foto perfil

Nagual: Origen, creencias y hechos

Publicado el 6 marzo, 2024

¿Qué es un Nagual en la mitología?

Un nagual, también conocido como nahual, es un espíritu animal guardián mesoamericano. Es parte de los sistemas de creencias de muchas tribus en las regiones de Centroamérica, incluidos los pueblos maya, tolteca, zapoteca, olmeca y azteca. Si bien la naturaleza y los detalles del espíritu Nagual varían a lo largo del tiempo y el lugar, el hilo común es la conexión humana con una contraparte animal, típicamente determinada por un vínculo entre el sistema de calendario y la fecha de nacimiento del individuo. El nagual de un individuo a menudo servía como protector contra el mal y guardián de los individuos, garantizando suerte y seguridad.

Al igual que los sistemas del zodíaco que se encuentran en otras culturas, los atributos del individuo y su destino potencial podrían estar vinculados al animal conectado con el niño al nacer, y cada persona representa tanto los aspectos positivos como los negativos de un animal determinado. En algunas regiones y pueblos, los naguals estaban asociados en gran medida con los hombres, que encarnaban criaturas como el jaguar o el lobo, lo que los convertía en poderosos líderes y guerreros.

Las manifestaciones del nagual variaban desde rasgos generales de la naturaleza de una persona hasta cuentos reales de transformación física en animales o posesión de cuerpos animales por parte de humanos. Los naguales comunes incluyen venados, jaguares, pájaros, serpientes y zorros. La palabra “nahual” proviene de “nahualli” en muchas lenguas mesoamericanas, que puede significar “disfrazado”, “cambiaformas” o “bruja transformadora”. Si bien algunas tribus creían que los espíritus nahuales eran capaces de hacer el mal, la mayoría de las veces se creía que todas las personas estaban imbuidas de un nahual al nacer según el sistema de calendario.

Una imagen de un dibujo rupestre antiguo de espíritus naguales que muestra la transformación humana.

Origen Nagual

La creencia en los naguales estaba muy extendida entre las tribus mesoamericanas anteriores y los sistemas de creencias en toda la región centroamericana, incluidos Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, Belice y el sur de México. Tribus como los mayas y los aztecas perpetuaron la creencia de que los atributos humanos y la naturaleza podían ser influenciados y determinados por el sistema de calendario para alinearse con las criaturas naturales. Otras tribus y tradiciones creían que los naguales eran hereditarios y viajaban a través de varias generaciones de determinadas familias.

Se creía que el nagual había sido creado por el dios Tezcatlipoca, creador del cielo y la tierra, una figura central en la mayoría de los sistemas de creencias mesoamericanos. A medida que los primeros cristianos comenzaron a colonizar cada vez más México y Centroamérica, el nagual a veces se asoció con espíritus negativos y transformaciones malignas, típicamente vinculados con el diablo y la posesión demoníaca. Muchas variaciones en la creencia en los naguales en México y Centroamérica provienen de una mezcla de las primeras creencias indígenas y la influencia de los misioneros cristianos.

Significado nagual

Cada espíritu animal nagual estaba imbuido de ciertas cualidades acordes con el propio animal, tanto negativas como positivas. Una persona con un murciélago nagual podría ser aventurera y emocionante, pero también crítica o abrasiva. Un lobo puede ser digno de confianza y leal, pero también puede ser terco. La conexión de los humanos con los espíritus animales, o tonalismo, es común a muchos sistemas de creencias indígenas en todo el continente americano. Los vínculos con el calendario indicaban que los humanos nacían con una combinación de atributos principales propios de su animal tonal particular.

Estos rasgos pueden estar con ellos durante toda su vida o pueden adquirirse en la edad adulta. Como espíritu guardián, se creía que el animal traía suerte a quienes estaban bajo su dominio. Para aquellos en culturas que creían en experiencias físicas transformadoras, particularmente los hombres, estas transformaciones se asociaban típicamente con el inicio de la edad adulta.

