Tejido conectivo: tipos, funciones y trastornos

Publicado el 16 septiembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

Propósito del tejido conectivo

Imagínese construir una casa utilizando componentes de construcción típicos. Habrá concreto para los cimientos, madera, aislamiento, ventanas y puertas, materiales para techos y todas las demás partes necesarias. Pero hay un problema: no se puede utilizar nada para unir estas piezas. Por lo tanto, puede intentar apuntalar con cuidado la madera en la base. Puede colocar los componentes de la pared contra la madera e intentar equilibrar las ventanas entre las tablas. Incluso puede que de alguna manera pueda colocar el techo encima. Pero, ¿cuánto durará esta estructura? Es probable que sin nada que lo mantenga unido, pronto colapsará.

Podemos pensar en un cuerpo de manera similar. Un cuerpo es una estructura que se compone de muchas partes diferentes. Por nombrar algunos, hay un esqueleto, tejido muscular, muchos órganos internos y piel que lo cubre todo. Pero, ¿estas partes del cuerpo simplemente flotan libremente dentro de un cuerpo, equilibradas una encima de la otra? La respuesta es ciertamente no. Todos estos componentes están unidos en un paquete ajustado, con todas las partes conectadas a otra cosa. En esta lección, aprenderemos sobre las sustancias importantes en un cuerpo que brindan apoyo, conexión y separación entre las partes. Este grupo de tejidos se conoce como tejido conectivo .

Estructura del tejido conectivo

El tejido conectivo se compone principalmente de dos elementos: células y una matriz . Los tipos de células que se encuentran en el tejido conectivo varían según el tipo de tejido que sostienen. Por ejemplo, los glóbulos rojos y blancos se encuentran en la sangre, que es un tejido conectivo líquido. Los adipocitos son células grasas que se encuentran en el tejido adiposo o grasa. Y los fibroblastos son células que se encuentran en grandes cantidades en muchos tipos diferentes de tejidos conectivos.

Se puede pensar en la matriz como la sustancia en la que están incrustadas las células. La matriz puede ser fluida, semifluida, gelatinosa o sustancia fundamental y fibras proteicas. Una forma muy básica de visualizar esto es imaginar gelatina con trozos de fruta. Jell-O es la matriz y la fruta representa las células. Una sustancia fundamental es un medio de apoyo hecho de agua y moléculas grandes. Hay tres tipos de fibras proteicas que se encuentran dentro de la matriz. Las fibras de colágeno son muy fuertes y proporcionan flexibilidad. Las fibras elásticas son muy elásticas y asumen su forma original después de estirarse. Finalmente, las fibras reticulares son muy delgadas y brindan soporte a muchos órganos blandos y vasos sanguíneos.

Tipos de tejidos conectivos

El tejido conectivo en el cuerpo se presenta en una variedad de formas. En fetos y embriones, encontramos tejido conectivo embrionario . Pasado el punto de nacimiento, hay tejido conectivo maduro . Hay seis tipos principales de tejido conectivo maduro.

Primero, veremos el tejido conectivo suelto . En este tipo, las fibras se entrelazan libremente con muchas células incrustadas. El tejido adiposo o graso es un ejemplo de tejido conectivo laxo. El tejido subcutáneo, o la capa más interna de la piel, está formado por tejido adiposo, así como tejido areolar , otro tejido conectivo laxo. Si tiramos de nuestra piel, podemos ver que se mueve con bastante facilidad debido a esta conexión suelta.

A continuación, hay tejido conectivo denso . Tiene fibras más gruesas y densas y menos células. La matriz está formada principalmente por fibras de colágeno, con fibroblastos dispuestos en filas. Este tipo de tejido conectivo forma tendones y ligamentos , que unen músculo a hueso y hueso a hueso, respectivamente. Si siente la parte posterior de la pierna donde el talón se encuentra con el tobillo, localizará el tendón de Aquiles. Puedes sentir que es muy firme y apretado. Es importante tener conexiones sólidas entre los músculos y los huesos para que nuestro cuerpo se mueva correctamente.


