foto perfil

Reflejo en Psicología: Definición, ejemplos y condicionamiento

Publicado el 20 marzo, 2024

¿Qué son los reflejos?

Un reflejo es una respuesta involuntaria que ocurre sin pensamiento o esfuerzo consciente. Los reflejos ayudan a mantener los órganos internos funcionando correctamente y protegen al cuerpo de daños. Los reflejos requieren tanto un estímulo incondicionado como una respuesta incondicionada. Esto significa que estos reflejos son innatos y no es necesario aprenderlos ni practicarlos. Por ejemplo, el instinto de alejar la mano de una estufa o plancha caliente no es una respuesta aprendida tras haberse quemado en el pasado. Más bien, es un reflejo automático que no es necesario enseñar. Los estudios muestran que ocho de los reflejos primitivos están bien demostrados en bebés prematuros que nacen a partir de las 25 semanas. Los biólogos evolucionistas creen que estos reflejos se desarrollaron como una herramienta necesaria para prevenir lesiones y garantizar la supervivencia.

Los mensajes sobre estímulos se comunican al cerebro mediante neuronas aferentes, y el cerebro envía respuestas utilizando neuronas eferentes. Estos mensajes le dicen al cuerpo que reaccione sin la entrada del pensamiento consciente. Todo esto ocurre sin condicionar ni aprender el comportamiento. Incluso si un individuo nunca antes ha experimentado una quemadura, el reflejo funcionará de la misma manera, convirtiéndolo en una respuesta incondicionada. Los reflejos rápidos son clave para la supervivencia y para proteger el cuerpo de lesiones.

Ejemplos de reflejos

Hay dos tipos principales de reflejos: los que involucran a los músculos esqueléticos y los que involucran a los órganos internos. Los reflejos flexores, extensores, locomotores y estatocinéticos implican el movimiento de los músculos esqueléticos. Los reflejos digestivos, cardiovasculares, excretores y secretores involucran diferentes procesos relacionados con los órganos internos. Por ejemplo, los reflejos cardiovasculares pueden realizar ajustes en el ritmo cardíaco en presencia de ciertos estímulos. Un individuo no tiene que pensar ni tomar decisiones conscientemente con respecto a su frecuencia cardíaca. Estos reflejos hacen los ajustes necesarios de forma instintiva. Asimismo, los reflejos ayudan al tracto digestivo a procesar los alimentos y moverlos a través de los intestinos mediante reflejos que responden a la presencia de alimentos y al estiramiento de las paredes del estómago.

Algunos reflejos están presentes desde el nacimiento y son exclusivos de los bebés. Por ejemplo, cuando se acaricia la mejilla de un bebé, éste inmediatamente girará la cabeza en esa dirección. Esto se llama reflejo de “enraizamiento”. Los bebés también poseen un reflejo de succión, lo que hace que comiencen a chupar inmediatamente cuando algo está cerca de su boca. Estos reflejos son reflejos de supervivencia que les ayudan a alimentarse desde el nacimiento.

Una lista más exhaustiva de ejemplos de reflejos incluiría lo siguiente:

  • Parpadeando cuando algo vuela hacia los ojos.
  • Reflejo pupilar a la luz o disminución del tamaño de la pupila que se produce en respuesta a la luz brillante.
  • Temblando de frio
  • Estornudos
  • Toser para despejar las vías respiratorias.
  • Apartar la mano del fuego o de una estufa caliente
  • Patear la parte inferior de la pierna cuando un médico golpea el tendón rotuliano en la rodilla
  • El reflejo de succión de un bebé, como reacción a cualquier cosa que toque cerca de la boca.
  • Regulación de la frecuencia cardíaca por varios nervios aferentes y eferentes.
  • La reacción del reflejo gastrocólico a los estiramientos en las paredes del estómago al mover el material digerido en el intestino delgado.

