foto perfil

¿Qué es la aspergilosis? – Infecciones y síntomas por hongos

Publicado el 17 septiembre, 2020

Hongo parasitario en el aire

Con cada respiración que toma, está inhalando un patógeno potencialmente mortal. No puede ver este parásito flotando en sus fosas nasales y abriéndose camino hasta sus pulmones. Probablemente vuelvas a exhalar muchos de ellos, pero algunos se quedan con cada respiración. Si usted es un no fumador sano, no tenga miedo, su sistema inmunológico tiene una excelente oportunidad de destruir a los invasores antes de que puedan enfermarlo. Si sus pulmones o su sistema inmunológico están comprometidos, aún tiene una excelente oportunidad de escapar ileso de estos frecuentes ataques. Pero, para los pocos desafortunados entre nosotros, el patógeno fúngico Aspergillus podría ganar. Echemos un vistazo más de cerca y veamos en qué podríamos estar.

Aspergilo

Aspergillus es un género compuesto por varias especies de mohos que tienen el potencial de causar enfermedades fúngicas graves en humanos y animales. Este moho se puede encontrar literalmente en todas partes, tanto en el interior de los edificios como en la naturaleza. El organismo prefiere crecer en material vegetal en descomposición, pero también se puede encontrar en altas concentraciones en granos almacenados, materiales de construcción y polvo doméstico común. Aspergillus libera esporas reproductivas, que se transportan por el aire.

La única forma de contraer Aspergillus es inhalar esas esporas flotantes. No puede enfermarse por el contacto de persona a persona o de persona a animal, y sí inhala estas esporas todos los días de su vida. La inmensa mayoría de las esporas inhaladas son eliminadas por su sistema inmunológico sin problemas. Entonces, ¿cómo es que Aspergillus causa alguna enfermedad?

Hay dos formas principales en las que Aspergillus puede pasar de ser un contaminante ambiental común a un patógeno potencialmente mortal. La primera es si las esporas son inhaladas por una persona susceptible a la infección. Esto incluye a cualquier persona con un sistema inmunológico comprometido o una enfermedad pulmonar crónica. Las personas que han tenido un trasplante de órganos recientemente, las que reciben altas dosis de corticosteroides o los pacientes con cáncer que se someten a quimioterapia a menudo no pueden montar una defensa lo suficientemente fuerte y Aspergillus puede afianzarse. Las personas con alteraciones pulmonares crónicas, como las que padecen asma, fibrosis quística o fumadores, también tienen una mayor probabilidad de enfermarse por Aspergillus debido al aumento de la irritación y la inflamación presentes en el tejido pulmonar.

La segunda forma en que las personas pueden contraer Aspergillus es si inhalan una gran cantidad de esporas, demasiadas para que la respuesta inmune normal las pueda manejar. Esto generalmente ocurre en personas que están alterando las pilas de abono o limpiando grandes áreas de materia vegetal en descomposición, como lo que ocurre después de que la nieve del invierno se derrite y revela hojas de otoño húmedas. Los trabajadores de la construcción también están en riesgo porque los edificios y las renovaciones pueden levantar polvo y una gran cantidad de esporas.

Aspergilosis

Entonces, finalmente es primavera y necesita hacer la limpieza anual de su jardín. Desafortunadamente, fue un gran invierno para Aspergillus y respiraste una cantidad significativa de esporas. Que puedes esperar

La aspergilosis es cualquier enfermedad causada por el hongo Aspergillus . Esto suena como una definición bastante inútil, pero como verá, Aspergillus puede causar una amplia variedad de enfermedades dependiendo de dónde termine en el cuerpo. Más comúnmente, Aspergillus causa una reacción alérgica, similar a las alergias estacionales que hacen que la primavera y el otoño sean desagradables para millones de personas. El huésped infectado experimenta sibilancias y tos, pero el hongo en realidad no daña los tejidos pulmonares. Si el Aspergillus se instala en los senos nasales , también puede causar fiebre y dolores de cabeza.

El Aspergillus en los pulmones puede volverse más severo si el hongo puede crecer sin control del sistema inmunológico. Inicialmente, el hongo puede convertirse en un aspergiloma pulmonar , que es una bola redonda parecida a un tumor de crecimiento de hongos filamentosos en los pulmones. Esta masa puede provocar dificultad para respirar y dolores en el pecho y siempre requiere extirpación quirúrgica. Si se permite que Aspergillus continúe creciendo en los pulmones sin control, puede convertirse en aspergilosis invasiva .

