Síntomas, causas y tratamiento de la piuria ¿Qué es la piuria?

Publicado el 6 noviembre, 2021

¿Qué es Pyuria?

¿Qué es la piuria ? La definición de piuria es una afección urinaria caracterizada por pus en la orina. Aunque existen múltiples causas de esta afección, la piuria en la orina generalmente se debe a una infección bacteriana en el tracto urinario.

El tracto urinario es un conjunto de órganos diseñados para crear y excretar orina. Una infección del tracto urinario (ITU) es la presencia de un agente infeccioso en cualquiera o en todos los órganos dentro del tracto urinario:

  • Riñones : filtra la sangre para crear orina y eliminar los desechos.
  • Uréteres : transporta la orina desde los riñones hasta la vejiga.
  • Vejiga : almacena la orina hasta que esté lista para ser excretada.
  • Uretra : libera orina del cuerpo.

La palabra griega puon y la palabra francesa orine (que significa “pus” y “orina”, respectivamente) son precursoras del término médico piuria .

La piuria es la presencia de pus en la orina.

Una muestra de orina en una taza transparente con tapón blanco.

¿Qué es Pus?

La definición de pus es un líquido espeso que se acumula en el sitio de una infección. Puede ser blanco, blanco-amarillo, rosa, verde-amarillo o amarillo-marrón y también puede ir acompañado de un olor fétido. Pus consta de:

  • Tejido muerto y restos celulares
  • Glóbulos blancos, también conocidos como leucocitos. Los glóbulos blancos constituyen la mayor parte del pus.
  • Bacterias u otros microorganismos muertos o vivos

El cuerpo produce pus como respuesta inmunitaria y como medio para combatir las infecciones. Los glóbulos blancos se producen en la médula ósea y viajan a través de la sangre. A la señal de infección, se despliegan glóbulos blancos para destruir los agentes infecciosos entrantes. Hay dos grupos diferentes de leucocitos:

  • Granulocitos : neutrófilos, eosinófilos y basófilos. Los granulocitos contienen gránulos con enzimas (proteínas que ayudan a que ocurran las reacciones bioquímicas) para ayudar a destruir los patógenos (agentes infecciosos).
  • Agranulocitos : linfocitos y monocitos. Los agranulocitos no contienen gránulos y utilizan métodos alternativos para combatir las infecciones.

El pus se puede encontrar en más lugares que solo en la orina. Una pústula o un grano es la acumulación de pus cerca de la superficie de la piel. Un absceso es la acumulación de pus en un espacio tisular cerrado. Cuando hay pus en la orina, casi siempre es un signo de una infección importante en el cuerpo.

Causas de la piuria

La piuria es causada con mayor frecuencia por enfermedades o enfermedades que afectan el tracto urinario. Sin embargo, cualquier afección que cause una cantidad excesiva de pus o inflamación puede conducir potencialmente a la aparición de pus en la orina. Esto se debe a que los riñones filtran la sangre y la sangre corre por cada centímetro del cuerpo. Independientemente de la fuente de infección, los riñones filtrarán el pus si la concentración es lo suficientemente alta. Es más probable que las altas concentraciones de un soluto (partículas suspendidas dentro de un líquido o solución) crucen las barreras cuando tienen un gradiente de concentración alto (una diferencia de concentración entre dos áreas). Los solutos fluyen naturalmente de áreas de alta concentración a áreas de baja concentración. Por lo tanto, una alta concentración de pus en la sangre fluirá naturalmente de la sangre a la orina (una solución de baja concentración).

Las causas de la piuria incluyen:

  • Infecciones de transmisión sexual (ITS): clamidia, gonorrea, herpes genital, virus del papiloma humano, sífilis y VIH
  • Infecciones del tracto urinario y cálculos del tracto urinario (masas duras de minerales)
  • Enfermedad del riñon
  • Neumonía (infección bacteriana, viral o micótica en uno o ambos pulmones) y tuberculosis (una infección pulmonar causada por la bacteria de la tuberculosis)
  • Parásitos
  • Enfermedades autoinmunes: lupus eritematoso sistémico (LES) o enfermedad de Kawasaki (inflamación dentro de los vasos sanguíneos)
  • Tumores del tracto urinario, cáncer de vejiga y enfermedad renal poliquística (grupos de quistes o sacos llenos de líquido que se desarrollan en los riñones)
  • Prostatitis crónica (inflamación de la glándula prostática debido a una infección) y cáncer de próstata

La piuria también es causada por el uso prolongado de ciertos medicamentos farmacéuticos:

  • Antibióticos: nitrofurantoína y los que contienen penicilina.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE): ibuprofeno y aspirina
  • Otros fármacos antiinflamatorios: olsalazina
  • Diuréticos
  • Inhibidores de la bomba de protones: omeprazol
La piuria es causada más comúnmente por infecciones del tracto urinario. El tracto urinario incluye los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra.

