foto perfil

Exploit en Ciberseguridad: Significado, tipos y prevención

Publicado el 7 abril, 2024

Actualmente en la Argentina y Latinoamerica la Ciberseguridad es un gran problema, esto se debe a que gran parte de los profesionales no suelen tener las capacidades o las herramientas adecuadas. Con el paso de los días la tecnología avanza y con ella las nuevas vulnerabilidades. Dentro de la Ciberseguridad existen muchas vías, por las cuales los datos pueden ser vulnerados por personas malintencionadas. Pero en el articulo de hoy, nos centraremos en los Exploit, una de las formas más comunes que utilizan los piratas informáticos para obtener datos importantes dentro de los sistemas.

¿Qué es un exploit en ciberseguridad?

Un exploit en ciberseguridad define una herramienta, código de software o método que aprovecha la vulnerabilidad de un sistema informático (o software) para llevar a cabo una tarea maliciosa. Muchos exploits se llevan a cabo mediante el uso de malware, que es un término general que define cualquier tipo de software malicioso. El objetivo principal de la ciberseguridad es proteger el software, las redes, los dispositivos y los datos de dichos ataques no autorizados. Un exploit aprovecha una vulnerabilidad mediante el uso de malware; La ciberseguridad es el amplio alcance de acciones que protegen, preparan y previenen estos ataques.

Junto con los exploits están las vulnerabilidades. Se trata de fallos o lagunas existentes dentro de un sistema que pueden explotarse. Si un ladrón sabe que una determinada casa tiene la puerta trasera abierta, explotará esa vulnerabilidad. Asimismo en ciberseguridad; Los desarrolladores de software, los profesionales de la ciberseguridad y los usuarios finales trabajan para apuntalar las vulnerabilidades y reducir la posibilidad de ser explotados.

Los exploits permiten a los piratas informáticos y a los actores de mala fe causar daños importantes al software, los sistemas y los usuarios finales. La gama de acciones maliciosas incluye robo, fraude y destrucción/difamación de propiedad. El objetivo principal de la mayoría de los intentos de piratería es el robo: por ejemplo, se instala malware en una red corporativa para robar números de tarjetas de crédito de los clientes. Estos ataques también se están automatizando mediante kits de exploit.

Un kit de exploit es una herramienta automatizada que los piratas informáticos instalan y distribuyen de forma remota a las redes. Una vez instalado, el kit de exploits ejecuta una serie de eventos para redirigir el tráfico, ejecutar el exploit (por ejemplo, robar números de tarjetas de crédito), devolver esa información a los piratas informáticos y obtener el control de la red. Por otro lado, los profesionales de la ciberseguridad también utilizan kits de exploit durante la penetración para probar la seguridad de un sistema.

Evolución de las hazañas

Los exploits de software y redes han existido desde la década de 1970, cuando los investigadores pudieron conectar computadoras. La primera versión de Internet, Arpanet, fue utilizada por los primeros piratas informáticos para implementar gusanos y virus. Mientras se llevaban a cabo estos exploits, otros investigadores estaban desarrollando software de detección de intrusiones y contrarrestando los intentos de los piratas informáticos.

En la década de 1980, los piratas informáticos utilizaron cada vez más los gusanos; estos se utilizaron para infectar sistema tras sistema. Esto provocó caídas de la red y pérdida de datos. Este malware que se replicaba se convirtió en el punto de partida para el desarrollo de gusanos y virus más sofisticados en la década de 1990 (y, a su vez, el desarrollo de software antivirus). La década de 1980 también marcó el apogeo de la Guerra Fría, y las agencias estatales estaban trabajando para acceder a documentos confidenciales pertenecientes al ejército estadounidense.

Los virus eran programas más agresivos que crecieron durante la década de 1990. Dada la mala seguridad y lo nuevo de Internet, pudieron infectar numerosos sistemas y afectar a muchos usuarios. Para contrarrestar esta amenaza, esta década vio el nacimiento y crecimiento de la industria antivirus.

A medida que Internet se fue integrando en el tejido de la sociedad y formando parte de la vida diaria, los ataques a la ciberseguridad aumentaron. La atención se centró en el fraude con tarjetas de crédito, el robo de identidad, el espionaje, etc. La tecnología evolucionó para contrarrestar esta amenaza. También se establecieron y aplicaron leyes y regulaciones que tendrían consecuencias para los piratas informáticos.

Tipos de exploits en ciberseguridad

Existen numerosos tipos de exploits y los piratas informáticos buscan continuamente nuevas vías de ataque. Los profesionales de la ciberseguridad trabajan para garantizar que estos exploits sean identificados y abordados. Los exploits se clasifican en dos niveles principales: conocidos y desconocidos.

Conocido

La investigación sobre ciberseguridad ya ha identificado vulnerabilidades conocidas. Los exploits se descubren mediante el análisis de vulnerabilidades del software, fallas del sistema operativo o problemas de hardware. Luego se desarrolla el código para rectificar el problema y eliminar la vulnerabilidad. La mayoría del software publica actualizaciones periódicas para los usuarios; Los usuarios finales y las organizaciones deben permanecer actualizados sobre el software que se ha instalado.

Desconocido

Un exploit desconocido también se clasifica como exploit de día cero. Esto indica que los ciberdelincuentes aprovechan una vulnerabilidad tan pronto como la descubren. Del mismo modo, una vulnerabilidad de día cero es aquella que ha estado en el software desde su lanzamiento. Los exploits de día cero representan una gran amenaza para el software y los sistemas y requieren que los expertos en ciberseguridad actúen muy rápidamente para determinar una solución al problema. Dado que las actualizaciones deben realizarse rápidamente, es posible que no solucionen todos los problemas y existe el riesgo de que otros componentes del software se vean comprometidos.

