Rodrigo Ricardo

Procedimientos y precauciones de seguridad para artistas

Publicado el 8 octubre, 2020

Seguridad primero

Ha habido muchos grandes artistas en la historia que encarnaron la creencia de que vale la pena morir por el arte. Por supuesto, esto generalmente se refiere al proceso de hacer un gran arte frente a la opresión política o social. Nadie celebró a los artistas que olvidaron abrir una ventana para una ventilación adecuada.

El proceso de hacer arte es una parte importante de la sociedad humana, pero también puede conllevar sus propios riesgos. Desde moldear una escultura en bronce fundido hasta realizar un simple boceto en grafito, los artistas deben ser conscientes de los riesgos de su oficio y tomar las precauciones adecuadas para protegerse contra ellos. Repasemos cuatro procedimientos básicos para ayudarnos a pensar en la seguridad. Puede que valga la pena morir por el gran arte, pero eso no significa que tengamos que hacerlo.

Conozca sus materiales

El primer consejo de seguridad que cubriremos hoy es conocer sus materiales. Los artistas tratan con una serie de materiales en sus proyectos, la mayoría de los cuales no son cosas a las que el cuerpo humano está naturalmente expuesto. Si bien los artistas pueden elegir un material porque funciona mejor para su proyecto, las consecuencias para la salud también pueden ser graves.

Tomemos, por ejemplo, la historia de esos anuncios de principios del siglo XX que a todos nos encanta ver en exteriores de ladrillo visto. ¿Sabes por qué han sobrevivido esas pinturas murales? Es porque los artistas usaron un material muy duradero que podía soportar los elementos: pintura a base de plomo. Sin conocer los riesgos de ese material, varios de esos pintores sufrieron e incluso murieron por envenenamiento por plomo. Existen historias similares sobre el uso de bórax, cal quemada e incluso asbesto por parte de los artistas.

Los artistas usaron estos materiales por una razón, y muchos materiales peligrosos siguen siendo excelentes para el arte. La clave aquí es investigar todos sus materiales, tomar conciencia de los riesgos que representan y tomar las precauciones adecuadas. En la mayoría de los casos, las gafas protectoras, las máscaras y los guantes de goma lo protegerán. Por supuesto, algunos materiales requerirán un equipo mucho más resistente (mirándolos a ustedes, soldadores), así que nuevamente, investigue todos los materiales y procesos que usará.

Sepa cómo almacenar materiales

Consejo de seguridad número dos: sepa cómo almacenar sus materiales. Muchas pinturas, selladores, barnices, esmaltes y fijadores están presurizados y, por lo tanto, son combustibles en las condiciones adecuadas o liberan humos nocivos. Si no se almacenan adecuadamente, generalmente en espacios frescos y bien ventilados, lejos de otros materiales, entonces podría ocurrir una tragedia.

Esta misma lógica se aplica a la eliminación de materiales. Los trapos aceitosos, por ejemplo, son algunos de los principales culpables de los incendios en los talleres. Los artistas no siempre piensan que una pila de trapos usados ​​pueda ser peligrosa, pero los vapores de los trapos se acumulan y pueden estallar en llamas. Estos trapos deben almacenarse en recipientes metálicos herméticos hasta que puedan eliminarse, ya sea quemándolos o destruyéndolos o dejándolos secar al aire en capas individuales y extendidas en un espacio fresco sin calor directo. Nuevamente, conozca todos sus materiales e investigue las opciones de almacenamiento y eliminación adecuadas para cada uno.

Conozca sus herramientas

Es esencial que los artistas investiguen los riesgos para la salud asociados con sus materiales, pero eso es solo la mitad de la batalla. También debe investigar sus herramientas y asegurarse de estar completamente capacitado para usarlas. En el caso más simple, la mala gestión de la herramienta podría resultar en un corte de papel bastante desagradable. En el caso más severo, imagina todo lo que podría salir mal por el mal uso de un horno a 1.500 grados.

Además de saber cómo usar sus herramientas correctamente, asegúrese de usar equipo de seguridad. Nuevamente, en la mayoría de los casos, las gafas protectoras, los guantes y las máscaras serán suficientes, pero otras herramientas pueden requerir delantales, cascos e incluso arneses de seguridad resistentes al fuego y a los productos químicos.

Conozca su entorno

Finalmente, conozca su entorno. No olvidemos al gran pintor paisajista escocés Patrick Nasmyth, quien quedó atrapado en una tormenta mientras dibujaba árboles, desarrolló un resfriado y murió.

Para quienes trabajan en interiores, una de las principales preocupaciones es siempre la ventilación. Si trabaja con cualquier tipo de productos químicos, esos vapores pueden subir al techo y acumularse con el tiempo. Esto lo expone a esos productos químicos y hace que su taller sea mucho más susceptible al fuego. Más allá de esto, los artistas corren un alto riesgo de inhalar pequeñas partículas de aserrín, yeso, piedra, grafito, carbón, pintura y fijadores. Incluso los ceramistas , artistas que trabajan con cerámica, pueden inhalar tantas partículas de arcilla en el aire en el transcurso de una carrera que esencialmente pueden comenzar a obstruir sus pulmones.

Desafortunadamente, muchos artistas creen que un simple ventilador o una ventana abierta proporcionarán suficiente ventilación, cuando esto simplemente no es cierto. Idealmente, un ventilador de campana es la mejor manera de eliminar rápidamente todas las partículas peligrosas de un espacio de trabajo, pero no es una opción práctica para todos.

Si su estudio no puede acomodar un ventilador de campana, intente bombear aire fresco continuamente en el estudio mientras expulsa aire sucio, algo que se puede lograr abriendo ventanas en lados opuestos de la habitación y equipando cada una con ventiladores industriales. Asegúrese de estar sentado frente al ventilador que sopla aire en la habitación para que el flujo de aire aleje los humos y los productos químicos de su cara, no hacia ella. Un flujo de aire excelente no importa mucho si se coloca en el camino de los productos químicos. Tu arte puede ser genial, pero eso no significa que tengas que sufrir por ello.

Resumen de la lección

El objetivo de todo artista no es solo crear un gran arte, sino poder seguir haciéndolo. Esto significa que debe considerar las precauciones y los procedimientos de seguridad. Como un buen lugar para comenzar, considere estos cuatro consejos:

  1. Conozca sus materiales: un artista debe investigar todos los materiales para comprender cómo la exposición puede afectar el cuerpo y tomar las medidas de seguridad adecuadas para evitar daños.
  2. Sepa cómo almacenar los materiales: ya sea para guardarlos o desecharlos, todos los materiales y herramientas deben almacenarse de manera que se minimicen los riesgos de combustión, envenenamiento, accidentes u otros percances.
  3. Conozca sus herramientas: no use herramientas para las que no esté capacitado y use todo el equipo de seguridad recomendado.
  4. Conozca su entorno: si está al aire libre, preste atención a cosas como el clima. Si está en interiores, preste atención a la ventilación.

¡Puntúa este artículo!