Enseñar a los niños en situación de pobreza

Publicado el 19 noviembre, 2020

Pobreza y escuelas

Como maestro, es posible que se pregunte cómo la pobreza o las luchas monetarias intensas y debilitantes tienen algo que ver con usted. Sin embargo, no importa dónde enseñe, es probable que encuentre estudiantes que viven en la pobreza. Algunos de estos estudiantes vendrán de familias que enfrentan contratiempos temporales, como un padre que ha perdido su trabajo. Otros estarán más atrincherados en la pobreza y pueden tener menos esperanzas de salir de ella. Algunos niños que viven en la pobreza pueden sufrir inseguridad alimentaria o incertidumbre acerca de si tendrán suficiente para comer. Otros pueden quedar sin hogar temporal o permanentemente. Los niños que viven en la pobreza pueden no tener ropa adecuada para el clima y pueden tener dificultades para movilizar los recursos que necesitan para tener éxito en la escuela.

Cuando se trabaja con niños y familias en situación de pobreza, es importante no caer en un modelo de pensamiento deficitario , en el que todo lo que se puede ver son los problemas con estos niños y sus familias. Es cierto que los niños en situación de pobreza tienen muchas luchas, pero esto define quiénes son como personas o cuánto los aman y apoyan sus familias. Como maestro, usted tiene la oportunidad de ayudar a los niños en situación de pobreza a verse a sí mismos como personas completas y obtener acceso a los recursos y el apoyo disponibles. Esta lección le ofrece una descripción general de algunos de los factores más importantes a considerar cuando se enseña a niños en situación de pobreza y le brinda ideas sobre cómo apoyar a estos estudiantes.

Cosas que puede notar

¿Cómo puede saber si está enseñando a un niño en situación de pobreza? No todos son abiertos sobre sus circunstancias, especialmente porque la pobreza a menudo conduce a sentimientos de vergüenza. Algunos niños que viven en la pobreza pueden presentar las siguientes características:

  • Ausencias frecuentes

Las familias que viven en la pobreza pueden tener verdaderas dificultades para que sus hijos vayan a la escuela. Si los padres trabajan en turnos irregulares o si la vivienda y la alimentación son inseguras, la asistencia regular puede convertirse en una prioridad menor.

  • Vestimenta inapropiada

Especialmente en invierno, los niños que viven en la pobreza pueden no tener la ropa que necesitan para abrigarse. Estos niños también pueden usar ropa que no les quede bien durante todo el año.

  • Inatención

A veces, los niños que viven en la pobreza pueden parecer distraídos, tristes o desinteresados ​​en aprender o socializar. Tenga en cuenta que esto podría deberse completamente a las circunstancias y no a algo intrínseco al niño.

  • Comportamiento oposicional

Algunos niños que viven en la pobreza pueden estar enojados por sus circunstancias o pueden sentirse muy confundidos. Si los niños se oponen o se portan mal, podría deberse a que sus familias están luchando y no tienen acceso a los recursos materiales que más necesitan.

Reacciones y trampas

Una de las cosas más importantes que puede hacer al enseñar a los niños en situación de pobreza es estar consciente de sus propias reacciones ante sus situaciones. Por ejemplo, como maestros, queremos comunicarnos con las familias, pero las familias que viven en la pobreza a veces son difíciles de alcanzar y es posible que no estén ansiosas por mantener una comunicación cercana con la escuela. Es importante evitar el juicio en estos casos y cultivar un sentido de empatía hacia las luchas de una familia. Un niño que se enfrenta a la pobreza puede parecer lento para aprender de formas que pueden resultar frustrantes para usted como maestro. En este caso, es importante tratar de ponerse en el lugar del niño y pensar en cómo le iría en la escuela si tuviera hambre, falta de vivienda o frío. Si evita trampas como el juicio y la irritación, será un mejor maestro y un apoyo integral para los estudiantes en la pobreza.

Maneras de ayudar

Quizás se pregunte qué puede hacer para ayudar a sus estudiantes que están lidiando con la pobreza. Como maestro, no puede resolver los problemas de la sociedad, pero hay pequeñas cosas que puede hacer para ayudar. Éstas incluyen:

  • Organizar un programa de mochila

Muchas escuelas recolectan donaciones de alimentos de las tiendas y restaurantes locales y las envían discretamente a casa con los niños que viven en la pobreza para que ellos y sus familias tengan suficiente para comer los fines de semana.

  • Envío de libros y útiles escolares a casa

Nunca asuma que todos los niños de su clase tienen papel, lápices o reglas en casa, y mucho menos computadoras y tabletas. Si los estudiantes necesitan materiales específicos para completar una tarea o practicar una habilidad, envíe a casa los materiales que necesitarán.

  • Organizar cambios de ropa

A los niños les queda ropa pequeña rápidamente, por lo que puede ser realmente útil organizar un sistema en el que las familias de los estudiantes mayores donen la ropa que les queda pequeña a otros estudiantes. Los abrigos de invierno y la ropa exterior suelen tener una demanda particular.

Resumen de la lección

Los niños que viven en la pobreza enfrentan todas las luchas normales de crecimiento y aprendizaje, pero también cargan con cargas adicionales como el hambre, la falta de vivienda, el frío y la preocupación por el bienestar de sus familias. Manténgase alerta a las señales de que sus estudiantes podrían estar luchando contra la pobreza y controle sus propias reacciones. Trabaje en cultivar un sentido de empatía y considere formas en que puede ayudar a estos estudiantes y sus familias.

¡Puntúa este artículo!