foto perfil

Trastornos anormales de la psicología, tipos y ejemplos

Publicado el 28 marzo, 2024

¿Qué es la Psicología Anormal?

La psicología anormal es una de las principales ramas de la psicología que se centra en el comportamiento, los pensamientos o la psicopatología. La definición de psicología anormal es objeto de debate entre muchos médicos porque no existe una definición única de lo que es “comportamiento normal”. En cambio, los consejeros y psicólogos que se especializan en psicología anormal se centran en los comportamientos y pensamientos de una persona y el grado en que estos afectan su vida diaria.

Hay dos teorías que los expertos en salud mental creen que causan anormalidades: las teorías somatogénica y psicógena. Los teóricos somatogénicos creen que el comportamiento anormal es causado por enfermedades o trastornos biológicos, mientras que los teóricos psicógenos creen que el comportamiento anormal es causado por desequilibrios psicológicos. En general, comparan qué comportamientos y pensamientos se desvían de las normas sociales. Toman en cuenta las características de género, cultura, contexto y situación, texto histórico y edad cuando determinan qué es anormal dentro de su cliente. Al tratar comportamientos o pensamientos anormales, los psicólogos implementarán una variedad de métodos diferentes. Estos se discutirán en las siguientes secciones.

Tipos de psicología anormal

En primer lugar, es importante discutir los diferentes tipos de trastornos psicológicos anormales. El Diagnóstico de Trastornos Mentales Estadísticos (DSM), publicado por la Asociación Estadounidense de Psicología, enumera diez trastornos en este campo:

  • Desórdenes de ansiedad
  • Trastornos obsesivo-compulsivos
  • Trastornos de estrés postraumático
  • Trastornos del estado de ánimo
  • Desorden de personalidad
  • Esquizofrenia
  • Trastornos delirantes
  • Trastornos por uso de sustancias
  • Trastornos disociativos
  • Trastornos del control de impulsos

Los comportamientos y pensamientos que acompañan a estos trastornos son muy diferentes. Por lo tanto, un médico necesitaría implementar una perspectiva terapéutica diferente al tratarlos.

Perspectiva Médica

Desde la perspectiva médica, se centra la atención en los factores biológicos a la hora de diagnosticar un trastorno psicológico anormal. Los rasgos genéticos, los desequilibrios hormonales, las infecciones y las enfermedades físicas se consideran al desarrollar un plan de diagnóstico y tratamiento, que a menudo incluye medicamentos. La esquizofrenia es un trastorno psicológico que provoca alucinaciones y delirios. Las investigaciones sugieren que la genética y la química cerebral (demasiada dopamina) contribuyen a la enfermedad.

Perspectiva conductual

Los conductistas se centran en los comportamientos observables de una persona y refuerzan los comportamientos positivos, sin reforzar los negativos. Estos médicos están más interesados ​​en el comportamiento en sí y no en la condición que lo causa. Entonces, al desarrollar un plan de tratamiento, utilizarían estrategias como el condicionamiento clásico y operante. Una persona diagnosticada con trastorno de estrés postraumático (TEPT) utilizaría técnicas de respiración para ayudar a reducir su ansiedad.

Perspectiva psicoanalítica

Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, dijo que los trastornos psicológicos anormales surgían de pensamientos, deseos y recuerdos inconscientes. Los médicos que utilizan esta perspectiva se centran en los recuerdos, las conductas, los pensamientos e incluso los sueños. Alguien a quien se le ha diagnosticado un trastorno disociativo suele tener una desconexión entre sus recuerdos, pensamientos y comportamientos. Estos a menudo se resuelven utilizando la perspectiva psicoanalítica.

Perspectiva cognitiva

La perspectiva cognitiva en la psicología anormal se centra en pensamientos y creencias internas. El tratamiento a menudo implica ayudar al cliente a cambiar sus pensamientos, lo que luego lleva a cambiar sus reacciones. Por lo tanto, el enfoque conductual se utiliza a menudo junto con la terapia cognitiva; el enfoque se conoce como terapia cognitivo-conductual (TCC). Los clientes que reciben tratamiento por trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) trabajan con terapeutas para desenvolver los pensamientos detrás de su miedo, lo que luego puede disminuir muchas de las conductas compulsivas.

