foto perfil

Noúmeno: Definición, teoría y ejemplos

Publicado el 27 febrero, 2024

¿Qué es un noúmeno en filosofía?

El término ” noumenon ” significa “un objeto considerado en sí mismo” y la forma plural es “noumena”. En otras palabras, cuando uno intenta imaginar un noúmeno, entonces está intentando considerar una cosa en sus propios términos, fuera de las convenciones del pensamiento humano o incluso del marco de la mente humana. En caso extremo, considerar una cosa en sí misma requeriría dejar de lado cualquier característica que recurra al espacio y al tiempo.

Dado que considerar algo como un objeto en sí mismo requiere dejar de lado muchas de las fuentes habituales de conocimiento, no necesariamente tiene una aplicación práctica en la vida diaria. Por ejemplo, ni siquiera se podría considerar razonablemente “una copa como un noúmeno”, porque llamar a algo “una copa” ya implica una plétora de suposiciones sobre cómo entender el mundo y, de hecho, suposiciones sobre el mundo como sí mismo. Sin embargo, puede haber algo así como un noúmeno que sea, de alguna manera, la causa de una experiencia, incluso si no se puede identificar una relación significativa entre el noúmeno y la experiencia.

Si bien el término “noumenon” tiene orígenes griegos antiguos, recibió su primera conceptualización filosófica importante en las obras de Immanuel Kant, quien vivió de 1724 a 1804. Para Immanuel Kant, varios debates filosóficos podrían resolverse si se pudiera reconocer que la ciencia ( interpretado de manera amplia) sólo se aplica a cómo aparecen las cosas. Sostuvo que las personas caen en debates irresolubles sobre el conocimiento y la realidad cuando intentan razonar sobre cosas que no aparecen en la experiencia humana, como el alma inmortal, el libre albedrío y Dios. Para Kant, cosas como el libre albedrío, Dios y el alma inmortal son ideas de la razón, y aunque los humanos deseen comprender estas cosas, son incognoscibles como objetos teóricos.

Fenómenos versus noúmenos

Immanuel Kant enfatizó la distinción entre fenómeno y noúmeno. Dicho brevemente, mientras los noúmenos son objetos pensados ​​en sí mismos, los fenómenos son objetos tal como aparecen en la experiencia. La categoría de fenómenos incluye tanto los “objetos externos” que están ubicados en el espacio y el tiempo como también los “objetos internos” como representaciones, sentimientos, etc., que están ubicados en el tiempo pero no en el espacio externo. Mientras tanto, los noúmenos no aparecen en la experiencia en todos los casos y, por lo tanto, “noúmeno” es una especie de concepto límite o marcador de posición que enfatiza los límites de la experiencia humana.

¿Cuál es el origen de los noúmenos?

Si bien Immanuel Kant fue el pensador que hizo de los “noúmenos” un concepto filosófico importante, no inventó el término “toda la tela”. Al igual que el término “fenómeno”, “noumena” proviene del griego antiguo. Una traducción básica traduce “noúmeno” como “el objeto contemplado”. Incluso cuando no se utiliza el término “noúmeno”, varios conceptos actúan como predecesores del uso que hace Kant del término.

Por ejemplo, John Locke distinguió entre cualidades primarias y secundarias. Las cualidades primarias, como la extensión (ocupar espacio), pertenecen a un objeto de una manera estable y necesaria (en otras palabras, “objetiva”), mientras que las cualidades secundarias, como el color, hacen referencia más explícita a lo subjetivo y humano. sensación. Para Locke, los humanos pueden razonar sobre los datos sensoriales subjetivos para descubrir cualidades primarias y objetivas. Por ejemplo, a partir del sentido que uno tiene del color rojo, se puede utilizar la abstracción para descubrir la superficie extendida del objeto. La idea de Locke de calidad primaria es similar a la noción de noúmeno de Kant porque ambos son conceptos inteligibles y no empíricos que se definen por la exclusión de aspectos subjetivos de percepción e interpretación.

Antes de Locke y Kant, la teoría de las Formas de Platón fue precursora de la noción de noúmenos de Kant. Para Platón, los objetos empíricos y particulares dependen de las Formas para ser inteligibles. Por lo tanto, si bien uno puede ver y sostener una taza en particular, para que ese objeto sea reconocible como una taza, debe haber una idea universal e inmutable de una taza que los humanos usen para ver esa taza en particular. Sin esa idea, todos los objetos particulares serían cosas indeterminadas sin conceptos. Una Forma es como un noúmeno en la medida en que ambos son objetos inteligibles que hacen posible la experiencia, y tanto la Forma como el noúmeno no se extienden en el espacio y el tiempo.

Una de las principales innovaciones filosóficas de Kant es su teorización del espacio y el tiempo como formas de intuición. En otras palabras, la mente humana sitúa su experiencia de los objetos en el espacio y el tiempo. El espacio y el tiempo no están simplemente “ahí”; están activamente constituidos por el pensamiento humano. En consecuencia, todos los conceptos principales que Locke utilizó para las cualidades primarias deben asignarse a los fenómenos, incluso si son más abstractos que las sensaciones empíricas. Los noúmenos de Kant no proporcionan ningún conocimiento objetivo y sustantivo.

