Rodrigo Ricardo

Gestión de impresiones: Descripción general y ejemplos ¿Qué es la gestión de impresiones?

Publicado el 23 mayo, 2022

¿Qué es la gestión de impresiones?

La gestión de impresiones es el control que las personas tienden a tomar sobre cómo se presentan a los demás. En otras palabras, la gestión de impresiones incluye las cosas que hacen las personas para presentar las versiones de sí mismas que creen que les gustarán a las personas en comparación con la versión más precisa de sí mismas. ¿Significa esto que siempre aumenta la simpatía de una persona? Por supuesto no. Sin embargo, la mayoría de los humanos operan socialmente manipulando la percepción de los demás mostrándoles solo las mejores partes o las mejores características de sí mismos. La definición de gestión de impresiones y el principio psicológico surgieron de las ideas de Erving Goffman, quien, en su libro de finales de 1950 The Presentation of Self in Everyday Life, describió las interacciones sociales casi como una actuación. Tiene la intención de impresionar el objeto de la actuación de uno. Todo el mundo quiere mostrar la mejor versión de sí mismo: todo lo que desea para sí mismo.

Tipos de gestión de impresiones

Congraciación

Congraciación es una versión de la gestión de impresiones que tiene como objetivo ganar la aprobación de los demás mediante la publicidad de las mejores cualidades de uno. Intenta entrar en el grupo o en el individuo presentándose de manera halagadora e incluso halagando a la otra persona. Por ejemplo, cuando un asesino cercano a la víctima comienza a ser investigado, a menudo tratará de presentarse como mucho más simpático de lo que es, incluso mucho más útil en la investigación. Otro ejemplo de congraciación es el nieto de una mujer millonaria moribunda que, aunque nunca le prestó atención en vida, la visita constantemente mientras se está muriendo. Él le trae flores, habla sobre sus hijos y le ofrece cualquier ayuda que pueda necesitar mientras pasa. La congraciación sirve para influir o impresionar al objeto de alguna manera sin que se den cuenta,

Autodesventaja

La autodesventaja es otra forma de manejo de la impresión, y se refiere a los comportamientos contraproducentes y creadores de obstáculos en los que las personas se involucran para evitar que suceda una situación que representa una amenaza para su autoestima. Ocurre cuando alguien no quiere fallar en algo, por lo que se asegura de tener una excusa para no tener éxito. Por ejemplo, si una mujer bebe demasiado alcohol la noche antes de un maratón para tener una muy mala excusa real para no terminar la carrera. También podría ser el estudiante que realmente no quiere tomar un examen para el que no estudió, por lo que simplemente pierde el autobús ese día. A menudo subconsciente, o algo que la gente hace y de lo que no es consciente, la autodefensa es una herramienta eficaz para que nadie sepa los fracasos de uno.

Una persona puede tener una desventaja antes de algo como un maratón o una carrera.

Un grupo de corredores en medio de una carrera.

Autocontrol

El otro método importante de gestión de impresiones es el autocontrol. Autocontrol es la capacidad de una persona para controlar su comportamiento, adaptarse, ser consciente de sus propias acciones, pensamientos y sentimientos, y responder de una manera adecuada y socialmente aceptable. El autocontrol depende en gran medida de la capacidad de una persona para leer las señales sociales. Se basa en las habilidades de observación de una persona y su capacidad para leer a los demás. Una persona que es un autocontrol efectivo no permitirá que sus sentimientos se intensifiquen hasta el punto de tener un arrebato, pero un autocontrol ineficaz sí lo hará. Es algo que todos pueden aprender, pero es más fácil para algunos que para otros. Las personas con trastorno del espectro autista tienden a tener dificultades para autocontrolarse porque no siempre reconocen las señales sociales. Por otro lado, los políticos tienen una gran capacidad de autocontrol en su mayor parte. Para sobresalir como político (en términos generales), uno debe ser capaz de articular bien, comprender cuándo es el momento correcto o incorrecto para hablar y responder a las personas con atención y preocupación. El autocontrol y la gestión de impresiones no reflejan necesariamente la verdad sobre alguien, solo la capacidad de una persona para presentarse de la manera que quiere.

Técnicas de gestión de impresiones

Las habilidades de gestión de impresiones pueden ser un dispositivo muy útil en muchas situaciones diferentes, incluidas situaciones sociales, personales, profesionales o políticas. Puede ayudar a un hombre a conseguir una cita y a contratar a su vecino de al lado. Ambos se presentan a sus posibles objetos para impresionar a fin de obtener algo. Esto no tiene por qué ser algo malo, y las siguientes son algunas estrategias de gestión de impresiones que han utilizado personas con buenas y malas intenciones:

  • conformidad
  • excusas
  • aclamación
  • adulación
  • auto promoción
  • favores
  • asociación

Ejemplos de gestión de impresiones

  • Hector vive en Buenos Aires. Está tratando de triunfar en la política, pero no está muy conectado. Para obtener lo que quiere, elevación política y mayores oportunidades, utiliza la técnica de la asociación utilizando cada conexión que tiene para parecer deseable. También utiliza la adulación y la autopromoción para obtener la aprobación de los políticos.
  • Don Julio tiene 68 años. Tiene mucho dinero pero le gustaría impresionar a una mujer más joven. Él usa la autopromoción para impresionarla vistiéndose bien, poniéndose implantes de cabello, haciéndole favores y comprándole cosas lindas.
  • Mariela está en la escuela secundaria y ve a sus amigas usando cierta prenda de vestir de una tienda. Es muy caro, pero lo compra para lograr la conformidad, otra forma de controlar la imagen que de sí misma ha proyectado a los demás. La realidad era que Mariela odiaba esos zapatos.
Poseer cosas caras puede impresionar a los demás y cambiar la forma en que se percibe a una persona.

Casas exquisitas en un lago con un barco

Resumen de la lección

La gestión de impresiones se define como la forma en que las personas se presentan a sí mismas para influir y gestionar la forma en que son percibidas por los demás. Es la tendencia que tienen los humanos a dar forma a la forma en que los demás los ven al ser selectivos sobre lo que eligen presentar sobre sí mismos y confiar en las cualidades positivas. Los tipos de manejo de impresiones que se evidencian con mayor frecuencia en la vida cotidiana son la congraciación, la autodefensa y el autocontrol. La congraciación es el proceso de “congraciarse” con alguien presentando todas sus mejores cualidades, hablando muy bien de sus logros y/o halagándolo. Por naturaleza, no está destinado a ser detectado por otros. Si la persona a la que intentas impresionar se da cuenta de lo que estás haciendo, no funcionará. Auto minusvalía, por otro lado, tiende a ser un deterioro subconsciente de las habilidades de uno para evitar el fracaso. Una mujer que bebe mucho la noche anterior a un maratón podría estar autolimitada porque no se siente segura para terminar, por lo que tiene una excusa para no hacerlo. La última forma principal en que las personas manejan las impresiones que los demás tienen de ellas es mediante el autocontrol. El autocontrol es la capacidad de ser consciente, comprender y mantener el control sobre las propias acciones y emociones. No es de extrañar que los políticos generalmente tengan una alta capacidad de autocontrol.

¡Puntúa este artículo!