Rodrigo Ricardo

Uso de rituales en la gestión del tiempo

Publicado el 10 noviembre, 2020

Rituales

Cuando escuchamos el término ritual, a menudo pensamos en algún tipo de ceremonia religiosa. Pero en el esquema más amplio de las cosas, un ritual es en realidad una serie de pasos que se realizan de forma regular. Por tanto, los rituales se pueden aplicar al concepto de gestión del tiempo para ayudar a minimizar el estrés y aumentar la productividad. Veamos por qué los rituales son importantes y enumeremos algunos ejemplos de rituales que le ayudarán a administrar el tiempo.

¿Por qué son importantes los rituales?

Entonces, ¿por qué molestarse con los rituales cuando se trata del lugar de trabajo? Bueno, imagina que de repente te levantas de la cama e inmediatamente comienzas a hacer peso muerto de 300 libras. No es Buena idea. Debería levantarse, preparar su mente para el ejercicio intenso y calentar su cuerpo haciendo estiramientos. Todos ellos pueden ser parte de un ritual previo al entrenamiento. El ritual ayuda a calmar el cuerpo y la mente y los prepara para las tareas potencialmente intensas que se avecinan.

Esta misma lógica se puede aplicar al lugar de trabajo. Debes preparar tu mente y cuerpo para un día intenso de trabajo, reunión o proyecto. Su ritual lo ayudará a relajarse, a enfocar su atención y a lidiar con la situación mucho mejor que simplemente lanzarse. Esto puede, por extensión, ayudar a aumentar su productividad e incluso la cantidad de tiempo libre que tiene desde que estar trabajando de manera más eficiente.

Otro aspecto importante de los rituales con respecto a la gestión del tiempo es que algunos ayudan a las personas a realizar tareas potencialmente importantes con un mínimo de pensamiento y, por tanto, con la máxima eficiencia. Después de todo, debido a que es un ritual, te acostumbras a las cosas y las acciones se realizan casi automáticamente (con un mínimo de pensamiento) como resultado. Y como lo haces con regularidad (la definición de ritual) te vuelves muy bueno en eso (máxima eficiencia). Entonces, en efecto, usar rituales te ahorra mucho tiempo para cosas más importantes.

Ejemplos de rituales

¿Qué rituales podría utilizar para administrar el tiempo? Bueno, lo primero y más importante que debe considerar es que el ritual o los rituales que seleccione deben ser importantes y efectivos para usted. No se moleste con los que no le funcionan. Si sentarse y meditar en un lugar solo lo estresa, considere la meditación activa caminando en una sección tranquila del bosque. Lo que te ayude a calmar tu mente y tu cuerpo es la elección correcta. Por supuesto, esto puede requerir que experimente con nuevos rituales que no ha probado. El punto es que debes seleccionar algunos rituales que te ayuden más.

Algunos ejemplos de rituales que podrían ayudarlo incluyen:

  • Ir al gimnasio todas las mañanas antes del trabajo
  • Salir a una cita con tu pareja después del trabajo
  • Meditar durante la pausa del almuerzo
  • Escuchando musica
  • Crear listas de tareas pendientes para el día que viene
  • Acostarse y despertarse a la misma hora todos los días
  • Apartar solo un bloque de tiempo cada día para consultar el correo electrónico en lugar de hacerlo durante todo el día
  • Realizar cualquier tarea de manera organizada y rutinaria, como preparar tu almuerzo o arreglar tu ropa para el día.
  • Salir a caminar después del almuerzo en el trabajo

Resumen de la lección

Los rituales son una serie de pasos que se realizan de forma regular. Pueden ayudar a una persona a realizar el trabajo con el mínimo esfuerzo y la máxima eficiencia. Los rituales ayudan a una persona a relajarse y enfocar su mente en una tarea específica. Nuevamente, esto ayudará a mejorar las habilidades de administración del tiempo.

Algunos rituales que las personas pueden usar para ayudar en la administración del tiempo incluyen:

  • Hacer ejercicio antes del trabajo
  • Disposición de ropa para la jornada laboral
  • Reservando solo un bloque de tiempo cada día para revisar el correo electrónico
  • Escuchar música durante la pausa del almuerzo
  • Crear una lista de tareas pendientes la noche antes de ir a trabajar al día siguiente

¡Puntúa este artículo!