Teorías de los noúmenos

Los escritos de Immanuel Kant son complejos y a menudo ambiguos. En consecuencia, los estudiosos han debatido los méritos de las distinciones de Kant y también su significado mismo. Comentaristas e intérpretes han desarrollado varias teorías sobre cómo entender la idea kantiana del noúmeno, del mismo modo que otros estudiosos han mostrado dificultades con la teoría de Kant. Varias cuestiones que han recibido atención académica incluyen:

  • ¿Es “noúmeno” idéntico en significado a la frase de Kant “la cosa en sí” o a “el objeto trascendental” (que es una frase utilizada para denotar un objeto ideal que es una condición necesaria para tener una experiencia)?
  • ¿Son lo nouménico y lo fenoménico dos aspectos de la experiencia, o se refieren a mundos o reinos completamente diferentes?
  • Es importante mantener aparte que Kant parece distinguir entre el sentido positivo y negativo de “noúmeno”. El sentido negativo simplemente implica que el conocimiento humano, incluso el conocimiento matemático, sólo se aplica a los fenómenos y a nada fuera de ellos. El sentido positivo de noúmeno se aplica a conceptos que son puramente inteligibles y que uno podría conocer a través de una experiencia no sensorial, tal vez en una experiencia religiosa de dios como noúmeno. Kant critica este sentido de noúmeno.
  • Kant insiste en que el noúmeno es un concepto limitante. Para Kant, las personas deberían ser conscientes de que su experiencia siempre está limitada en virtud de conceptos humanos (y no simplemente por errores sensoriales). Así, la inefable noumenalidad del mundo suscita una necesidad insaciable de pensar y razonar sobre el mundo.

Críticas a los noúmenos

La filosofía de Kant generó un debate intelectualmente ambicioso y de gran alcance, y con ese debate surgieron críticas a su uso del término “noúmeno”. Además, incluso antes de la teoría de Kant, se habían hecho críticas a conceptos similares en otros pensadores, por ejemplo, la noción de cualidades primarias en el pensamiento de Locke. Las críticas al concepto de noúmeno incluyen:

  • Una crítica prekantiana de los noúmenos implica críticas a la idea de John Locke sobre las cualidades primarias y el materialismo. Locke argumentó que los objetos materiales existen y que tienen cualidades primarias que pueden descubrirse haciendo abstracción de sus cualidades empíricas secundarias. George Berkeley afirmó que era inconsistente ser empirista y creer en objetos materiales, ya que la sensación es un evento mental. De hecho, todo pensamiento es ineludiblemente “ideal”; por lo tanto, nada podría decirse de los objetos materiales (considerados como materiales).
  • Uno de los primeros críticos del trabajo de Kant fue Friedrich Heinrich Jacobi, quien criticó el uso que hace Kant de “noúmeno” porque Kant aparentemente (y necesariamente) hace afirmaciones sobre la existencia y cantidad de noúmenos. Jacobi señaló que existencia y cantidad son conceptos de la comprensión humana y, por lo tanto, la noción kantiana de “noumena” debería considerarse un fenómeno. Esto es una contradicción.
  • En crítica directa a la obra de Kant, Arthur Schopenhauer sostuvo que la voluntad humana era el noúmeno que podía conocerse en sí mismo. Por tanto, Kant tenía razón al insistir en una distinción entre las representaciones que se experimentan como fenómenos y el noúmeno. Sin embargo, Schopenhauer afirmó que la voluntad era la causa nouménica de los fenómenos.

Ejemplos de noúmenos

Suponiendo que los noúmenos son las causas inteligibles de la experiencia que, sin embargo, nunca aparecen directamente en la experiencia, hay varias ideas destacadas que podrían considerarse noúmenos. Estos ejemplos son ideas inteligibles que no pueden indicarse en el espacio ni en el tiempo. Para Kant, estas ideas no pueden conocerse, aunque la gente puede (y quizás debería) tener fe en ellas. Estas ideas incluyen:

  • Dios – Para Kant, existe una idea de dios que podría ser un noúmeno en la medida en que dios es un creador trascendente del universo. Un dios así no puede representarse, por ejemplo, en estatuas o pinturas.
  • El libre albedrío – Para Kant, la idea de una voluntad que se da a sí misma la ley moral es una idea que nunca es objeto de experiencia. Para Kant, los motivos humanos son siempre opacos y nunca se puede estar seguro de si se actuó por libertad o por inclinación.
  • El alma inmortal – Para Kant, el alma que persiste después de la muerte nunca aparece en la experiencia, por ejemplo, como una sombra o una imagen fantasmal de una persona. Sin embargo, la idea de una fuerza animadora que habita un cuerpo y continúa existiendo después de la muerte es una idea de un objeto nouménico.

Resumen de la lección

El término ” noúmeno ” se refiere a los objetos tal como se conciben en sí mismos, al margen de las limitaciones de la experiencia humana. Este término se distingue de ” fenómeno “, que se refiere a los objetos tal como aparecen. La distinción fue popularizada por el filósofo Immanuel Kant. Para Kant, los noúmenos son esencialmente incognoscibles, mientras que el conocimiento estable es posible cuando se trata de fenómenos. Es importante destacar que los “noúmenos”, como objetos considerados aparte de los conceptos humanos, ni siquiera tienen cualidades espaciales o temporales; son esencialmente un marcador de posición o un concepto limitante.

Una importante idea predecesora del “noúmeno” fue la idea de cualidades primarias dada por John Locke. Para Locke, las cualidades primarias pertenecían a los objetos mismos más allá de las sensaciones empíricas, que son, por naturaleza, subjetivas. Para Kant, sin embargo, incluso las cualidades primarias como la extensión todavía pertenecen a los fenómenos porque las personas todavía usan sus propios conceptos y mentes para llegar a afirmaciones sobre el objeto. Para Kant, fue útil distinguir entre el sentido positivo y negativo de “noúmeno”. El sentido negativo simplemente sostiene que hay algún aspecto nouménico detrás de los fenómenos que aún no se ha pensado plenamente. El sentido positivo de noúmeno, sin embargo, se refiere a ideas que supuestamente se intuyen a través de medios distintos de los sentidos empíricos normales. Kant criticó este sentido de noúmeno y pensó que ningún conocimiento o ciencia sería posible con respecto a tales objetos.

Articulos relacionados