Trastornos anormales de la psicología

Los tipos de trastornos anormales se mencionaron en la primera sección. Los cinco trastornos más comunes son los trastornos del estado de ánimo, los trastornos de ansiedad, los trastornos alimentarios, los trastornos neurocognitivos y los trastornos psicóticos. Se consideran las más comunes porque estas enfermedades existen en un espectro; algunos son muy bajos a muy altos.

  • Los trastornos del estado de ánimo, como la depresión mayor y el trastorno bipolar, pueden tener un impacto grave en una persona y afectar sus funciones diarias. Con terapia, educación y, en ocasiones, medicación, una persona diagnosticada con un trastorno del estado de ánimo puede vivir una vida muy funcional.
  • Los trastornos de ansiedad, el trastorno de salud mental más común en Estados Unidos, hacen que la persona sienta aprensión y estrés. Si bien no es raro tener estos sentimientos durante eventos como hablar en público o entrevistas de trabajo, las personas que padecen este trastorno los tienen durante su vida diaria. En esta categoría se clasifican el estrés postraumático y el trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Los trastornos alimentarios, como la anorexia o la bulimia, hacen que las personas tengan una relación irracional con la comida.
  • Los trastornos neurocognitivos, por ejemplo la demencia, se caracterizan por una disminución de la cognición de una persona. El Alzheimer representa entre el 60 y el 80% de los casos de demencia.
  • Los trastornos psicóticos hacen que uno tenga dificultades para comprender qué es real y qué no. Las personas a las que se les diagnostica un trastorno de personalidad antisocial tienen una conciencia muy pequeña y, a menudo, ignoran las leyes y normas. Pero también pueden ser muy persuasivos y manipuladores. Esta combinación puede hacer que este trastorno sea muy difícil de tratar.

Cabe señalar que aunque estos ejemplos se catalogan como trastornos psicológicos anormales, con tratamiento muchas personas diagnosticadas con una enfermedad mental viven una vida plena y feliz.

Crítica

Como en cualquier campo de la psicología, la psicología anormal recibe críticas de muchos estudiosos. La clasificación de los trastornos de salud mental puede considerarse estigmatizante y, a menudo, no tiene en cuenta ninguna influencia cultural. Como se indicó anteriormente, no existe una definición real de lo que es “normal”; Entonces, ¿cómo se puede decir qué es anormal? Además, la vaga definición de normal podría provocar diagnósticos erróneos en los clientes, lo que daría lugar a la prescripción de medicamentos que podrían hacer más daño que bien. El enfoque médico a menudo no adopta un enfoque holístico y sólo se centra en factores biológicos y genéticos.

Resumen de la lección

La psicología anormal es una de las principales ramas de la psicología que se centra en el comportamiento, los pensamientos o la psicopatología. Aunque esto es ampliamente estudiado, crear una definición sólida ha sido un área de crítica en este campo. Muchos estudiosos creen que los trastornos anormales son somatogénicos (se desarrollan a partir de enfermedades o mediante genética) o psicogenéticos ; Trastornos causados ​​por desequilibrios psicológicos. De cualquier manera, el tratamiento de clientes con comportamientos anormales a menudo se puede realizar mediante diferentes modalidades. Desde una perspectiva médica, un cliente puede necesitar medicación y terapia conductual para tratar su enfermedad mental. Y comprender el pasado de uno, utilizando el enfoque psicoanalítico, suele ser clave para comprender el origen de su trastorno. Muy a menudo, la perspectiva cognitiva y la perspectiva conductual se combinan para tratar los pensamientos de un cliente, cambiando así sus comportamientos.

Los trastornos psicológicos anormales más comunes son los que reciben el mayor número de diagnósticos cada año. A muchos estadounidenses se les diagnostica ansiedad y depresión, pero con medicamentos y terapia pueden llevar una vida funcional y saludable.

Articulos relacionados