foto perfil

Aplicaciones de Big Data en la educación

Publicado el 19 abril, 2024

Big Data y educación

La educación es uno de los primeros lugares donde estamos expuestos a la idea de datos. Después de todo, nuestro desempeño escolar se basa en gran parte en los datos que nuestros maestros guardan sobre nosotros durante todo el año escolar, conocidos como nuestras calificaciones. Sin embargo, con el auge del big data, el término general que se le da a la capacidad de recopilar cantidades masivas de información digital e interactuar con ella, las escuelas pueden encontrarse en condiciones de implementar una gran cantidad de cambios motivados por el big data. En esta lección, veremos algunos usos hipotéticos de big data en la educación, así como algunas formas en que se utilizan en este momento.

Captando la atención

Como alguien que ha pasado más de un poco de tiempo al frente de un salón de clases, una de las peores cosas que puede hacer para mejorar el rendimiento estudiantil es comenzar a perder la atención de un niño. Sin embargo, cuando tienes una gran cantidad de caras detrás de esos escritorios, puede que no siempre sea evidente quién sigue concentrado en tu lección. Es por eso que algunos defensores del big data quieren empezar a aplicar datos biométricos a los estudiantes. Al rastrear aspectos como el ritmo cardíaco, las expresiones faciales e incluso otros objetos que se tocan, los datos se pueden analizar en tiempo real y enviarse al maestro para que pueda hacer algo para recuperar la participación. Lo realmente interesante es que estas mediciones se pueden tomar a través de una cámara en el techo o un dispositivo similar a un reloj, por lo que si tienes una imagen mental de cada estudiante usando un montón de electrodos, ¡puedes sentirte aliviado!

Interceptando la confusión

Muchas de estas mismas medidas se pueden aplicar no solo para mantener el compromiso, sino también para encontrar confusión. Piénselo: si un maestro tuviera un marcador que indicara cuándo los datos biométricos de un estudiante indican confusión, entonces podría revisar esa parte particular de la lección. No es necesario intentar averiguar dónde se perdió un niño porque la información está directamente en el ojo del instructor. Si bien este uso de datos biométricos como herramienta en el aula en tiempo real para cada docente es interesante en sí mismo, los beneficios de gran alcance pueden realmente entrar en juego cuando esta y otra información se recopila y analiza como big data.

Conclusiones importantes

Con la llegada de los macrodatos, las escuelas pueden clasificar eficazmente las respuestas, los hábitos y el desempeño de los estudiantes para utilizarlos como puntos de referencia para evaluar grandes cambios de políticas. ¿Los planes de lecciones personalizados aumentan la participación de los estudiantes en todo el distrito escolar, o permitirles a los estudiantes más libertad para personalizar sus horarios realmente conduce a puntajes más altos en las pruebas? Los macrodatos pueden ayudar a proporcionar respuestas a grandes preguntas en educación.

Todo esto puede parecer un poco exagerado, y todavía está en proceso en la mayoría de los distritos. Aún así, la verdad es que el big data ya está llegando a las aulas. Las escuelas ahora están descubriendo que al ordenar el día de manera diferente, se pueden lograr diferentes niveles de éxito de los estudiantes. Por ejemplo, los macrodatos pueden ayudar a una escuela a concluir que a una determinada clase le va mejor en matemáticas después del recreo, mientras que otra clase preferiría tener música antes de matemáticas. Al utilizar esta información, se pueden realizar cambios en los horarios.

Ejemplo del mundo real

Por supuesto, big data implica cierto nivel de prueba y error para realmente tener éxito. Después de todo, la variedad es esencial para el big data. Afortunadamente, una de las aplicaciones más populares de Internet, Duolingo, hace precisamente eso. Ofrecen a diferentes usuarios que desean aprender el mismo idioma diferentes rutas hacia el mismo objetivo. Al hacerlo, pueden monitorear las tasas de éxito entre los estudiantes que aprenden diferentes conceptos lingüísticos en un orden o forma diferente.

Resumen de la lección

No hace falta decir que garantizar el éxito de la próxima generación es vital para el futuro de nuestra sociedad. Por lo tanto, no sorprende que el uso de big data en la educación sea tan celebrado. Actualmente, los principales pensadores en el campo están creando formas de utilizar la biometría para ayudar a monitorear la participación y el éxito de los estudiantes. Sin embargo, incluso en los distritos menos avanzados, se ha popularizado la idea de cambiar el orden de las clases para responder al éxito de los estudiantes. Y no es sólo en las escuelas K-12 donde los big data han encontrado un lugar en la educación, ya que la empresa privada Duolingo ha utilizado big data para dar forma a sus aplicaciones de aprendizaje de idiomas.

Articulos relacionados