foto perfil

Dolor Referido: Definición, causas y ejemplos

Publicado el 4 enero, 2024

¿Qué es el dolor referido?

El dolor referido es un fenómeno sensorial fascinante en el que la percepción de malestar o dolor se produce en un lugar distinto del origen real del problema o lesión. Esta sensación desconcertante desafía la relación típica entre la ubicación del dolor y su causa subyacente, lo que a menudo genera confusión en el diagnóstico y el tratamiento.

El concepto de dolor referido depende de la intrincada red de nervios del cuerpo. Cuando se produce daño, irritación o disfunción en un órgano o en una parte específica del cuerpo, el sistema nervioso, en particular las vías nerviosas interconectadas, puede transmitir señales de una manera que confunde la interpretación de estas señales por parte del cerebro. En lugar de identificar con precisión el origen del problema, el cerebro interpreta que las señales se originan en un área diferente que comparte vías o conexiones neuronales.

El dolor referido puede manifestarse en varias partes del cuerpo debido a la naturaleza interconectada del sistema nervioso. Algunas áreas comunes donde ocurre dolor referido incluyen:

  • Pecho: afecciones cardíacas como un ataque cardíaco.
  • Abdomen: problemas con la vesícula biliar, el apéndice, los riñones o los órganos de la cavidad abdominal.
  • Espalda: Problemas con órganos internos, problemas de columna o afecciones musculoesqueléticas.
  • Extremidades: dolor que baja por los brazos o las piernas debido a problemas que se originan en la columna o en los órganos internos.

Es importante comprender que el dolor referido es diferente al dolor irradiado. El dolor irradiado es un tipo de malestar que generalmente sigue a los nervios que se originan en el sitio principal del problema. Por ejemplo, el dolor a lo largo del recorrido del nervio ciático por la pierna puede ser causado por irritación del nervio o compresión en la parte baja de la espalda.

Ejemplos de dolor referido

Comprender varios ejemplos de dolor referido resalta la complejidad de las conexiones neuronales y su impacto en la percepción del dolor. Algunos ejemplos notables de cómo se produce el dolor referido en diferentes partes del cuerpo incluyen:

  • Vesícula biliar: el dolor generalmente comienza en la parte superior del abdomen, pero también puede referirse al omóplato derecho o la espalda cuando hay problemas en la vesícula biliar, como inflamación o cálculos biliares.
  • Cálculos renales: el dolor generalmente se origina en la parte baja de la espalda o el abdomen y también puede irradiarse a la ingle, la parte inferior del abdomen y posiblemente a los genitales.
  • Dolor del miembro fantasma: algunos pacientes experimentan dolor u otras sensaciones en el miembro faltante después de una amputación. Incluso cuando se amputa un miembro, los nervios que lo inervan siguen enviando señales al cerebro. Luego, el cerebro comienza a experimentar dolor u otras sensaciones en el miembro ficticio.
  • Paro cardíaco: durante un paro cardíaco, el dolor se puede sentir en la parte superior del cuerpo o en el pecho en lugar de como resultado del paro cardíaco. El corazón deja de suministrar oxígeno y sangre, lo que hace que envíe señales de socorro.

Causas del dolor referido

Existen varias teorías que explican los mecanismos detrás del dolor referido. Una teoría destacada es la teoría de la convergencia-proyección, que sugiere que las señales de varios tejidos convergen en las mismas neuronas de la médula espinal. Cuando estas neuronas reciben información de múltiples fuentes, el cerebro puede interpretar que las señales se originan en un área diferente conectada a esas neuronas.

Según la teoría del control de puertas, la médula espinal contiene una puerta que puede modular la transmisión de señales de dolor al cerebro. Cuando se activan señales del tacto no doloroso u otras entradas sensoriales, pueden cerrar la puerta e inhibir la transmisión de señales de dolor. Sin embargo, en casos de dolor referido, la convergencia de señales podría anular este mecanismo de control de puerta, permitiendo que las señales de dolor pasen y se perciban en un área diferente a la fuente real del problema.

El dolor referido también puede vincularse al concepto de sensibilización central, donde el sistema nervioso central se vuelve hipersensible al dolor. Esta mayor sensibilidad puede hacer que las señales de dolor se amplifiquen y se remitan a áreas más allá de la fuente principal del problema. El umbral del sistema nervioso para percibir el dolor disminuye en condiciones de inflamación crónica o persistente.