La anatomía del tracto urinario: riñones, uréteres, vejiga y uretra.

Síntomas de piuria

Los síntomas de piuria incluyen:

  • Orina turbia debido al aumento de glóbulos blancos.
  • Orina con mal olor
  • Micción frecuente
  • Sangre en la orina
  • Dolor abdominal o de vejiga
  • Fiebre y escalofríos

Muchos síntomas de piuria se superponen con los síntomas de UTI:

  • Vacilación al orinar
  • Sensación de ardor al orinar.
  • Dolor al orinar

Como ocurre con la mayoría de las afecciones, los síntomas varían según la causa original. Los pacientes también pueden estar asintomáticos (sin mostrar ningún síntoma). Si no se trata, la piuria puede manifestarse en problemas de salud más graves. Las infecciones no tratadas pueden provocar intoxicación de la sangre, insuficiencia orgánica o incluso sepsis (inflamación generalizada en todo el cuerpo). Las infecciones urinarias no resueltas pueden provocar daño renal permanente. Ambas causas pueden incluso volverse fatales.

Tratamiento de la piuria

Para diagnosticar piuria, un médico realizaría un análisis de orina (prueba de orina) tomando una muestra de orina para análisis microscópico en un laboratorio. Se inspeccionan la apariencia, la concentración, el contenido y el recuento de glóbulos blancos.

Un análisis de orina también puede ayudar a determinar la causa raíz. Por ejemplo, la presencia de nitrito o esterasa leucocitaria podría ser indicativa de una UTI. Los niveles elevados de proteína en la orina podrían indicar una enfermedad renal. Ocasionalmente, se puede usar una prueba de sangre o de imágenes para descartar otras afecciones.

Al igual que con los síntomas de esta afección, el tratamiento depende de la causa subyacente. El tratamiento de la piuria puede incluir:

  • Un curso corto de antibióticos para tratar las infecciones urinarias y la tuberculosis. Es fundamental que el curso de los antibióticos sea corto, ya que el uso a largo plazo solo podría exacerbar la afección.
  • Suspender los medicamentos que causan piuria
  • Terapia con anticuerpos para enfermedades autoinmunes que conducen a piuria
  • Es posible que los pacientes asintomáticos no requieran ningún tratamiento.

Los antibióticos populares que se usan para tratar la piuria incluyen:

  • Amoxicilina / Clavulanato (Augmentin)
  • Ampicilina
  • Ciprofloxacina (Cipro)
  • Doxiciclina
  • Eritromicina
  • Levofloxacina (Levaquin)
  • Minociclina
  • Norfloxacina

La práctica de una buena higiene personal puede desempeñar un papel importante en la prevención de la piuria. Esto incluye el lavado diario de la piel y las áreas privadas, así como la limpieza adecuada (de adelante hacia atrás) después de usar el baño. Lavarse antes y después de la actividad sexual también puede reducir las posibilidades de contraer una infección del tracto urinario. Como siempre, hable con un proveedor de atención médica sobre la prevención y el tratamiento de cualquier dolencia, afección o enfermedad.

Resumen de la lección

La piuria es una afección urinaria causada por pus en la orina. El pus es principalmente una colección de glóbulos blancos. Por lo tanto, la piuria son glóbulos blancos en la orina. Es causada por muchas infecciones, enfermedades y afecciones diferentes. Los pacientes tienen un mayor riesgo de desarrollar piuria si tienen infecciones del tracto urinario, cáncer de vejiga o infecciones de la próstata. Las infecciones del tracto urinario se caracterizan por vacilación al orinar, ardor, dolor abdominal bajo y dolor al orinar. El tracto urinario está formado por los riñones (produce orina), los uréteres (transporta la orina), la vejiga (almacena la orina) y la uretra (expulsa la orina).

La piuria se diagnostica mediante análisis de orina (una prueba de laboratorio de orina) donde se inspeccionan la apariencia, la concentración, el contenido y el recuento de glóbulos blancos. Se puede usar una prueba de sangre o de imágenes para descartar otras afecciones. Cipro, un antibiótico, se puede usar para tratar una de las causas de la piuria. Otros antibióticos incluyen amoxicilina, ampicilina, doxiciclina, levofloxacina y eritromicina. Practicar una buena higiene personal puede ser de gran ayuda en la prevención de la piuria. El lavado diario y la limpieza adecuada después del uso del baño son ejemplos de buena higiene personal.

5/5 - (12 votes)