foto perfil

Carta a los Hebreos: Resumen, Autor y Propósito

Publicado el 29 enero, 2024

Carta a los hebreos

La Carta a los Hebreos, también conocida como libro de los Hebreos o Epístola a los Hebreos, tiene trece capítulos y es el libro 19 del Nuevo Testamento después del libro de Filemón. Se cree ampliamente que fue escrita por el apóstol Pablo entre el 50 y el 95 d.C. y está clasificada como una carta general. Esta Carta pide la perseverancia de la Iglesia para permanecer fiel a Cristo frente a la oposición social. En aquella época, la sociedad judía practicaba el sacrificio de animales y el autor recordó a la Iglesia que Cristo era un sacrificio mejor que la tradición judía.

El autor enfatiza que el nuevo pacto cumple el antiguo pacto, que Cristo es el rey Mesías prometido y ha introducido un nuevo pacto. El pueblo del nuevo pacto es llamado de todas las naciones a una nueva comunidad multiétnica bajo Cristo. Un nuevo y mejor pacto ha sido establecido en Cristo. El autor de Hebreos anima a la Iglesia hebrea a no volver a las prácticas del antiguo pacto y a permanecer en el nuevo pacto establecido por Cristo.

La Carta comienza a sumergirse directamente en la pregunta central del Nuevo Testamento: ¿Quién es Jesucristo?

Hebreos responde a esto, estableciendo:

  • Cristo es superior a los ángeles y a los profetas.
  • Jesús es de origen divino.
  • Él es el gran Sumo Sacerdote.
  • El linaje del sacerdocio de Jesús es anterior al sacerdocio del antiguo pacto.
  • Es mayor que Moisés por su divinidad.
  • Su muerte es un sacrificio mejor que el sistema del Templo.
  • Su pacto es mejor que el antiguo pacto.

El autor sostiene que debido a que la Iglesia está bajo un mejor pacto que el antiguo pacto, está llamada a soportar dificultades y regresar al antiguo pacto debido a la persecución. Se hace un llamado al lector a permanecer fiel y afrontar la adversidad como los Héroes de la Fe a lo largo de la narración bíblica. El llamamiento final al final del libro anima a los creyentes a caminar en sumisión bajo su líder y mostrar amor hacia aquellos en sus comunidades.

¿Quién escribió Hebreos en la Biblia?

Aún es necesario aclarar algunos detalles sobre el libro de Hebreos, a saber, quién fue el autor y la fecha del libro. Algunos eruditos como NT Wright sugieren que Hebreos podría ser tan temprano como el año 50 EC o tarde como el 95 EC. Hay alguna evidencia interna que apunta a una fecha anterior a la destrucción del Templo en el año 70 EC. En Hebreos 10:2, “Después de declarar que el sacrificio anual “Las ofrendas son ineficaces”, añade luego, “de lo contrario, ¿no habrían dejado de ofrecerse, puesto que los adoradores, una vez purificados para siempre, ya no tendrían conciencia de pecado?” El autor da a entender que el sacrificio anual aún no ha cesado en el momento de escribir este artículo. Por lo tanto, esta declaración en Hebreos sugeriría que fue escrita antes de la destrucción del Templo durante el año 70 EC.

Argumentos a favor de que Pablo sea el autor

Los padres de la Iglesia fueron los primeros en suponer que el apóstol Pablo escribió Hebreos. Sin embargo, la Iglesia Católica ha mantenido durante mucho tiempo que Pablo no era el autor, y es posible que se haya perdido la memoria de quién lo escribió. El padre de la Iglesia Clemente de Alejandría (150-215 d.C.) consideró a Pablo como el autor de Hebreos, diciendo que fue escrito en hebreo para los hebreos y luego traducido al griego por Lucas. Además, el padre de la Iglesia Orígenes (185–253 d.C.) atribuyó Hebreos a Pablo, pero reconoció sus dudas sobre su certeza.

El argumento para que Pablo escribiera Hebreos es que el escrito tiene un estilo muy paulino, y durante muchos años los padres de la Iglesia asumieron que había sido escrito por Pablo. En los primeros cánones de las Escrituras, se ubicaba entre otros libros de Romanos y Primera de Corintios, libros que se sabe fueron escritos por Pablo. Hoy se coloca después de Filemón (escrito por Pablo) y entre el libro de Santiago (escrito por Santiago). Muchos de los pensamientos en Hebreos son paralelos a otros escritos de Pablo en Colosenses, Filipenses, Cartas a los Corintios y Romanos, consistentes con los otros escritos de Pablo.

Argumentos en contra de que Pablo sea el autor

Los argumentos en contra de que Pablo sea el autor del libro de Hebreos surgen del hecho de que en todas las demás cartas que Pablo escribió, se identificó tanto en la introducción como en la despedida de sus cartas. Otras razones para rechazar la autoría de Pablo incluyen variaciones significativas en el estilo del vocabulario, la retórica y un énfasis en la teología del sacerdocio del templo, que no se ve en otras cartas de Pablo.

El autor era un seguidor de Cristo judío de habla griega y bien educado, versado en la retórica romana y las tradiciones interpretativas judías, y familiarizado con los escritos de Pablo. Un posible candidato a autor es Bernabé o Apolos, que viajó con Pablo. Pablo también fue un apóstol de los gentiles, por lo que la Carta a los Hebreos queda fuera del alcance apostólico que profesa. Cabe señalar que esta controversia es conocida desde hace siglos por la Iglesia, pero se creó confusión cuando los traductores de la Biblia King James atribuyeron el libro de Hebreos a Pablo.

