foto perfil

Resumen del asunto Dreyfus

Publicado el 23 octubre, 2020

Dreyfus y el antisemitismo

El capitán Alfred Dreyfus fue incluido en la lista negra por su propio ejército y gobierno debido a una corriente oculta de antisemitismo en la sociedad francesa que se expuso durante su juicio. Fue acusado de espionaje con documentos falsificados, e incluso cuando quedó claro que era inocente, sus partidarios tuvieron que librar una larga batalla de relaciones públicas para anular su condena.

Pero años antes de lo que se conoció como el ‘Asunto Dreyfus’, Alfred Dreyfus nació en Mulhouse, Francia, en octubre de 1859, en el seno de una familia adinerada. Estudiante brillante, estudió en la Ecole Polytechnique de París. Después de graduarse, se decidió por una carrera militar y rápidamente ascendió al rango de capitán y fue asignado al Ministerio de Guerra. Aquí es donde comenzaron sus problemas.


Alfred Dreyfus
Fotos de Alfred Dreyfus

Dreyfus en juicio

En 1894, la inteligencia francesa descubrió que alguien dentro del ejército francés había vendido secretos militares a los alemanes. El dedo apuntaba a Dreyfus y los documentos supuestamente revelaban que él era el culpable. Su juicio fue excesivamente rápido y se hizo evidente que su origen judío lo convertía en el chivo expiatorio de los militares. En 1895, Dreyfus fue condenado a cadena perpetua y enviado a la Isla del Diablo , una prisión en la Guayana Francesa.

Opinión pública francesa

Cualquiera que siguiera estos eventos podría decir que algo era turbio, y la opinión francesa se dividió en dos facciones: los Dreyfusards , que apoyaron la reapertura del caso y exigieron una audiencia justa para Dreyfus, y los anti-Dreyfusards , que querían que el veredicto se mantuviera.

Un partidario de Dreyfus fue Theodor Herzl, considerado el fundador del sionismo político moderno. Después de presenciar el juicio, Herzl se sintió más convencido que nunca de que una patria independiente para los judíos era la única solución real al antisemitismo. El asunto Dreyfus fue, por tanto, uno de los muchos problemas que impulsaron el impulso por una patria judía.


Theodor Herzl
Theodor Herzl

Emerge nueva evidencia

Mientras Dreyfus deambulaba por la Isla del Diablo, surgieron nuevas pruebas de que Dreyfus era inocente. En 1896, el teniente coronel Georges Picquart descubrió pruebas de que el mayor Ferdinand Walsin Esterhazy, y no Dreyfus, era el culpable en el asunto del espionaje. Una línea sólida de evidencia fue que la letra de Esterhazy se encontró en los mismos documentos que originalmente habían apuntado a Dreyfus.

Sin embargo, los militares franceses presionaron a Picquart para que guardara silencio sobre estos hallazgos e incluso lo reasignaron a África para mantenerlo fuera de la vista. Sin embargo, Picquart filtró noticias de esto antes de su partida, y la presión pública obligó a los tribunales a volver a escuchar el juicio.


Georges Picquart
Georges Picquart

Documentos falsificados

Sucedieron más eventos desgarradores y todo el episodio adquirió una atmósfera de telenovela. Por temor a ser procesado, Esterhazy huyó del país. Además, el mayor Hubert-Joseph Henry, que anteriormente había presentado documentos que vinculaban a Dreyfus con el espionaje, admitió públicamente que eran falsificaciones creadas para fortalecer el caso del ejército contra Dreyfus. Henry estaba ahora encarcelado para esperar su propio juicio, pero antes de que comenzara el juicio, se suicidó. Para que nadie piense que esto acabaría con las cosas, vendría más drama.


Hubert-Joseph Henry
Hubert-Joseph Henry

Intelectuales franceses

La turbidez de estos eventos se volvió más difícil de ignorar, especialmente a medida que se involucraron más intelectuales y estadistas franceses de alto perfil. Algunos notables fueron el periodista Joseph Reinach, quien escribió en nombre de Dreyfus y luego escribió una historia del juicio. Otro fue Auguste Scheurer-Kestner, un político francés, oriundo de la misma región que Dreyfus. Otro fue el crítico literario Bernard Lazare, que tomó la pluma y escribió en nombre de Dreyfus. Sin embargo, el más poderoso fue Emile Zola.

Emile Zola y J’Accuse

A pesar de todas las pruebas acumuladas contra Esterhazy, fue absuelto de todos los cargos y Dreyfus aún languidecía en prisión. Indignado, en enero de 1898, el novelista francés Emile Zola escribió un artículo editorial en la revista L’Aurore titulado ‘Carta al presidente de la República’ con la frase incendiaria ‘J’accuse’ que significa ‘Yo acuso’ en francés encabezando el artículo. . Se trataba de una publicación de un perfil particularmente alto, dado que era propiedad de Georges Clemenceau, futuro primer ministro de Francia. Zola argumentó con franqueza que los militares habían conspirado con los tribunales para procesar a Dreyfus. Zola fue procesado, declarado culpable de difamación y condenado a prisión, pero se escapó y se refugió en Inglaterra.


Emile Zola
Emile Zola

Dreyfus perdonado y exonerado

Los tribunales siguieron sometidos a una enorme presión para anular el veredicto original contra Dreyfus. A fines de 1899, fue liberado de la Isla del Diablo para un nuevo juicio en Rennes, Francia, pero increíblemente, fue declarado culpable por segunda vez, ¡pero con una sentencia reducida! Por temor a disturbios públicos, el primer ministro francés, René Waldeck-Rousseau, le concedió el perdón a Dreyfus. Esto no era lo que quería Dreyfus, porque un perdón implicaba una admisión de culpabilidad. Lo que él y su familia querían era la exoneración , lo que significaba una confesión judicial de que era inocente. Sin embargo, para salir de la cárcel, Dreyfus aceptó el indulto.


Un anciano Alfred Dreyfus
Un anciano Alfred Dreyfus

En 1904, a Dreyfus se le concedió otro nuevo juicio en un tribunal de apelaciones, y en 1906, finalmente fue absuelto de todos los cargos y se extendió la exoneración total. Finalmente liberado, Dreyfus regresó al servicio militar por un tiempo, ascendiendo al rango de mayor. Después de su retiro formal, vivió una vida tranquila y murió en julio de 1935. Lamentablemente, no fue hasta 1995 que el ejército francés se disculpó formalmente por todo el asunto.

Resumen de la lección

El caso Dreyfus reveló profundas fisuras dentro de la sociedad francesa. La injusta condena de Dreyfus dividió a Francia en Dreyfusards : los que apoyaban a Dreyfus y los anti-Dreyfusards.– los que querían que se mantuviera la condena. La profunda naturaleza del antisemitismo fue evidente a lo largo de esta terrible experiencia. Georges Picquart encontró evidencia que exoneró a Dreyfus, pero fue enviado a África para mantenerlo callado. Hubert-Joseph Henry, quien admitió haber presentado documentos falsificados, no hizo nada para alterar el veredicto de Dreyfus. El pobre historial de este juicio convenció a personas como Theodore Herzl de que los judíos necesitaban su propia patria y aceleraron el impulso del sionismo. Por último, la sórdida naturaleza del juicio llevó a intelectuales franceses como Emile Zola a escribir artículos editoriales incendiarios denunciando al gobierno por su descarado desprecio por la ley. Al final, Dreyfus fue indultado y finalmente exonerado, no sin antes haber pasado cinco años en prisión por un crimen que no cometió.

Articulos relacionados