Otras causas de dolor referido incluyen:

  • Dolor de órganos viscerales: esto incluye problemas en órganos internos como el corazón, la vesícula biliar, los riñones o el apéndice. El dolor referido desde órganos viscerales a menudo se irradia a áreas distantes del órgano real. Por ejemplo, los problemas cardíacos pueden causar dolor que se irradia al brazo izquierdo, el hombro, la mandíbula o la parte superior de la espalda.
  • Condiciones musculoesqueléticas: esto incluye puntos gatillo musculares, músculos tensos o lesiones en músculos y ligamentos. El dolor por problemas musculoesqueléticos puede referirse a áreas cercanas o distantes. Por ejemplo, los puntos gatillo en los músculos de la parte superior de la espalda pueden causar dolor referido a la cabeza, lo que provoca dolores de cabeza tensionales.
  • Condiciones neurológicas: esto incluye nervios pinzados, compresión nerviosa o neuropatías. El dolor referido relacionado con los nervios tiende a seguir el trayecto del nervio afectado. Por ejemplo, la ciática que surge de la compresión del nervio en la parte baja de la espalda se irradia hacia las nalgas y las piernas a lo largo del nervio ciático.
  • Problemas en las articulaciones: esto incluye problemas de artritis, lesiones en las articulaciones o inflamación de las articulaciones. El dolor referido relacionado con las articulaciones puede irradiarse a áreas cercanas. Por ejemplo, los problemas en las articulaciones de la cadera pueden causar dolor que se irradia a la ingle o las nalgas.

Características del dolor referido

Hay muchas características del dolor referido, que incluyen:

  • Discrepancia de ubicación: el dolor referido se percibe en un área distinta de la fuente real del problema o lesión. El sitio del dolor no se alinea con el órgano o tejido afectado. El dolor se siente en una región diferente, a menudo en áreas que aparentemente no tienen relación con el problema real. Por ejemplo, un problema cardíaco que causa dolor referido se puede sentir en el brazo izquierdo o en la mandíbula en lugar de en el pecho.
  • Sensación difusa o extendida: el dolor referido puede estar difuso o sentirse en un área más grande que la fuente del problema. En lugar de estar localizado, el dolor puede extenderse a áreas cercanas o distantes debido a las vías neuronales interconectadas del cuerpo. Por ejemplo, el dolor causado por un problema en un órgano abdominal puede extenderse a la espalda o al hombro debido a las vías nerviosas compartidas.
  • Intensidad variable: el dolor referido puede variar en intensidad, imitando a veces la gravedad de la fuente real del dolor. Es posible que la intensidad del dolor no se correlacione directamente con la gravedad del problema subyacente. Por ejemplo, un problema relativamente leve en un órgano interno podría causar un dolor intenso referido en un área distante.

Diagnóstico de dolor referido

Comprender la descripción del dolor, la ubicación, la intensidad y los síntomas asociados que hace el paciente ayuda a evaluar la probabilidad de dolor referido. La palpación y maniobras específicas pueden ayudar a identificar puntos gatillo o áreas de sensibilidad asociadas con el dolor referido.

Los métodos endógenos para diagnosticar el dolor referido incluyen el uso de escalas de dolor, descriptores y técnicas de mapeo del dolor para comprender la percepción y localización del dolor por parte del paciente. También incluye evaluar la respuesta del paciente a los estímulos y determinar si hay evidencia de sensibilización central, lo que indica un mecanismo de procesamiento del dolor alterado en el sistema nervioso central.

Los métodos exógenos para diagnosticar el dolor referido incluyen el empleo de herramientas externas como rayos X, resonancias magnéticas o tomografías computarizadas para visualizar estructuras internas e identificar posibles fuentes de dolor. También incluye la realización de bloqueos nerviosos, inyecciones o pruebas de provocación para verificar el origen o participación de nervios o estructuras específicas en la generación del dolor referido.

  • Pruebas de electrodiagnóstico: la electromiografía (EMG) o los estudios de conducción nerviosa pueden ayudar a evaluar la función nerviosa e identificar áreas de compresión o disfunción nerviosa.
  • Inyecciones de anestésico local: los especialistas en dolor pueden realizar bloqueos nerviosos de diagnóstico o inyecciones de anestésico local en nervios específicos o puntos gatillo para confirmar si son la fuente del dolor referido. Si el dolor disminuye después de la inyección, sugiere el origen del dolor.
  • Pruebas de provocación: Consisten en aplicar presiones o movimientos específicos sobre puntos gatillo o zonas afectadas para reproducir los síntomas del paciente, ayudando en el diagnóstico.