Este es el tipo de infección más mortal en la que el hongo se propaga por todo el cuerpo. El parásito puede invadir otros órganos e interferir con el funcionamiento normal. Las masas de hongos pueden bloquear los vasos sanguíneos, causar inflamación en el revestimiento del corazón y cambiar la función mental si invaden el cerebro. Los síntomas pueden variar según los órganos invadidos, pero generalmente incluyen tos con sangre, escalofríos, fiebre, dolores de pecho, dolores de cabeza y dificultad para respirar. Cuando se desarrolla aspergilosis invasiva, se requiere tratamiento rápidamente o puede ser fatal.

Hay un par de puntos adicionales de infección que no involucran los pulmones, pero son más raros. El hongo crece muy bien en la cera de los oídos causando hinchazón dolorosa, picazón y secreción. La piel rota también es una puerta de entrada. Si Aspergillus invade la piel alrededor de quemaduras, aberturas quirúrgicas o piel rota, puede causar ampollas, hinchazón, sensibilidad y fiebre.

Diagnostico y tratamiento

La aspergilosis se puede diagnosticar de varias formas dependiendo de dónde esté creciendo el hongo. El primer paso es interrogar al paciente y obtener un historial preciso para determinar una fuente probable del hongo. Si el paciente estaba trabajando en la construcción o perturbando plantas en descomposición, eso puede ser evidencia suficiente para comenzar el tratamiento. Se pueden tomar muestras de las superficies y colocarlas en un medio de cultivo en un laboratorio para buscar el crecimiento de hongos. A veces, se utilizan radiografías de tórax o tomografías computarizadas para buscar masas en los pulmones o en los órganos, que luego se pueden realizar una biopsia para determinar si Aspergillus es la causa.

El tratamiento incluye el medicamento antimicótico voriconazol , que ha demostrado ser más eficaz para eliminar el Aspergillus con menos efectos secundarios que otros antifúngicos. También se pueden usar otros antifúngicos comunes en lugar o además del voriconazol en caso de una cepa resistente de la enfermedad.

Debido al potencial de enfermedades graves y muerte, las personas con sistemas inmunológicos comprometidos deben evitar las áreas húmedas, las pilas de abono y el polvo de la construcción. Si la simple evitación es imposible, se pueden administrar medicamentos antimicóticos profilácticos para prevenir la infección antes de que se establezca. A pesar de la abundancia generalizada de las esporas en el aire, los casos reales de aspergilosis son raros y solo afectan a una o dos de cada 100,000 personas en los Estados Unidos cada año.

Resumen de la lección

Revisemos. Aspergillus es un hongo patógeno filamentoso que puede causar enfermedades en humanos. El parásito crece en material vegetal en descomposición y se encuentra comúnmente en contenedores de abono, granos, materiales de construcción y polvo. El hongo libera esporas que, cuando se inhalan, pueden causar enfermedades respiratorias en humanos y animales. Las personas inhalan las esporas todos los días y la gran mayoría nunca se enferma. Las personas que inhalan una gran cantidad de esporas o aquellas con enfermedad pulmonar crónica o función inmunológica comprometida tienen más probabilidades de desarrollar síntomas.

La aspergilosis es cualquier enfermedad causada por el hongo cuando coloniza un huésped. La enfermedad puede ser tan leve como la tos y las sibilancias asociadas con las alergias estacionales o tan grave como una infección de todo el cuerpo potencialmente mortal. En el caso de infecciones generalizadas, se requiere un diagnóstico y tratamiento oportunos. El diagnóstico generalmente se realiza sobre la base del historial del caso y los síntomas, pero se pueden usar radiografías, crecimiento de hongos y biopsias para hacer un diagnóstico más preciso. El tratamiento generalmente solo requiere el medicamento antimicótico voriconazol , pero las cepas resistentes pueden eliminarse con cualquier número de medicamentos antimicóticos comunes.

Los resultados del aprendizaje

Después de esta lección, podrá:

  • Identificar Aspergillus y describir cómo ingresa al cuerpo.
  • Resumir por qué Aspergillus suele ser inofensivo, pero otras veces causa infección.
  • Explicar los síntomas de la aspergilosis.
  • Describir cómo se diagnostica y trata la aspergilosis.

Articulos relacionados