foto perfil

Arcángel Gabriel Judaísmo: creencias islámicas y teología cristiana

Publicado el 30 enero, 2024

¿Quién es el Arcángel Gabriel?

El arcángel Gabriel es uno de los siete arcángeles reconocidos por la tradición religiosa judeocristiana. Las responsabilidades de Gabriel, tal como se describen en la Biblia y en textos extracanónicos, se centran en transmitir los mensajes y la voluntad de Dios a la humanidad. El arcángel Gabriel actúa como intermediario entre este poder divino y los mortales también dentro de la tradición religiosa islámica. El nombre de Gabriel proviene del idioma hebreo y significa “Dios es mi fuerza”.

Fotografía en color de una pintura del arcángel Gabriel.

Gabriel en diferentes religiones

El ángel Gabriel es parte del cristianismo, el judaísmo y el islam. Dentro del cristianismo, los deberes más importantes de Gabriel incluyen anunciar el nacimiento venidero de Jesucristo y Juan el Bautista. En el judaísmo, Gabriel es un ayudante de Daniel y un ángel guerrero para las causas de Dios. En el Islam, Gabriel es responsable de dictar los versos del libro sagrado, el Corán, al profeta Mahoma. Las referencias al ángel Gabriel aparecen en textos religiosos canónicos, como la Biblia hebrea (el Antiguo Testamento), el Nuevo Testamento y el Corán. Muchos detalles de la obra de Gabriel se encuentran en textos extracanónicos como el Libro de Enoc, los comentarios rabínicos y la Cabalá.

Imagen digital en blanco y negro que muestra símbolos religiosos del cristianismo, el judaísmo, el hinduismo y el islam.

El ángel Gabriel en el judaísmo

El ángel Gabriel aparece en el Libro de Daniel, el Libro de Enoc y el Talmud (los comentarios rabínicos sobre la Biblia hebrea y sobre las leyes y costumbres judías). En el Libro de Daniel, Gabriel se le aparece por primera vez a Daniel para ayudarlo a interpretar una visión profética que le ha sido dada:

“Y oí una voz de hombre de los Ulai que llamaba: Gabriel, dile a este hombre el significado de la visión.” (Daniel 8:16)

Más adelante en el Libro de Daniel, se describe a Gabriel como “habiendo estado en guerra” y “yendo a pelear contra los que quedan” (Daniel 9:27), lo que lo imbuye de una cualidad guerrera que también lo distingue en el Libro de Enoc. Dentro de la religión judía, el Libro de Enoc está tradicionalmente excluido del canon oficial de la literatura religiosa, pero todavía se considera un texto religioso que vale la pena examinar. Es en el Libro de Enoc, y no en la Biblia hebrea misma, donde se hace referencia a Gabriel con el honor de “arcángel”:

“Y el Señor envió a uno de sus gloriosos, el Arcángel Gabriel. Y él me dijo: “¡Sé valiente, Enoc! ¡No tengas miedo! Levántate, y ven conmigo y ponte delante del rostro del Señor para siempre.”” (Enoc 2:21)

Gabriel en el Antiguo Testamento

En estas apariciones en el Antiguo Testamento (y en la Biblia en su conjunto), Gabriel nunca es nombrado arcángel. En cambio, a Gabriel en la Biblia se lo describe simplemente como un ángel. Un arcángel, sin embargo, es un rango de ángel mencionado en varias tradiciones religiosas: incluido el cristianismo, el judaísmo y el islam. Tanto la tradición de fe cristiana como la judía consideran que hay siete arcángeles en total, pero existe un debate sobre qué ángeles reciben esa prestigiosa clasificación. En los textos canónicos del judaísmo, que incluyen el Antiguo Testamento (comúnmente llamado “Biblia hebrea”), la idea de un arcángel ni siquiera se menciona, lo que lleva a muchos eruditos religiosos modernos a creer que el concepto se integró en la tradición religiosa judía como una resultado de interacciones con personas de fe zoroástrica.

Los arcángeles se mencionan en los textos extracanónicos del judaísmo, como el Libro de Enoc, los comentarios rabínicos y la Cabalá, y en esos textos, se nombra a Gabriel como uno de los siete arcángeles. Dentro de las tradiciones religiosas cristiana e islámica, Gabriel es también uno de los arcángeles nombrados.

