Errores y fallas comunes en el entrenamiento en el lugar de trabajo

Publicado el 10 diciembre, 2020

Coaching en el lugar de trabajo

Paul ha sido contratado recientemente como entrenador, pero no del tipo en el que podrías estar pensando. En lugar de preparar jugadas, merodear por los márgenes y guiar a su equipo hacia la victoria en el campo, Paul tiene la tarea de desarrollar a los empleados, tanto personal como profesionalmente, como entrenador en el lugar de trabajo. Sin embargo, han pasado meses desde que Paul fue contratado y las condiciones no están mejorando. La moral está baja, la productividad está sufriendo, los empleados están discutiendo y las cosas están en constante declive. Puede haber varias razones para estos problemas en el lugar de trabajo, pero como empleado diligente, Paul ha decidido echar un vistazo a cuál podría ser su propio papel en la situación.

Errores comunes de entrenamiento

Entrenar a los empleados en el lugar de trabajo no es un esfuerzo infalible. Es un camino plagado de desafíos, que incluyen posibles fallas y errores tanto por parte del entrenador como de la persona que está siendo entrenada. Aquí hay una lista de posibles errores de entrenamiento que Paul necesita para determinar si está cometido:

  • Acelerar el proceso: muchos coaches tropiezan al apurar a los empleados en el proceso de coaching, como saltarse pasos para llegar a una resolución o darles a los empleados la respuesta en lugar de dejarlos trabajar ellos mismos en el plan. El culpable de este comportamiento puede ser la impaciencia, el miedo al fracaso y tratar de proteger a los empleados de decisiones equivocadas.
  • Tratar de ser grandioso: todos quieren tener éxito en su trabajo y los entrenadores no son una excepción. Sin embargo, los coaches deben entender que el proceso de coaching no se trata de cuán exitosos son, sino de cuán exitosos son los empleados. A veces, los entrenadores pierden de vista el hecho de que el entrenamiento se trata del empleado, no del entrenador. El orgullo, el miedo al fracaso y ser un perfeccionista son razones potenciales para actuar de esta manera.
  • Dejar cosas sin decir: puede ser que el entrenador no quiera enojar al empleado o tenga miedo de la reacción que podría recibir si comparte las ideas que realmente deben compartirse. A veces, los entrenadores hacen esto por miedo o incertidumbre.
  • Preguntas ineficaces: la mayoría de los métodos de coaching se basan en la capacidad del coach para hacer preguntas efectivas que ayudarán al empleado a pensar por sí mismo y a resolver problemas. La formación inadecuada del entrenador y las malas habilidades para escuchar pueden ser los culpables de esto.
  • Ser un “reparador”: puede ser fácil caer en la trampa de querer “arreglar” a alguien o una determinada situación laboral, pero el trabajo del entrenador es ayudar al empleado a lograr un resultado exitoso para sí mismo. No es trabajo del entrenador ser el salvador de la situación. Las razones de esta actitud pueden incluir la impaciencia o la personalidad de un cuidador.
  • Hablar demasiado: puede parecer que el entrenador en una relación de entrenador debería hablar mucho y dirigir, pero nada podría estar más lejos de la verdad. El trabajo de un entrenador en esta relación es participar en la escucha activa. Presumir, tener poca capacidad para escuchar, nerviosismo y pensar que tienen todas las respuestas están relacionados con hablar demasiado.
  • Tratar de apropiarse del resultado: lo tocamos brevemente en otro punto, pero la sesión de coaching no se trata del coach; más bien, se trata del empleado. El coach debe comportarse como un facilitador en la relación. Un entrenador que actúa de esta manera puede querer ser visto como exitoso o desea controlar la situación.
  • Elegir el mejor camino para el empleado: puede ser fácil ver las mejores decisiones que debe tomar otra persona, y los entrenadores no son diferentes. El error que cometen muchos entrenadores es dirigir el proceso en la dirección que prefieren o piensan mejor. Las experiencias pasadas, la incapacidad de ceder el control y la frustración con el empleado o el proceso son factores que hacen que un entrenador se comporte de esta manera.
  • Coaching con sobornos o promesas: puede ser tentador ofrecer incentivos a los empleados o hacer promesas implícitas si se toman medidas correctivas como resultado del coaching y el logro de ciertos resultados. El deseo de agradar, la desesperación y el deseo de tener éxito a toda costa son todos los posibles culpables de esta acción.
  • Completar una sesión de coaching sin una dirección real: el coaching se trata de dar pasos hacia la consecución de una meta. Si un empleado abandona una sesión de coaching sin un plan de acción claro, se trata de un error por parte del coach. La falta de atención a los detalles, la formación inadecuada de los entrenadores y salirse del tema son indicadores de este comportamiento.
  • Finalmente, existe la posibilidad de fallar en la retroalimentación: parte del trabajo de un entrenador es hacer que sus empleados sean responsables de los planes hechos durante el entrenamiento. No hacer un seguimiento o responsabilizar a los empleados por sus objetivos elimina la retroalimentación crítica y puede descarrilar el logro. Los entrenadores que fallan en la retroalimentación a menudo están demasiado ocupados, olvidadizos y no ven la importancia de este paso.

Resumen de la lección

Revisemos. Incluso el entrenador en el lugar de trabajo con las mejores intenciones puede cometer errores y fracasos al intentar entrenar a los empleados. Algunos entrenadores pueden tener problemas cuando no implementan técnicas efectivas de preguntas para ayudar a los empleados a pensar por sí mismos y resolver problemas. Otro error que se comete a menudo se produce cuando los entrenadores hablan demasiado y no escuchan activamente. Los entrenadores pueden esforzarse demasiado en apropiarse del resultado, en lugar de funcionar como un facilitador para guiar al empleado. También puede ocurrir un error cuando los entrenadores se olvidan de la importancia de proporcionar retroalimentación sobre los planes de los empleados para lograr con éxito sus objetivos. Muchos errores de coaching son el resultado de una mala técnica de coaching, el miedo al fracaso o la impaciencia con el proceso de coaching.

¡Puntúa este artículo!