Rodrigo Ricardo

¿Qué es la inmunoglobulina E (IgE)? – Definición, función y análisis de sangre

Publicado el 13 agosto, 2022

Definición de inmunoglobulina

Sentirse enfermo cuando tiene una infección viral o bacteriana es la forma en que su cuerpo mata al patógeno, pero ¿cómo sabe el cuerpo cuándo reaccionar ante la presencia de una partícula infecciosa? Este es el trabajo del sistema inmunológico, que utiliza anticuerpos para reconocer patógenos y desencadenar respuestas para erradicar agentes potencialmente dañinos.

Un anticuerpo es una proteína cuyo nombre técnico es inmunoglobulina. Dicho de otra manera, las inmunoglobulinas son partículas que circulan por todo el cuerpo y vigilan los agentes infecciosos. Hay solo un puñado de tipos de inmunoglobulinas, y uno de ellos es el tipo E.

Inmunoglobulina E

La inmunoglobulina E (IgE) es una clase de anticuerpo específico de los mamíferos; las aves y los peces no tienen IgE en su sistema inmunológico como los humanos. Como todos los anticuerpos, es una proteína en forma de Y que contiene regiones de unión para los antígenos, las partículas extrañas, en ambos brazos de la Y. Comprende un porcentaje muy pequeño de las inmunoglobulinas que se encuentran en la sangre de los mamíferos: solo 1 de cada 2.000 proteínas Ig son IgE (menos del 1%), frente a las casi 3 de cada 4 que son IgG, por ejemplo.

La inmunoglobulina E (IgE) es responsable de transmitir inmunidad a varios parásitos. Sin embargo, ha llamado la atención recientemente debido a su papel en las reacciones alérgicas a estímulos, como medicamentos, alimentos y picaduras de abejas. También se cree que es una causa de asma.

IgE y asma

Cuando el sistema inmunológico se encuentra con un alérgeno ambiental y lo identifica como peligroso o potencialmente dañino, desplegará IgE para unirse al antígeno o partícula infecciosa, como el polen. La unión de la inmunoglobulina al antígeno da como resultado la respuesta inflamatoria, que está destinada a librar al cuerpo de la infección o volverlo inerte, pero también causa los síntomas que experimenta la persona afectada.

Es este proceso el que hace que una persona se sienta mal mientras el cuerpo lucha contra una infección: el aumento de la temperatura y la producción de moco son algunas de las formas en que el sistema inmunológico combate a un intruso. Además de tomar estos pasos para combatir el alérgeno, el sistema inmunológico también creará más moléculas de IgE para que pueda estar mejor preparado la próxima vez que se presente el mismo alérgeno.

Si el sistema inmunológico crea una sobreabundancia de IgE, entonces la reacción inmunológica al próximo encuentro con el alérgeno será más efectiva pero causará más malestar al individuo. Si la sobreabundancia de IgE es más alta que un rango saludable, entonces la reacción al alérgeno puede causar más daño del que habría causado el alérgeno en primer lugar.

El resultado es una reacción alérgica. Esta es la razón por la que algunas personas pueden experimentar una inflamación severa e inmediata después de recibir, por ejemplo, una picadura de abeja, mientras que la mayoría de las personas solo se sentirán levemente irritadas incluso después de varias picaduras de abejas. Los niveles de IgE marcan la diferencia entre una respuesta inmunitaria normal y una peligrosa.

Prueba de sangre IgE

A medida que la comprensión de la comunidad médica sobre las reacciones alérgicas ha mejorado en los últimos años, se ha prestado más atención clínica a la IgE. Cuando se presenta una posible reacción alérgica en un paciente, un análisis de sangre para IgE se encuentra entre las pruebas que los médicos administrarán para determinar si el individuo, de hecho, tiene una alergia. Debido a que los niveles de IgE en la sangre son extraordinariamente bajos en condiciones normales, la detección de un nivel elevado indica que una persona tiene el potencial de una reacción desproporcionada a un alérgeno.

Los análisis de sangre incluso pueden determinar qué alérgeno específico estimulará el exceso de IgE. Las muestras de varios alérgenos comunes y sustancias a las que el paciente tiene sensibilidad se mezclarán en tubos de ensayo con el suero sanguíneo del paciente, y una enzima especial cambiará el color de la solución si se produce la unión entre el alérgeno y la IgE.

Resumen de la lección

La inmunoglobulina E (IgE) es una clase de anticuerpo que usa el sistema inmunológico para identificar patógenos. La IgE suele ser responsable de identificar los parásitos, pero también se sabe que identifica los alérgenos alimentarios y los alérgenos ambientales que causan el asma. Un aumento no saludable en los niveles de IgE es responsable de que una persona tenga una reacción alérgica a uno de estos agentes. La comprensión del papel que desempeña la IgE en las reacciones alérgicas y el desarrollo de pruebas para detectar la presencia y actividad de IgE en la sangre de los pacientes ha permitido a los médicos identificar reacciones alérgicas potencialmente dañinas antes de que ocurran, un proceso que salvará vidas.

4.9/5 - (20 votes)