Rodrigo Ricardo

El derecho a portar armas: historia, ventajas y desventajas

Publicado el 12 noviembre, 2020

El derecho a poseer y portar armas

El derecho a poseer y portar armas se define como el derecho del individuo a usar y comprar un arma. Este derecho, una de nuestras libertades civiles, se detalla en la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. La Segunda Enmienda establece: “Una milicia bien regulada, siendo necesaria para la seguridad de un estado libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas”.

Historia de la derecha

La idea del derecho a poseer y portar armas fue llevada a los Estados Unidos por los colonos británicos que crearon las 13 colonias originales. El derecho fue incluido dentro de la Carta de Derechos inglesa, por lo tanto, haciendo una legislación específica que el derecho a portar armas no era un poder otorgado al monarca. Cuando se redactó la Constitución de los Estados Unidos, fue una de las primeras libertades civiles importantes que se escribió.

Qué significa lo correcto

Originalmente, a través de EE. UU. Contra Cruikshank en 1876, la Corte Suprema de EE. UU. Dictaminó que la Segunda Enmienda era aplicable solo al gobierno federal. Este fallo, en esencia, significaba que el gobierno federal, no el gobierno estatal, no podía infringir el derecho de un individuo a poseer y poseer un arma. Este tema se confundió más en Estados Unidos contra Miller en 1939, donde la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó que los gobiernos federal y estatal podrían limitar cualquier tipo de arma que no tenga una relación razonable con la preservación de una milicia bien regulada.

¿Puede ver por qué este fallo creó confusión entre el público? ¿El gobierno estatal tenía derecho a obstaculizar el derecho de una persona a tener un arma o no? ¡Los casos decían dos cosas diferentes! ¿Tiene un individuo derecho a poseer un arma o no? Por cierto, suena el segundo caso, solo una milicia o un ejército posee ese derecho.

Este problema se resolvió en 2008 cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos escuchó dos casos importantes. El primer caso fue el Distrito de Columbia v. Heller , que dictaminó que la persona tiene expresamente el derecho a poseer y portar armas de fuego. Esta decisión histórica dejó en claro que la Segunda Enmienda se aplicaba al individuo.

El segundo caso notable, McDonald v. Chicago en 2010, sostuvo que la Decimocuarta Enmienda, de hecho, aplica la Segunda Enmienda a los estados en la misma medida que la Segunda Enmienda se aplica al gobierno federal. Ahora se decidió firmemente que las personas también estaban protegidas de la injerencia estatal innecesaria en su derecho a portar armas como protección reconocida anteriormente contra la interferencia del gobierno federal.

La controversia que rodea a la derecha

La principal cuestión política en torno al derecho a poseer y portar armas es si el derecho a comprar, vender o mantener un arma pertenece al ciudadano individual o solo a la milicia o al ejército. Con el tiempo, el gobierno de los Estados Unidos ha tenido derecho a limitar algunas capacidades de las personas para comprar o poseer armas, como los delincuentes convictos. En otros casos, el gobierno ha limitado a las personas a poseer ciertos tipos de armas, como rifles de asalto grandes. Los tribunales también han permitido al gobierno exigir verificaciones de antecedentes y períodos de espera antes de que se vendan licencias y armas a particulares.

En el siglo XXI, con una mayor exposición de los medios de comunicación sobre tiroteos en escuelas y disparos en lugares públicos, como salas de cine, ha habido una protesta pública por los controles de armas en las personas con discapacidades mentales y los límites sobre dónde y cómo se pueden portar armas. Curiosamente, cuando se promulgó la Decimocuarta Enmienda, los estados no pudieron hacer leyes que infringieran los derechos constitucionales de las personas. Sin embargo, originalmente no se consideró que la Segunda Enmienda estuviera incluida en esa prohibición. Por lo tanto, aunque el gobierno federal solo podía infringir mínimamente el derecho de un individuo a poseer un arma, el estado tenía más discreción hasta 2010. Eso había resultado en una gran variación en la legislación sobre armas en los estados.

Importancia

El derecho a poseer y portar armas en la Segunda Enmienda sigue siendo interpretado por los tribunales de los Estados Unidos todos los días. El hecho de que continúe siendo un tema candente en los medios de comunicación y en los tribunales es un testimonio de la importancia de esos derechos para el público hoy, así como en el momento de su creación inicial.

Resumen de la lección

El derecho a poseer y portar armas se define como el derecho del individuo a usar y comprar un arma. Este derecho, una de nuestras libertades civiles, se detalla en la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos y sigue siendo interpretado en los tribunales de hoy en día.

Los resultados del aprendizaje

Cuando haya terminado esta lección, debería poder:

  • Identificar qué enmienda otorga a los ciudadanos el derecho a tener armas
  • Describir cómo los tribunales han tenido que interpretar las limitaciones de esos derechos por parte de los gobiernos federal y estatal.
  • Explicar la influencia en el público y los políticos de los medios de comunicación y los recientes tiroteos en escuelas y teatros.

¡Puntúa este artículo!