Propósito del Libro de Hebreos

El propósito general de la Carta a los Hebreos es convencer a los seguidores de Cristo que abandonaron el culto en el Templo judío de no volver a su antigua práctica religiosa judía. Lo hace en hebreo enfatizando que Cristo es más excelente como Señor y que el sacrificio de muerte de Jesús fue superior a los rituales de sacrificio del Templo. El libro de Hebreos también anima a la Iglesia hebrea a soportar las dificultades y la persecución del Imperio Romano.

El libro de Hebreos se puede dividir en tres secciones.

Primera parte: La superioridad de la persona de Cristo (1:1–4:13)

En esta sección, el autor expone su argumento a favor de la superioridad de Jesucristo sobre todos los profetas, antepasados ​​y ángeles, ya que es Hijo de Dios y plenamente humano. Primero advierte contra el abandono del mensaje de salvación contenido en el mensaje original del evangelio al volver a la Ley de Moisés.

Segunda parte: La superioridad de la obra de Cristo (4:14–10:18)

En la segunda parte, el autor elabora su argumento a favor de la superioridad de la obra de Cristo. Que debido a la humanidad y divinidad de Jesucristo, Cristo puede actuar como mediador empático entre la humanidad y Dios. Destaca que con la muerte de Cristo se hizo un nuevo y mejor pacto y que Jesús fue un sacrificio superior y mejor que el sistema del Templo. Se da una segunda advertencia, recordando a los creyentes que descansen y crean en la obra consumada de Cristo. La tercera y última advertencia viene contra la apostasía, desviándose del verdadero Evangelio hacia la herejía.

Tercera parte: La superioridad del caminar de la fe (10:19–13:25)

Esta sección edifica a los creyentes en su fe, recordándoles que se mantengan firmes y soporten las dificultades. En particular, el capítulo once ofrece una lista de los héroes de la fe. La última enseñanza del autor es un llamado a amarnos unos a otros antes de concluir y despedirse.

Capítulo 11: Héroes de la fe

En el capítulo 11 del libro de Hebreos, se ofrece una lista de héroes de la fe del Antiguo Testamento como ejemplos para los lectores. El capítulo comienza declarando que la fe es la seguridad de las cosas que se esperaban y la forma en que los antiguos recibían el elogio de Dios. El capítulo 11 de Hebreos comienza con Abel ofreciendo un sacrificio mejor que Caín y Dios acepta el regalo de Abel, a pesar de que Abel fue asesinado poco después de su ofrenda. Curiosamente, el autor de hebreo comenzó con Abel como ejemplo, ya que los seguidores de Cristo también fueron asesinados por su fe en ese momento.

La fe de Abels le fue encomendada a pesar de haber sido asesinado por su hermano, así como la fe del cristiano mártir en ese momento era digna de elogio. Un ejemplo es Enoc, quien por la fe no vio la muerte sino que fue elevado y alabado por agradar a Dios. Esto recuerda a los lectores que mientras otros perecen en su fe, otros se salvan a través de ella, pero el elogio viene al permanecer firmes ante el Señor en lo que pueda venir.

La lista de héroes de la fe es larga; muchos tuvieron grandes hazañas, pero algunos fueron obedientes. El tema general del Capítulo 11 es que es imposible agradar a Dios sin fe. Destaca que la fe era única para diferentes personas en la Biblia. Algunos fueron salvos por fe, como Noé; algunos murieron por fe y no recibieron sus promesas pero creyeron que Dios las cumpliría eventualmente. Abraham tuvo fe incluso para obedecer a Dios y ofreció a su hijo Isaac y pensó que Dios lo resucitaría de entre los muertos si era necesario.

El capítulo 11 de Hebreos termina reflejando que la fe muchas veces no es glamorosa ni victoriosa. Continúa afirmando que algunos de los fieles de Dios fueron torturados, negándose a aceptar la liberación para poder resucitar a una vida mejor. Otros sufrieron burlas y azotes, e incluso cadenas y prisión. Fueron apedreados y aserrados en dos, y la espada los mató. Estaban vestidos con pieles de ovejas y de cabras, desamparados, afligidos, maltratados, vagando por los desiertos y las montañas, las guaridas y las cuevas de la tierra. Concluye: “Todos ellos fueron elogiados por su fe, pero ninguno recibió lo prometido, ya que Dios había planeado algo mejor para nosotros, para que sólo junto con nosotros fueran perfeccionados”.

Resumen de la lección

La Carta a los Hebreos, también llamada libro de Hebreos, es el libro 19 del Nuevo Testamento como una de las cartas generales. Es de estilo paulino, pero la autoría y la datación no están claras. Hebreos anima a los seguidores judíos de Cristo a perseverar y no volver a las prácticas del antiguo pacto judío. Recuerda a los lectores que Cristo es superior a los ángeles y profetas, que el sacrificio de Cristo es superior a los sacrificios del templo y que Cristo es superior como Hijo de Dios.

Se recuerda a los lectores que descansen en la obra de Cristo mientras viven una vida de fe en Cristo. El autor recuerda al lector los Héroes de la Fe, desde Abel hasta los creyentes que actualmente están siendo masacrados en Roma. Que Dios elogió no sólo a los que realizaron hazañas aparentemente impresionantes, sino también a los indigentes, afligidos y maltratados. Hebreos animó mucho a la Iglesia primitiva y ha sido un modelo de fidelidad y resistencia durante las dificultades.

Articulos relacionados