizaciones para unir los satélites a su voluntad como contrapeso contra los EE.UU.Para la conformidad ideológica estaba el Cominform , para la economía estaba el Comecon , y para la alianza militar estaba laPacto de Varsovia . Estas organizaciones mantuvieron a las naciones satélites ligadas a la Unión Soviética durante la Guerra Fría hasta 1989, cuando los satélites se rebelaron y una Unión Soviética débil decidió no interferir.

Los resultados del aprendizaje

Después de ver la lección, debe establecer el objetivo de:

  • Explica qué se entiende por ‘nación satélite’
  • Describe cómo los países se convirtieron en satélites de la Unión Soviética.
  • Considere el impacto de las naciones satélites
  • Reconocer los eventos que llevaron al fin de las naciones satélites

Articulos relacionados