Algunas de las hazañas más recientes han causado grandes daños en todo el mundo. La siguiente es una lista de algunos de estos principales exploits.

  • EternalBlue: este fue un código desarrollado por la NSA pero robado por piratas informáticos.
  • WannaCry: Un ataque de gusano que utilizó EternalBlue; infectó más de 10.000 computadoras a través de ransomware, inhabilitando así computadoras y sistemas
  • Petya: otro exploit de ransomware que inutilizaba las computadoras a menos que se cumplieran las demandas de rescate. Esto resultó en daños estimados en 10 mil millones de dólares.

Subtipos

Si bien los exploits se clasifican en las categorías principales de conocidos y desconocidos, existen tipos más específicos, incluidos los remotos, locales, de cliente, etc. A continuación se muestra una muestra y una descripción general de estos subtipos, comenzando con las personas. Las personas suelen ser el eslabón más débil de la cadena de ciberseguridad.

  • Personal: Las computadoras son manejadas por humanos. Los piratas informáticos atacan a los usuarios mediante ingeniería social, phishing y otras tácticas. Los usuarios también pueden actuar maliciosamente por su cuenta, pero a menudo son engañados o toman malas decisiones de seguridad con respecto al acceso, la seguridad de los datos, etc.
  • Remoto: Se ejecutan en dispositivos externos y explotan vulnerabilidades sin acceso directo. El objetivo principal es el robo.
  • Local: los exploits locales se ejecutan en la computadora del usuario, lo que requiere que el hacker tenga acceso directo.
  • Cliente: En este caso, el usuario realiza el ataque habiendo sido engañado o inducido a error (por ejemplo, mediante phishing).
  • Hardware: un sistema operativo puede tener vulnerabilidades que pueden explotarse para interrumpir o dañar dispositivos de hardware.
  • Software: el software puede tener errores y otras vulnerabilidades que se explotan a menos que se parcheen; esto incluye problemas de memoria, problemas de validación de datos, uso indebido de permisos, etc.
  • Red: Cada nodo de una red presenta una vulnerabilidad, a través de software, hardware, error del usuario, etc. Los ataques suelen realizarse mediante ataques de denegación de servicio, malware y secuestro de dominio.
  • Sitio físico: los piratas informáticos también pueden obtener acceso a centros de datos y otros sistemas informáticos; esto puede ser a través de acceso físico o remoto. Estos ataques pueden dañar toda la red de una organización.

Cómo reconocer vulnerabilidades de seguridad

No siempre es fácil identificar un exploit (de hecho, las vulnerabilidades de día cero pueden estar presentes durante años antes de ser explotadas). Muchos usuarios no saben si se han visto afectados. La solución más común y eficaz es mantener el software actualizado y garantizar que se apliquen todos los parches de seguridad.

Si bien los exploits pueden pasar desapercibidos, existen algunos signos comunes que los usuarios y expertos en TI pueden verificar y evaluar:

  • El sistema falla o se congela
  • Problemas de desempeño
  • Configuraciones que cambian solas o aleatoriamente
  • Ventanas o cuadros emergentes
  • Reducción del espacio de almacenamiento

Cómo prevenir ataques de seguridad

Para defenderse contra ataques de exploits, se anima a los usuarios y organizaciones a realizar las siguientes actividades:

  • Mantenga el software actualizado: asegúrese de que todo el software esté actualizado y que todos los parches y actualizaciones se apliquen tan pronto como estén disponibles.
  • Computación segura: los usuarios no deben abrir archivos adjuntos ni correos electrónicos de correos electrónicos sospechosos; no descargue archivos de fuentes desconocidas; Los ataques de phishing se pueden evitar al no hacer clic en enlaces que no sean seguros o desconocidos.
  • Realizar pruebas de penetración y pruebas de vulnerabilidad: las organizaciones deben realizar pruebas frecuentes para garantizar que se aborden las vulnerabilidades del sistema y de la red.

Cómo reparar vulnerabilidades de seguridad

La reparación de exploits a menudo se realiza mediante actualizaciones y mejoras del software y del sistema. Los usuarios y las organizaciones deben utilizar con frecuencia sus herramientas antivirus y/o antimalware para buscar y reparar cualquier vulnerabilidad o exploit identificado.

También existen organizaciones de ciberseguridad que son independientes de cualquier empresa específica. Estas organizaciones también se mantienen al tanto de las vulnerabilidades y analizan constantemente los exploits de día cero. Estas empresas también pueden desarrollar soluciones para estos exploits y distribuirlas para su uso.

Resumen de la lección

Un exploit en sistemas y software es una herramienta o método diseñado para aprovechar una vulnerabilidad o debilidad del software. Por ejemplo, un campo de contraseña queda expuesto; Luego, los piratas informáticos aprovechan esta vulnerabilidad. Los piratas informáticos utilizan software generalmente denominado malware para llevar a cabo ataques. Depende de los profesionales de la ciberseguridad y de los usuarios finales defenderse, identificar y reparar dichos exploits. Los exploits son conocidos (identificados por investigadores de ciberseguridad) o desconocidos (también llamados exploits de día cero ). La defensa contra ataques requiere software actualizado, software antivirus/antimalware y vigilancia continua mientras se trabaja con correos electrónicos e información de Internet. Una vez que se han producido los exploits, las empresas de software lanzan actualizaciones/correcciones; Es posible que otras empresas de ciberseguridad también tengan actualizaciones de software para abordar los problemas.

Articulos relacionados