foto perfil

Audiencia imaginaria en Psicología: Definición, historia y ejemplos

Publicado el 20 marzo, 2024

¿Qué es la audiencia imaginaria en psicología?

En psicología, el término ” audiencia imaginaria ” o “audiencia invisible” se puede definir como un estado psicológico en el que una persona cree que otros la están mirando o escuchando activamente. Gerald Adams y Randy Jones, psicólogos de la Universidad Estatal de Utah, señalaron que la experiencia de una audiencia imaginaria a menudo comienza con la pubertad. A menudo se debilita a medida que los niños maduran. Los individuos que experimentan el fenómeno de una audiencia imaginaria a menudo expresan que la audiencia ve, oye y siente las mismas cosas que el individuo ha visto, oído y sentido. En esencia, es un reflejo de cómo se ven a sí mismos.

Historia de la audiencia imaginaria

El término “audiencia imaginaria” fue utilizado por primera vez en 1967 por David Elkind, un psicólogo infantil estadounidense, cuando observó que los niños sentían como si sus acciones y palabras estuvieran siempre observadas por otros. El trabajo de Elkind surgió del trabajo de Jean Piaget y su teoría del desarrollo cognitivo que exploraba el desarrollo intelectual de los niños. Después de repetidas observaciones, Elkind creó la Escala de Audiencia Imaginaria para medir sus efectos y determinó que los niños varones estaban menos inhibidos por la presencia percibida de la audiencia en comparación con las niñas. Los niños con baja autoestima fueron los más afectados. Drew Cingel estudió más tarde los efectos de las redes sociales en la audiencia imaginaria y observó que cuanto más activamente publicaban los niños en las redes sociales, más a menudo sentían que eran observados por una audiencia imaginaria.

Relación entre público imaginario y fábula personal

El concepto de una audiencia imaginaria que observa constantemente el propio comportamiento está estrechamente relacionado con la idea de una ” fábula personal “. Fábula personal, término también acuñado por Elkind, es una noción de pensamiento egocéntrica en la que un individuo se cree único y excepcional.

Este sentimiento de singularidad puede ser el resultado de las ilusiones de una audiencia invisible. Elkind observó que debido a que los niños sentían que su comportamiento estaba siempre a la vista, respondían sintiéndose especiales o sintiéndose paranoicos. Aquellos que albergaban la idea de ser especiales desarrollaron una fábula personal.

Aunque la audiencia imaginaria y la fábula personal pueden verse en conjunto, son conceptos separados. Algunos niños desarrollaron una fábula personal en la que se creían invencibles. Algunos niños reaccionan imprudentemente con la creencia ignorante de que están fuera del alcance del peligro. Mantienen la creencia de que las consecuencias negativas de la conducción imprudente o del consumo de drogas están reservadas sólo para “otras personas”.

Importancia de la audiencia imaginaria

El concepto de audiencia imaginaria es importante para comprender el proceso de desarrollo de los adolescentes y su transición a la edad adulta. Ya sea que los niños se vean a sí mismos desde una perspectiva positiva o negativa, a menudo creen que quienes los rodean comparten la percepción que tienen de sí mismos. A medida que se desarrollan tanto física como emocionalmente, intentan constantemente entenderse a sí mismos y, como pasan gran parte de su tiempo pensando en sí mismos, creen que otras personas también están pensando en ellos.

Las teorías de Erik Erikson sobre las etapas del desarrollo tienen algunos paralelos con los conceptos de audiencia imaginaria y fábula personal. Erikson cree que la quinta etapa del desarrollo, que ocurre principalmente entre los 12 y los 18 años, se caracteriza porque los niños buscan definir sus roles dentro de la sociedad. Es en este momento de la vida que observó el desarrollo de una identidad del ego que se convierte en el foco central del niño durante la adolescencia tardía. A medida que los niños empiezan a madurar, desarrollan una percepción más realista del mundo y empiezan a comprender que no están en el centro. En este punto de su desarrollo emocional y identitario, los efectos de la audiencia imaginaria comienzan a desvanecerse.

Ejemplos de audiencia imaginaria

Existen innumerables escenarios en los que un adolescente puede experimentar una audiencia invisible.

  • Crimen juvenil. La teoría de la audiencia imaginaria de Elkind se originó en los tribunales de familia. Se dio cuenta de que los niños que cometían delitos a menudo lo hacían con el pretexto de impresionar a las personas que creían que estaban observando todo lo que hacían.
  • Ropa y vestido. Los adolescentes pueden exagerar la importancia de la ropa y la moda. Los niños a menudo informan que se sienten juzgados por otros por usar ropa que no es de marca o por usar frecuentemente la misma ropa. Los niños pueden cambiarse de ropa varias veces antes de salir de casa, sintiendo la necesidad de verse “perfectos”.
  • Habilidad atlética. Los niños a menudo abandonan la participación en deportes porque imaginan que otros los juzgan por no ser los mejores jugadores de un equipo.
  • Publicaciones en redes sociales. Los adolescentes con frecuencia equiparan la cantidad de vistas, reacciones y respuestas recibidas en las redes sociales como algo relacionado de alguna manera con la autoestima o la importancia social de cada uno. También tienden a sobreestimar la atención que los demás prestan a sus publicaciones. Cingel señaló en sus estudios sobre las redes sociales y la audiencia imaginaria que, aunque la audiencia de las redes sociales es parcialmente real, las reacciones de la audiencia son fanatizadas y se enfatiza demasiado la importancia de estas reacciones.
  • Imagen corporal. Muchos niños y adultos creen que los demás los juzgan por su peso. Las personas sienten que los demás las critican si no son lo suficientemente delgadas o musculosas.
  • Acné. Los granos son una causa común de audiencia imaginaria, y los adolescentes pueden pasar una cantidad significativa de tiempo tratando de ocultarlos por temor a que otros piensen menos en ellos por tener acné.

Resumen de la lección

La idea de una audiencia imaginaria surge de la creencia de que los demás están tan interesados ​​en nosotros como nosotros en nosotros mismos. Aunque experimentar una audiencia imaginaria se observa con mayor frecuencia en los niños, muchos adultos todavía informan experiencias ocasionales de la misma. David Elkind, un psicólogo infantil que concibió por primera vez la idea de audiencia imaginaria y fábula personal, la noción egocéntrica de importancia personal de un niño, aplicó el concepto a lo largo de su carrera. Después de publicar su estudio original, otros psicólogos han explorado y continúan explorando sus teorías y ampliando su trabajo. Experimentar una audiencia imaginaria no se considera un trastorno psicológico, sino una fase del desarrollo humano. Una vez que los niños maduran y desarrollan una mejor comprensión del mundo y su lugar en él, su audiencia imaginaria comienza a desvanecerse.

Articulos relacionados