Rodrigo Ricardo

Teoría del crecimiento de la población de Julian Simon: biografía y comparaciones

Publicado el 19 noviembre, 2020

Julián Simón

¿Qué le diría a una apuesta amistosa? ¿Solo una pequeña apuesta, solo por diversión? ¿Qué tal si la humanidad está condenada o no? ¿Suena bien? Puede que este no sea el tipo de apuesta convencional al que está acostumbrado, pero en la década de 1980, en realidad se convirtió en un problema importante. ¿Por qué? Bueno, la población siguió creciendo y creciendo y creciendo, y eso puso nerviosa a la gente. Muchos investigadores pensaron que estábamos condenados, que la población estaba creciendo demasiado rápido y que eventualmente todos moriríamos de hambre. Pero Julian Simon aceptó esa apuesta. Literalmente. Este profesor de administración de empresas propuso una teoría alternativa sobre la población humana, pero ¿cree que esta teoría causó sensación? Oh, puedes apostar por ello.

Teoría de la población de Simon

Entonces, ¿quién es Julian Simon? Bueno, era profesor en la Universidad de Maryland y abordó esta cuestión del crecimiento de la población humana desde una perspectiva económica. Si bien a muchos les preocupaba que el crecimiento de la población eventualmente significara una escasez de recursos, Simon llegó a la conclusión de que, en realidad, no había nada de qué preocuparse. En su libro de 1981 The Ultimate ResourceSimon afirma que desde una perspectiva económica, la escasez de recursos aumenta el costo de un producto, creando así un incentivo para encontrar materiales alternativos. Básicamente, si la madera escasea, se vuelve cara y la gente empieza a buscar un nuevo material. Una vez que un nuevo material reemplaza a la madera, la madera se vuelve mucho más barata. Gracias a la tecnología y nuestra capacidad para producir material sintéticamente, Simon afirmó que los humanos seguirán desarrollando nuevos recursos, reciclando los viejos y descubriendo nuevas soluciones innovadoras.

Entonces, Simon argumentó que aunque ciertos materiales estarán físicamente menos disponibles, los recursos son económicamente indefinidos. ¿Cómo llegó Simon a esta conclusión? Estudió los precios de los metales, así como de otras materias primas, a lo largo de la historia y señaló que, a largo plazo, los precios de estos bienes en realidad disminuyeron a medida que se disponía de nuevos materiales. La población humana ha estado creciendo durante mucho tiempo y la gente ha estado preocupada por eso durante mucho tiempo, pero aún no nos hemos quedado sin recursos. Los humanos siguen inventando, descubriendo y creando, y dado que eso ha funcionado durante los últimos 40.000 años más o menos, no hay razón para creer que dejaremos de resolver nuestros problemas ahora.

La apuesta Simon-Ehrlich

Muchos teóricos han etiquetado la teoría de Simon como cornucopiana , que describe la creencia de que la humanidad tiene un potencial de crecimiento ilimitado a través de la tecnología. El propio Simon se opuso activamente al modelo maltusiano de crecimiento de la población, que era una teoría de finales del siglo XVIII de que el crecimiento de la población superaría inevitablemente la producción de recursos y provocaría hambrunas masivas, guerras y una reducción de la población a niveles sostenibles.

Alrededor del tiempo en que Simon estaba investigando su teoría, un ecologista llamado Paul Ehrlich publicó un libro que apoyaba firmemente la teoría malthusiana, afirmando que una catástrofe del fin del mundo era eminente. Entonces, Julian Simon decidió que era hora de resolver este debate y, en 1980, propuso una apuesta. Simon le dijo a Ehrlich que escogiera cualquier materia prima que quisiera y en cualquier fecha dentro de más de un año, luego Simon apostó a que el precio del material sería más bajo que en 1980. Ehrlich aceptó la apuesta, seleccionando los populares metales comerciales cromo, cobre, níquel , estaño y tungsteno y fijar una fecha de diez años.

Se estableció la apuesta Simon-Ehrlich , y el perdedor acordó pagar la diferencia entre los precios de 1980 y 1990 por esos metales. Esta apuesta se hizo muy popular y fue seguida por académicos de todo el mundo. Pasaron diez años y, para sorpresa de todos, ¡ganó Simon! Cada uno de los metales era más barato en 1990 que en 1980. ¿Y por qué? Porque la tecnología encontró formas más baratas de reemplazarlos, reduciendo el costo, tal como Simon había predicho. Ehrlich le envió a Simon un cheque por alrededor de $ 576, pero el debate aún no ha terminado. Nuestra población sigue creciendo, y apuesto a que esto sigue siendo un debate durante bastante tiempo.

Resumen de la lección

Julian Simon fue un profesor y teórico económico que afirmó que los recursos eran económicamente indefinidos en su libro de 1981 The Ultimate Resource . Esta era una teoría cornucopiana , una creencia de que la tecnología mejoraría con el crecimiento de la población y conduciría a nuevos recursos. La teoría de Simon se oponía a la popular teoría maltusiana de que el crecimiento de la población inevitablemente superaría la producción de recursos y provocaría hambrunas masivas, guerras y una reducción de la población a niveles sostenibles. En 1980, Simon hizo una famosa apuesta con el ecologista Paul Ehrlich para probar su teoría. La apuesta Simon-Ehrlichfue que los costos de cualquier materia prima disminuirían con el tiempo, y Simon ganó la apuesta. La gente todavía se preocupa de que el crecimiento de la población humana supere a los recursos, pero ¿qué puede hacer? A veces la vida es solo una apuesta.

¡Puntúa este artículo!