Tipos de tejido conectivo
Tipos de tejido conectivo

El cartílago es el tercer tipo de tejido conectivo. Muchos de nosotros estamos familiarizados con este tejido flexible que forma nuestra nariz y oídos. El cartílago es fuerte debido a las fibras de colágeno dentro de su matriz y es resistente debido a una matriz de gel. El cartílago también se encuentra en el cuerpo como un cojín dentro del sistema esquelético.

Los huesos son un cuarto ejemplo de tejido conectivo. Los huesos están formados por diferentes tipos de tejido conectivo, incluidos el tejido óseo y la médula. El tejido óseo es esponjoso o compacto según la organización de las células y la matriz.

Puede resultar sorprendente que la sangre sea ​​nuestro próximo ejemplo de tejido conectivo. En esta situación, el plasma sanguíneo sirve como matriz. El plasma es el componente acuoso de la sangre y contiene muchas sustancias disueltas, como proteínas y nutrientes. Las células que se encuentran dentro de esta matriz son glóbulos rojos y blancos , así como plaquetas .

Finalmente, el sistema linfático es nuestro último tipo de tejido conectivo maduro. Muchos de nosotros pensamos en nuestro sistema linfático cuando estamos enfermos. Es posible que busquemos pequeños bultos o ganglios linfáticos inflamados debajo de la mandíbula. Este sistema es una parte integral de nuestro sistema inmunológico. La linfa es un tejido conectivo líquido que consta de un líquido transparente y varias células, algunas de las cuales incluyen linfocitos , un tipo de glóbulo blanco.

Funciones del tejido conectivo

Aunque el término “tejido conectivo” se explica por sí mismo, estos tejidos hacen más que simplemente conectar las partes del cuerpo. Debido a que los tipos de tejido conectivo varían mucho, también varían sus funciones. El tejido adiposo o graso es un tejido conectivo laxo que se especializa en el almacenamiento. Aunque algunas personas pueden tener más tejido adiposo del que les gustaría, este sirve para el importante propósito de dar calor y elasticidad a ciertos órganos.

El tejido areolar y reticular son tipos de tejido conectivo laxo que brindan soporte y llenan los espacios no utilizados del cuerpo. La sangre, un tejido conectivo fluido, proporciona un sistema de transporte dentro de nuestro cuerpo para el oxígeno y otras sustancias importantes. El cartílago proporciona un fuerte soporte y conexión para nuestro marco esquelético. Y la función de los huesos es apoyar y proteger los tejidos blandos y los órganos de nuestro cuerpo.

Trastornos del tejido conectivo

Hay más de 200 trastornos que afectan al tejido conectivo. Algunos son heredados; pero otros son tratables. La celulitis es un ejemplo de un trastorno tratable. La celulitis ocurre cuando la capa subcutánea de piel contrae una infección bacteriana. Puede tratarse con antibióticos, pero si no se trata, puede ser mortal.

Dos ejemplos de trastornos conectivos hereditarios son el síndrome de Marfan y el síndrome de Ehlers-Danlos . El síndrome de Marfan es un trastorno genético que causa el desarrollo anormal de fibras elásticas que se encuentran en los tejidos. Esta enfermedad puede poner en peligro la vida porque las paredes de las arterias se debilitan y la aorta tiene el potencial de estallar repentinamente.

El síndrome de Ehlers-Danlos abarca muchos tipos diferentes de enfermedades. También conocido como EDS , este síndrome afecta a muchos tipos diferentes de tejidos conectivos, incluidos huesos, articulaciones y piel. Estas afecciones a veces son potencialmente mortales y no existe cura.

Resumen de la lección

El tejido conectivo proporciona soporte, transporte, conexión y almacenamiento dentro del cuerpo. Hay seis tipos principales de tejido conectivo, que incluyen tejido conectivo laxo, tejido conectivo denso, hueso, cartílago, sangre y linfa. Hay muchos trastornos que afectan al tejido conectivo, como celulitis, EDS y síndrome de Marfan.

Los resultados del aprendizaje

Debería tener la capacidad de hacer lo siguiente después de esta lección:

  • Identificar las funciones del tejido conectivo.
  • Describe los seis tipos de tejido conectivo.
  • Explica qué son la celulitis, el síndrome de Marfan y el síndrome de Ehlers-Danlos.

Articulos relacionados