Trabajo infantil en China: historia, leyes y hechos

Publicado el 4 octubre, 2020

Niños en China

Pocas naciones han pensado tanto en los niños como la República Popular China (RPC). En parte, esto se debe a que esta nación de más de 1.300 millones de personas es consciente de los riesgos de la superpoblación y, como es sabido en el pasado, ha limitado la cantidad de hijos que puede tener cada familia. Sin embargo, la política del hijo único también condujo a una mayor conciencia en el gobierno sobre las necesidades y derechos de esos niños, y el resultado ha sido una campaña masiva y de décadas contra el trabajo infantil.

El trabajo infantil es una realidad lamentable en muchas partes del mundo, pero China ha estado haciendo un gran esfuerzo para limitarlo dentro de una nación que todavía agrega casi 18 millones de niños nuevos a la población cada año.

Leyes sobre trabajo infantil de China

La República Popular China es un actor importante en los asuntos globales (¿alguien con el mayor PIB del mundo?) Y, como resultado, ha estado ansiosa por afirmar los tratados internacionales sobre trabajo infantil establecidos por las Naciones Unidas. La nación no solo ha firmado muchos tratados internacionales que garantizan la protección de los niños contra el trabajo peligroso, el tráfico sexual y otros peligros, sino que también ha aprobado su propia legislación nacional.

La ley más importante de China con respecto al trabajo infantil es la Ley de protección de menores de la República Popular China , que fue aprobada en 1991 y revisada en 2006. Esta ley garantiza la protección de todos los ciudadanos chinos menores de 18 años. La ley es más fuerte para niños menores de 16 años y asigna responsabilidades legales a las familias, las escuelas y el gobierno para proteger a los niños de diversos abusos, incluido el trabajo infantil. Esto es doblemente aplicado por el Ministerio de Trabajo bajo la Ley del Trabajo de la República Popular China , que prohíbe el empleo de niños menores de 16 años.

Además de estas leyes, China también ha aprobado leyes que aplican con éxito una educación obligatoria que se considera que ha reducido drásticamente el trabajo infantil para los niños menores de 16 años. La nación también tiene leyes contra la trata de niños y ha tomado medidas enérgicas contra el secuestro y la venta de niños en el trabajo o el comercio sexual.

Realidades del trabajo infantil

Con todas estas leyes, puede pensar que China tiene el trabajo infantil bajo control. Hasta cierto punto, tendrías razón. Si bien las formas tradicionales de trabajo infantil todavía se encuentran en muchas naciones que desarrollaron economías industriales desde la segunda mitad del siglo XX, China es una excepción. La mayor parte del trabajo infantil ha sido erradicada por las leyes de educación obligatoria, trabajo y protección infantil. La mayoría de los padres chinos valoran el concepto de educación, por lo que la resistencia a las leyes de trabajo infantil es mínima en la mayor parte del país.

Hay, como todo, excepciones. China es un país grande y muchas áreas rurales aún no están bien conectadas o reguladas. Como resultado, la trata de niños, particularmente el comercio sexual, sigue siendo un problema importante en China. El gobierno está trabajando para acabar con la trata de niños, el trabajo sexual y la pornografía, pero es una batalla cuesta arriba. De hecho, el secuestro de niños es un problema grave en muchas partes de China, donde los traficantes secuestran a los niños de las calles y los venden para trabajos forzados.

Gran parte de este problema se encuentra dentro de las comunidades de migrantes. China mantiene grandes poblaciones de trabajadores migrantes que abandonan sus aldeas rurales durante parte del año para buscar trabajo en las ciudades. Los trabajadores migrantes pueden ausentarse durante meses si el trabajo en las zonas rurales de China es particularmente escaso, dejando a los niños solos. Una gran cantidad de estos niños no solo toman trabajo para sobrevivir desde una edad muy temprana, sino que también son especialmente susceptibles al secuestro.

Muchos de los niños trabajadores de China se ven obligados a participar en el comercio sexual, pero también ha habido otra tendencia reciente e inquietante. Un gran número de niños secuestrados o huérfanos están siendo puestos a trabajar en fábricas, especialmente en aquellas que producen productos electrónicos de alta demanda. HTC, Samsung y Apple han estado implicados en casos de trabajo infantil en fábricas en China. La economía china en apuros y la demanda en continuo aumento de productos electrónicos, textiles y otros productos baratos de China han contribuido a un aumento reciente del trabajo infantil en las fábricas.

Entonces, aunque el gobierno chino trabaja para evitar esto, debemos ser conscientes de que China no es la única culpable de su problema de trabajo infantil. Un mercado global extremadamente competitivo y una fuerte demanda de productos cada vez más baratos aumentan el incentivo para que muchas familias regresen al trabajo infantil como una fuente positiva de ingresos. Entonces, si el trabajo infantil es un problema que queremos abordar como comunidad global, es algo que todos debemos trabajar para prevenir.

Resumen de la lección

La República Popular de China (RPC) es una de las naciones más pobladas del mundo y, con una gran cantidad de niños, ha realizado un esfuerzo sustancial en los problemas de la infancia. Oficialmente, la República Popular China ha ratificado muchos tratados internacionales sobre trabajo infantil de las Naciones Unidas y aplica su propia legislación. La Ley de Protección de Menores de la República Popular China garantiza la protección estatal de los niños menores de 18 años, la Ley Laboral de la República Popular China prohíbe el empleo de niños menores de 16 años, y la ley de educación obligatoria de China ha logrado reducir el trabajo infantil por un margen sustancial.

Sin embargo, todavía existen riesgos. Particularmente en las zonas rurales de China, donde la mano de obra migrante está muy extendida y muchas políticas son más difíciles de aplicar, el trabajo infantil está regresando en las fábricas que crean productos baratos para el mercado mundial. Sin embargo, el mayor problema en China no es el trabajo infantil estándar, sino la trata de niños, particularmente en el comercio sexual. El gobierno está luchando para tomar medidas enérgicas contra el secuestro y la trata de niños, pero sigue siendo una lucha que tiene el potencial de afectar a millones de niños al año.

¡Puntúa este artículo!