Riesgo sistemático y no sistemático: definición y ejemplos

Publicado el 6 septiembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

¿Qué es el riesgo?

El Diccionario Oxford define riesgo como la exposición al peligro, daño o pérdida. Cuando hablamos de riesgo en los mercados financieros, utilizamos la parte de pérdida de esa definición, en términos de dinero que podríamos perder. El riesgo no es algo que podamos eliminar por completo. Podemos reducirlo, mitigarlo y, de lo contrario, asegurarnos de que no defina nuestras inversiones, pero siempre habrá algún riesgo cuando busquemos obtener una recompensa financiera.

Pero no todos los riesgos son iguales. Ser un inversor inteligente requiere poder identificar diferentes tipos y causas de riesgo. Esto nos permitirá desarrollar un plan para gestionarlo de forma activa, y si sufrimos una pérdida, según el tipo de riesgo que se haya producido, tendremos un plan desarrollado, de antemano, para gestionarlo. En el mercado de valores, todo riesgo se puede clasificar en una de dos categorías: sistemático o no sistemático.

Riesgo no sistemático

El riesgo no sistemático está asociado con cada acción individual debido a eventos y riesgos específicos de la empresa. Por ejemplo, una acción popular que ha sido volátil es Netflix o NFLX. NFLX ha sido tan bajo como $ 60 y tan alto como $ 500, lo que significa que no solo ha subido de $ 60 a $ 500, sino que ha vuelto a bajar por debajo de $ 100, ¡solo para volver a subir!

Ese tipo de volatilidad suele ser específico de una sola acción, especialmente aquellas que aún están construyendo su plan de negocios y cuyos inversores aún están tratando de descubrir el mejor método de valoración. Un anuncio, como un nuevo nombre para su negocio de DVD, acuerdos para incluir más contenido de ciertas redes y el crecimiento de suscriptores internacionales, son todas historias específicas de Netflix que han llevado a aumentos o disminuciones de acciones específicas de Netflix. Ésta es la definición de riesgo no sistemático.

No hay nada que un inversor pueda hacer para evitar el riesgo no sistemático inherente a cualquier acción que posea. Pueden evitar un alto grado de riesgo no sistemático al no comprar ese tipo de acciones, pero todas las acciones tienen algún grado de riesgo no sistemático. De hecho, existe incluso una métrica que los analistas financieros utilizan para determinar cuánto riesgo no sistemático tiene una acción.

Esta métrica se llama beta y mide cuánto se mueve la acción en relación con el mercado en general. Una beta de uno significa que si el S&P 500 aumenta un 1%, las acciones aumentarán, en promedio, un 1%. Básicamente, una beta de uno significa que la acción tiene un riesgo no sistemático bajo. Una beta superior a uno significa que las acciones se moverán más, en promedio, que el mercado, y una beta de menos de uno significa que las acciones, en promedio, se moverán menos que el mercado. Por ejemplo, si una acción tiene una beta de 2 y el mercado aumenta un 0,5%, podríamos esperar que esa acción aumente un 1%. Si la acción tuviera una beta de .7 y la bolsa cayera un 2%, podríamos anticipar que la acción caería un 1.4%.

Riesgo sistemático

El riesgo sistemático es el riesgo que es simplemente inherente al mercado de valores. Si hay un evento o anuncio que afecta a todo el mercado de valores, por lo que la mayoría de las acciones bajan de valor, eso es una reacción al riesgo sistemático. No significa nada, específicamente, sobre ninguna acción individual; solo significa que los inversores en general están asustados y que se están produciendo más ventas (lo que hace que los precios bajen) que compras (lo que haría que los precios subieran).

A diferencia del riesgo no sistemático, los inversores pueden protegerse contra el riesgo sistemático. Los diferentes tipos de acciones reaccionan de manera diferente a diferentes tipos de eventos sistemáticos. Por ejemplo, si hay un anuncio de que la Reserva Federal va a aumentar las tasas de interés, las acciones bancarias podrían caer más bajas que las acciones industriales. O, si hay malas noticias sobre el crecimiento económico de China, que ha incluido una gran cantidad de acciones de construcción, transporte y minería, las acciones pueden bajar más que las acciones bancarias.

Por lo tanto, poseer acciones en varias empresas e industrias diferentes, una estrategia conocida como diversificación , puede ayudar a proteger su cartera contra el riesgo sistemático. Echemos un vistazo más de cerca a la diversificación.

Diversificación

Incluso la diversificación no puede protegerlo completamente contra el riesgo sistemático; siempre será una preocupación. Pero puede ayudarlo a protegerse del impacto total del riesgo sistemático.

Por ejemplo, supongamos que posee cinco acciones diferentes, pero todas están relacionadas con la construcción, la minería o el transporte. Si salen esas malas noticias sobre la economía de China, esas industrias podrían sufrir una caída del 5%. Ahora, usted es propietario de diferentes empresas, pero dado que todas pertenecen a las industrias afectadas, su pérdida aún podría promediar el 5%.

Por otro lado, imagine que posee cinco acciones, pero tiene un transporte, un banco, una tienda minorista, una acción de tecnología y una acción de entretenimiento. Esa mala noticia sobre la economía china podría darle un gran golpe a sus acciones de transporte, pero tal vez los demás solo reciban un pequeño golpe, o se mantengan estables. Luego, gracias a su diversificación, tal vez el día en que el sector del transporte sufra un impacto del 5%, su cartera solo sufra un impacto del 2%.

Resumen de la lección

Todos los que invierten en el mercado de valores saben que “sin riesgo no hay recompensa”. Pero no todos los riesgos son iguales. El riesgo no sistemático es el riesgo asociado con una sola acción y puede medirse por la beta de esa acción. No puede ser administrado por el inversor, pero conocer el riesgo no sistemático es importante para que pueda ser considerado en su estrategia de inversión.

El riesgo sistemático es el riesgo asociado con todo el mercado de valores. No hay forma de evitar el riesgo sistemático, e incluso los inversores más conservadores están expuestos. Sin embargo, la diversificación , incluidas las acciones de diferentes industrias y con diferentes características en su cartera, puede ayudar a reducir el riesgo sistemático, aunque nunca se puede eliminar por completo. Conocer y comprender estos diferentes tipos de riesgo puede ayudarlo a desarrollar y ejecutar una estrategia de inversión ganadora.

Articulos relacionados