Reflejos y acondicionamiento

Si bien son involuntarios, los reflejos pueden condicionarse para que se produzcan en determinadas circunstancias. El condicionamiento pavloviano, también conocido como condicionamiento clásico, ocurre cuando se combinan dos estímulos para crear una reacción. Lleva el nombre de Ivan Pavlov, un fisiólogo ruso mejor conocido por sus experimentos y su concepto de condicionamiento clásico y reflejo condicionado. Sus experimentos más famosos consistieron en entrenar perros para que asociaran el sonido de una campana o un timbre con la alimentación. En estos experimentos se midieron las secreciones salivales del perro. Inicialmente salivaban cuando se les colocaba un plato de comida delante. Sin embargo, con el tiempo, Pavlov usaría el sonido de la campana o el timbre cuando los perros eran alimentados hasta que los perros comenzaron a asociar el sonido con la comida. Con el tiempo, los perros salivaban ante el sonido incluso sin que hubiera comida presente.

Estímulo incondicionado

En el experimento de Pavlov, la comida es un estímulo incondicionado. Un estímulo incondicionado provoca una respuesta automática sin entrenamiento ni condicionamiento. Los perros no necesitan ser entrenados para salivar en presencia de comida.

Respuesta incondicionada

Una respuesta incondicionada ocurre como reacción a un estímulo. No es un comportamiento aprendido y no requiere esfuerzo. En el ejemplo, Pavlov presentó un plato de comida y midió las secreciones salivales del perro. Salivar más cuando se les presentó el plato de comida fue una respuesta incondicionada que experimentaron los perros. No era necesario enseñarlo y fue una respuesta involuntaria o sin esfuerzo.

Estimulo condicionado

Un estímulo condicionado es algo que provoca una reacción en un animal o en un ser humano porque se ha asociado con otra cosa. En el ejemplo de los perros de Pavlov, la campana es el estímulo condicionado. Si bien normalmente no causaría una reacción en los perros, estaban condicionados a asociar la campana con la comida y, finalmente, la campana provocó la reacción de salivación al igual que la comida misma.

Respuesta condicionada

La respuesta condicionada es una respuesta automática, pero se logra mediante entrenamiento. En los experimentos de Pavlov, la respuesta incondicionada es la respuesta automática de los perros de salivar cuando escuchan la campana. Si bien no estaban pensando conscientemente en salivar, hubo que entrenarlos para asociar la campana con la comida antes de que ocurriera esta reacción. Se aprendió con el tiempo, convirtiéndola en una respuesta condicionada.

Resumen de la lección

En psicología, se conoce como reflejo a una respuesta involuntaria que ocurre sin un esfuerzo consciente. Algunos reflejos involucran órganos internos, mientras que otros involucran músculos esqueléticos. Por ejemplo, existen ciertos reflejos que controlan la frecuencia cardíaca en respuesta a estímulos. Los reflejos requieren tanto un estímulo incondicionado como una respuesta incondicionada. Son importantes tanto para la supervivencia como para evitar lesiones. Los ejemplos incluyen parpadear, estornudar, ajustar las pupilas en respuesta a la luz, levantar un brazo para proteger la cara, cambios automáticos en la frecuencia cardíaca y tos.

Un estímulo incondicionado provoca una respuesta automática sin entrenamiento ni condicionamiento. Por ejemplo, un hierro candente es un estímulo incondicionado porque tocarlo provocará un reflejo inmediato de retirar la mano, independientemente de la experiencia previa con hierros candentes. Una respuesta incondicionada es una reacción automática a un estímulo. Un estímulo condicionado es algo que provoca una reacción en un animal o un ser humano porque se ha asociado con otra cosa, mientras que una respuesta condicionada es una respuesta aprendida a ese estímulo. Ivan Pavlov, un fisiólogo ruso, es mejor conocido por demostrar estos conceptos en sus experimentos y en su teoría del condicionamiento clásico.

Articulos relacionados