Creencias naguales

Las creencias en el nagualismo variaban tanto en la naturaleza como en la intensidad de la conexión humano-animal. Algunos de estos incluyeron:

  • Había muchos rasgos comunes asociados con diferentes animales naguales, determinados según la parte del año en que nacieron, similar a otros sistemas zodiacales occidentales y orientales. Estos rasgos se adquirirían al nacer, aunque es posible que sólo se manifiesten más adelante en la vida.
  • Los rasgos naguales se manifestarían de acuerdo tanto con las fortalezas como con las debilidades de un animal en particular. Un lobo, por lo tanto, podría ser a la vez un poderoso cazador y proveedor, pero también terco.
  • En interpretaciones más sobrenaturales del nagual o del tonalismo en general, varias tribus y regiones a menudo creían en el cambio de forma, lo que permitía al humano convertirse en el animal en transformación, ya sea cambiando completamente de forma o exhibiendo sus acciones y personalidades. Algunas culturas creían que la conexión con el nagual podía conferir la capacidad de practicar magia o hechicería. Otros creían que los humanos podían habitar o apoderarse del cuerpo de su animal nagual intencionalmente.

Prácticas naguales

Si bien la conexión entre animal y humano podía dictarse en el momento del nacimiento, existían otras formas ceremoniales de determinar el espíritu animal desconocido de un individuo. También había formas de forjar una conexión entre el animal y el humano o fomentar una transformación en el propio nagual. Estos incluían actividades ceremoniales de diversos tipos, entre ellas:

  • A menudo, los hombres en la edad adulta viajaban a lo profundo del bosque lejos de la tribu para dormir, durante el cual el espíritu animal que los acompañaba los visitaba en sueños o aparecía al despertar.
  • La determinación del nagual en estas ceremonias a menudo empleaba la aplicación al cuerpo y la ingestión de hierbas como peyote y hongos alucinógenos, lo que provocaría un comportamiento animal que indicaba transformación y permitía a la persona encontrarse con su nagual en sueños o alucinaciones o obtener sus poderes.
  • En otras regiones, se creía que el nagual era el primer animal que cruzaba las cenizas de una casa después del nacimiento de un bebé.

Hechos naguales

Los naguales tienen una rica historia que persiste en las mitologías de Centroamérica y México en la actualidad. Los datos interesantes sobre esta poderosa conexión entre humanos y animales incluyen:

  • Muchos creen que las leyendas sobre hombres lobo y otras criaturas similares, mitad hombres y mitad bestias, tienen sus raíces en el nagualismo. Los lobos eran un nagual común y representaban lealtad y confiabilidad. Las primeras pinturas rupestres mesoamericanas presentan representaciones de estas criaturas, junto con lo que muchos llaman hombres jaguares. Tanto los lobos como los jaguares estaban asociados con el poder y la fuerza, convirtiéndose generalmente en líderes, guerreros y jefes.
  • Las creencias indígenas en el nagual se transformaron más tarde a medida que los colonos cristianos se extendieron hacia el sur, influyendo particularmente en las creencias naguales de México, donde a menudo se pueden encontrar implicaciones más negativas del nagualismo. Lo que las culturas indígenas veían como la transformación y encarnación de espíritus animales, los cristianos lo asociaban con la posesión demoníaca.
  • En las culturas que creían en la capacidad humana de cambiar de forma, la duración de la transformación también variaba. Algunos se centran más en que los individuos conserven su forma humana pero adquieran atributos como fuerza y ​​velocidad a través de su nagual. Otros creían en la transformación completa o posesión de formas animales.

Resumen de la lección

Los naguales, o nahuals, son espíritus animales afiliados a los humanos, a menudo determinados por su fecha de nacimiento. El nagual de un individuo a menudo servía como guardián, garantizando la suerte y la seguridad, y como protector contra el mal. Las culturas mesoamericanas de Centroamérica y México, así como las culturas indígenas de América, a menudo creen en el tonalismo, que dicta que ciertas partes del año están afiliadas con ciertos rasgos, tanto positivos como negativos. Los animales naguales incluyen lobos, jaguares, zorros, conejos, venados, coyotes y pájaros.

Existen variaciones según la cultura y la región en cuanto a los rasgos particulares asociados con los naguales, así como en qué medida se manifiestan, desde meras inclinaciones y personalidades hasta la transformación física completa en el nagual. Se cree que la creencia en los naguales es la raíz de las leyendas de hombres lobo y otros híbridos entre humanos y animales, que aparecen en las primeras representaciones rupestres de toda la región.

Articulos relacionados