foto perfil

Tennessee v. Garner: Resumen y resumen del caso

Publicado el 19 noviembre, 2020

Resumen del caso

La cobertura mediática de los recientes tiroteos policiales en todo el país es inevitable. Parece que dondequiera que mires, hay otra noticia sobre un oficial de policía que dispara y mata a un civil desarmado. Esta reciente disputa de tiroteos policiales plantea la pregunta obvia: ¿cuándo debe un oficial de policía usar fuerza letal contra un sospechoso?

El uso de fuerza letal por parte de agentes del orden es un tema muy debatido. En 1985, la Corte Suprema de los Estados Unidos se enfrentó a esta cuestión polarizante en Tennessee v. Garner .

Los hechos de Tennessee contra Garner

A última hora de la noche en Memphis, Tennessee, se envió a dos agentes de policía para investigar el informe de un robo. Cuando los oficiales se acercaron a la casa en el informe, presenciaron a un joven afroamericano que huía de la escena. Ambos oficiales notaron que el sospechoso, llamado Edward Garner, estaba desarmado. Los oficiales ordenaron a Garner que se detuviera, pero Garner se negó. Corrió hacia una valla de tela metálica y comenzó a trepar. Temiendo que el sospechoso escapara, uno de los oficiales le disparó a Garner en la nuca. Garner murió poco después.

La familia de Garner demandó a la ciudad de Memphis, al departamento de policía y a los oficiales por la muerte de su hijo. La familia de Garner argumentó que la ley de Tennessee que permitía al oficial usar fuerza letal contra su hijo era inconstitucional. El caso fue apelado ante la Corte Suprema.

La pregunta presentada a la Corte Suprema

La Cuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos protege contra registros e incautaciones irrazonables. En el contexto de la Cuarta Enmienda, ¿el asesinato de un sospechoso de un delito por parte de agentes del orden constituye una incautación? Si es así, ¿cuándo tiene derecho un agente de la ley a usar fuerza letal contra un sospechoso?

La celebración y análisis de la Corte Suprema

La Corte Suprema sostuvo que el uso de fuerza letal contra un sospechoso constituía una incautación en virtud de la Cuarta Enmienda. En otras palabras, el asesinato de un sospechoso debe considerarse una privación extrema de la vida y la libertad, a la que se aplican limitaciones constitucionales.

El Tribunal también determinó que un agente de la ley debe tener una causa probable para creer que el sospechoso ‘representa una amenaza significativa de muerte o lesiones graves para el agente u otras personas’ antes de que se pueda emplear fuerza letal para detener al sospechoso. La causa probable se define generalmente como tener motivos razonables para apoyar una creencia en particular.

Al llegar a esta conclusión, la Corte razonó que el uso de la fuerza letal debe ser analizado bajo la prueba de la totalidad de las circunstancias para determinar si el homicidio estaba justificado. Esto requiere una determinación individualizada basada en los hechos y eventos específicos que llevaron al asesinato del sospechoso.

Cuando el Tribunal Supremo aplica la regla creada en el Garner caso de la muerte de Edward Garner, se llegó a la conclusión de que el oficial de policía de Memphis no se justificaba en el uso de la fuerza letal en contra de la Garner desarmado. El caso fue enviado de regreso para un juicio para determinar si la ciudad, el departamento de policía y los oficiales individuales eran responsables de la muerte de Garner.

Resumen de la lección

En Tennessee v. Garner , la Corte Suprema de los Estados Unidos sostuvo que el uso de fuerza letal por parte de un agente de la ley contra un sujeto constituía una incautación según la Cuarta Enmienda. El Tribunal determinó que para justificar el asesinato del sospechoso, un oficial debe tener una causa probable para creer que la fuga del sospechoso representaría una amenaza significativa para el oficial o para otras personas.

Articulos relacionados