Creencias islámicas que rodean al arcángel Gabriel

En el Islam, la contraparte del ángel Gabriel se conoce como Jibril y funciona principalmente como intermediario entre Dios y los seres humanos. Aunque Jibril sólo se menciona por su nombre en el Corán tres veces, aparece con más frecuencia en los escritos Sunnah y tafsir (comentarios que acompañan al Corán y que también funcionan como textos clave dentro de la fe islámica). Muchas de las historias de Jibril coinciden con las historias de Gabriel porque, dentro de la fe islámica, Jesús no es reconocido como el hijo de Dios sino como uno más en una línea de importantes profetas enviados para entregar el mensaje de Dios a la humanidad. Por ejemplo, la famosa historia de la revelación de Jibril a María (llamada Mariam) de que ella dará a luz a Jesús (llamado Isa) también aparece en el Corán:

“Le enviamos a Nuestro Ruh (ángel Jibrael (Gabriel)), y él apareció ante ella en forma de hombre en todos los aspectos. Ella dijo: “¡En verdad! Busco refugio en el Más Compasivo (Allah) de ti, si temes a Allah.” (El ángel) dijo: “Soy sólo un Mensajero de tu Señor, (para anunciarte) el regalo de un hijo justo”. Ella dijo: “¿Cómo puedo tener un hijo, si ningún hombre me ha tocado, ni soy impura?” Él dijo: “Así (será), tu Señor dijo: ‘Eso es fácil para Mí (Allah): Y (Queremos) designarlo como una señal para la humanidad y una misericordia de Nosotros (Allah), y es un asunto (ya) decretado (por Allah)'” (Corán 19:17-21).

La revelación del ángel Gabriel a Mahoma

La principal diferencia entre la representación de Jibril dentro de la religión islámica y la de Gabriel con la teología judeocristiana está en la estrecha relación de Jibril con el profeta Mahoma. Jibril fue responsable de revelar los versos del propio Corán al profeta Mahoma y, por tanto, su papel es fundamental dentro de la fe islámica. También se dice que Jibril ayudó al Profeta Mahoma durante la batalla: llevó miles de ángeles en ayuda del Profeta en la Batalla de Badr y le aconsejó atacar a aquellos que resistieron su gobierno en Medina (un área de la actual Arabia Saudita).

Gabriel el arcángel en la teología cristiana

En el Nuevo Testamento de la Biblia, el arcángel Gabriel aparece por primera vez en el Libro de Lucas. Esta es su aparición más famosa, ya que es su visita a la Virgen María, “La Anunciación”, que presagia el próximo nacimiento de Jesucristo.

“Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David su padre, y reinará sobre la descendencia de Jacob para siempre; su reino nunca tendrá fin”” (Lucas 1:31-32)

Gabriel también es el responsable de anunciar el nacimiento del famoso Juan Bautista, quien bautiza a Jesucristo cuando inicia su ministerio público. Gabriel visita al sacerdote Zacarías y a su esposa Isabel, quienes no habían podido tener hijos:

“Entonces se le apareció un ángel del Señor, que estaba de pie al lado derecho del altar del incienso. Cuando Zacarías lo vio, se sobresaltó y tuvo miedo. Pero el ángel le dijo: “No temas, Zacarías. ; tu oración ha sido escuchada. Tu esposa Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan.””(Lucas 1:11-14)

¿Cuáles son los deberes de San Gabriel?

Dentro de la tradición religiosa católica, el ángel Gabriel es también San Gabriel. Para los católicos, Gabriel es el santo patrón de los trabajadores de las comunicaciones (lo que refleja su importante papel en la transmisión de mensajes de Dios) y su fiesta se celebra el 29 de septiembre.

Resumen de la lección

El ángel Gabriel aparece como un componente importante de tres de las principales religiones del mundo: el judaísmo, el cristianismo y el islam. Dentro de cada una de estas tradiciones religiosas, se describe a Gabriel con el rango de arcángel: un rango prestigioso que indica una estrecha proximidad a Dios y, como resultado, importantes deberes que llevar a cabo. Gabriel es representado específicamente en las tres tradiciones religiosas como responsable de entregar detalles de la voluntad de Dios a la humanidad y actuar como intermediario entre el Cielo y la Tierra.

Dentro de la tradición religiosa islámica, por ejemplo, Gabriel dicta los versos del texto sagrado de esta religión (el Corán) al profeta Mahoma, entregando literalmente la palabra sagrada a la humanidad. Dentro de la tradición religiosa cristiana, la “Anunciación” de Gabriel a la Virgen María del próximo nacimiento de Jesucristo es otro ejemplo de su papel como mensajero divino. Finalmente, dentro de la tradición religiosa judaica, se describe a Gabriel ayudando a Daniel a interpretar sueños proféticos, además de funcionar como un ángel guerrero para las causas de Dios en la Tierra. Independientemente de la religión específica en la que se mencione al ángel Gabriel, éste aparece como una figura angelical clave con un impacto notable en la historia de la humanidad.

Articulos relacionados