Tratamiento del dolor referido

El tratamiento del dolor referido se puede realizar de varias formas utilizando técnicas con y sin medicación.

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE): estos medicamentos ayudan a reducir la inflamación y aliviar el dolor relacionado con afecciones que se derivan a especialistas en dolor.
  • Relajantes musculares: estos medicamentos pueden reducir la tensión muscular y las molestias asociadas con el dolor referido musculoesquelético.
  • Medicamentos para el dolor neuropático: al regular la activación nerviosa aberrante, se utilizan medicamentos como la gabapentina o la pregabalina para tratar el dolor referido relacionado con los nervios.
  • Terapia manual: los objetivos de técnicas como la liberación miofascial, el masaje y la manipulación son reducir el estrés y aumentar la elasticidad de los tejidos.
  • Fisioterapia: se utilizan una variedad de métodos con el objetivo de aumentar el rango de movimiento, disminuir las molestias y recuperar la función. Los fisioterapeutas realizan evaluaciones, determinan la causa del dolor referido y crean regímenes de tratamiento individualizados para sus pacientes.

Los ejercicios dirigidos son beneficiosos para el dolor musculoesquelético referido, ya que fortalecen los músculos, aumentan la flexibilidad y restablecen los patrones de movimiento adecuados. Los métodos que incluyen masajes, manipulación de tejidos blandos y movilización de articulaciones pueden aliviar la tensión y los espasmos musculares al tiempo que mejoran la flexibilidad de los tejidos. Para mejorar la eficacia del tratamiento, se pueden utilizar diversas modalidades, como terapia de calor, frío, ultrasonido o estimulación eléctrica, para aliviar el dolor y la inflamación.

En el tratamiento del dolor referido, la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) es eficaz porque utiliza electrodos aplicados a la piel cerca del lugar doloroso para administrar corrientes eléctricas modestas mediante un dispositivo compacto que funciona con baterías. Se cree que TENS funciona ajustando la percepción del dolor. La estimulación eléctrica tiene el potencial de interferir con las vías neuronales involucradas en la transmisión del dolor, aumentar la liberación de endorfinas (analgésicos naturales) o alterar las señales de dolor. TENS puede aliviar temporalmente una variedad de condiciones de dolor referido, incluido el dolor musculoesquelético o relacionado con los nervios, y se usa con frecuencia junto con la fisioterapia para ayudar a controlar el dolor durante las sesiones. Puede disminuir la necesidad de medicación.

Resumen de la lección

La definición de dolor referido es un suceso sensorial intrigante donde la sensación de malestar o dolor surge en un lugar diferente al origen real del problema o lesión. A diferencia del dolor irradiado, que sigue las vías nerviosas desde el área problemática, el dolor referido se produce en todo el cuerpo debido a las interconexiones nerviosas, lo que dificulta el diagnóstico y el tratamiento. Algunos de los ejemplos incluyen el dolor referido en un paro cardíaco y el dolor referido por cálculos renales. Teorías como la teoría de la convergencia-proyección arrojan luz sobre este fenómeno, en el que múltiples señales convergen en las neuronas espinales, lo que provoca una mala interpretación del cerebro. Los signos clínicos ayudan al diagnóstico, como intensidad variada del dolor y ubicaciones inesperadas.

Los métodos de diagnóstico del dolor referido abarcan enfoques tanto endógenos como exógenos. Las técnicas endógenas implican evaluar la percepción del dolor a través de escalas, descriptores y respuestas del paciente a los estímulos, con el objetivo de comprender la localización del dolor y las posibles alteraciones del sistema nervioso central. Los métodos exógenos utilizan herramientas como imágenes (rayos X, resonancias magnéticas, tomografías computarizadas) y pruebas (bloqueos nerviosos, inyecciones) para visualizar estructuras internas e identificar la afectación nerviosa, confirmando la fuente del dolor referido. El tratamiento incluye medicamentos como AINE, fisioterapia, cuyo objetivo es restaurar la función y aliviar el dolor, y técnicas como la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS), que utiliza corrientes eléctricas para alterar la percepción del dolor. Comprender la complejidad del dolor referido guía las estrategias de diagnóstico y los planes de tratamiento, mejorando la atención y el manejo del paciente.

Articulos relacionados