Rodrigo Ricardo

Influencias devocionales en el arte del norte de Europa del siglo XV

Publicado el 11 septiembre, 2020

Arte devocional

¿Por qué hacemos arte? En serio, piénsalo. ¿El arte tiene un propósito, o es simplemente bonito, algo para decorar los pasillos de los hoteles? Sí, el arte tiene un propósito. Se crea por una razón, y la razón por la que se crea determina cómo se ve el arte.

Digamos que necesitas hacer arte que haga una declaración política a lo grande. Querrá una gran obra de arte, algo que la gente note y que probablemente esté hecha de material resistente para que pueda colocarla afuera, donde todos puedan verla. La gente del norte de Europa en el siglo XV amaba el arte, y su arte reflejaba un propósito muy específico: la devoción o una actitud de adoración religiosa personal.

Las actitudes religiosas de la gente del norte de Europa definieron su arte. Para comprender esto, necesitará ver de cerca la vida en el norte de Europa, lo que significa que lo convertiremos en un europeo del norte del siglo XV. Aquí vamos. Ahora necesita un nombre del norte, llamémosle Jan van der Student. Muy bien, Jan, ¡vamos!

Función del arte devocional

En su forma más básica, el arte devocional está destinado a inspirar o reflejar devoción. Como europeo del norte del siglo XV, eres un católico devoto. Esta es una parte muy importante de tu vida y una parte importante de cómo te ven los demás. En términos actuales, cuanto más devoto eres, más genial eres. Mostrar su devoción está “de moda”, y eso significa que el arte que encargue y compre lo reflejará. Así, en el norte de Europa, los retablos son formas de arte muy populares. Un retablo es una serie de paneles conectados destinados a decorar un altar, y las personas más ricas del norte de Europa pagan por retablos grandes y ornamentados. Estos están destinados a fomentar una actitud humilde, piadosa y meditativa durante la adoración.

Digamos que no eres uno de los miembros más ricos de la sociedad. Lo siento, incluso en un mundo ficticio, no puedes ser multimillonario. Pero eres lo suficientemente rico como para permitirte un retablo personal. Estos retablos más pequeños, que se podían plegar y transportar fácilmente, fueron muy populares en el norte de Europa. Lo llevas contigo, y cada vez que estás leyendo tu Biblia u orando, lo abres. Le ayuda a reflexionar sobre sus oraciones y la palabra del Evangelio. A este retablo personal se le llama tríptico , porque tiene tres paneles, tri por tres, a modo de triciclo.

Imagen de díptico

Un retablo de dos paneles recibe el nombre de díptico , como este. Se trata de la Virgen y el Niño con Maarten van Niuewenhove , pintado por Hans Memling en 1487. Es muy típico del arte devocional. A un lado está la Virgen María y el Niño Jesús. La gente del norte de Europa veneraba a María por encima de todos los demás santos, por lo que su imagen es muy común. El otro lado muestra al donante, la persona que pagó el díptico. En esta imagen, se ve al donante adorando a Cristo, casi como en una conversación directa. Para el donante, esto sirve como un recordatorio de que Cristo responde las oraciones y muestra su piedad para que todos la vean.

Simbolismo en el arte devocional

Entonces, Jan van der Student, esa es la función básica de tu arte devocional. ¿Recibiste algunos buenos recuerdos en el camino? ¿Un par de trípticos y un díptico o dos? Oh, esta es buena.


El retablo de Merode de Robert Campin
Imagen del retablo de Meroda

Este tríptico se llama Retablo de Merode , pintado por Robert Campin hacia 1430. Observa los detalles de este cuadro. Los pintores del norte de Europa lograron un nuevo nivel de detalle debido al hecho de que comenzaron a pintar con pinturas al óleo, a diferencia de las pinturas al temple a base de huevo del resto de Europa. Las pinturas al óleo les permitieron pintar con mucho más detalle y delicadeza. Se obsesionaron con los detalles de una pintura y comenzaron a insertar detalles con el propósito de aumentar la cantidad de simbolismo en su arte. De hecho, casi todos los aspectos de estas pinturas son simbólicos de una forma u otra.

Veamos el retablo de Merode. Esta escena es la anunciación , el momento en que el arcángel Gabriel le dice a María que está embarazada del niño Jesús. Frente a María hay un libro y un rollo que simboliza el Antiguo y Nuevo Testamento de la Biblia y el papel que María desempeña en el cumplimiento de la profecía del salvador. Los lirios del jarrón representan la virginidad de María. Los leones pequeños en el banco representan el trono del rey hebreo, Salomón, que era una metáfora de María sosteniendo al líder del pueblo hebreo. El paño y la olla en la parte de atrás, destinados al baño, representan la palangana que usaba un sacerdote para lavarse las manos durante la Misa. Los dieciséis lados de la mesa representan a los 16 profetas hebreos. La vela apagada podría representar el destino de Cristo al ser crucificado.

María está sentada en el suelo para mostrar humildad, pero la luz que se refleja en su vestido crea la imagen de una estrella, una metáfora común para María en ese momento. Y ese es solo el panel central. En el panel derecho, San José construye una ratonera, para representar a Cristo logrando capturar y derrotar al Diablo.

Básicamente, cada detalle de esta imagen es simbólico, pero ¿por qué? Bueno, ¡mira cuánto tiempo hemos pasado hablando de ello! Se supone que estas imágenes fomentan la meditación y la reflexión sobre las escrituras. Es una especie de ejercicio mental para poner a prueba tu familiaridad con los evangelios y ayudarte a relacionar los mensajes con tu vida diaria a través de metáforas y símbolos. Verá, la fe era algo en lo que se suponía que debía pensar constantemente en el siglo XV.

Entonces, Jan van der Student, ahora que has tenido la oportunidad de ser un europeo del norte del siglo XV, ¿qué piensas sobre el propósito del arte? Imágenes como esta animaron a las personas a reflexionar sobre los evangelios en todo momento, creando una sociedad verdaderamente devocional.

Resumen de la lección

En el norte de Europa del siglo XV, el arte tenía un propósito muy específico. Estaba destinado a reflejar devoción , una actitud de adoración personal. Esta era una cultura devotamente católica que valoraba la naturaleza individual del culto, enfatizando la meditación y la reflexión privadas. Los retablos eran formas de arte muy populares en este período de tiempo y se usaban para dar a los fieles algo para contemplar mientras rezaban o leían la Biblia.

Los mecenas adinerados encargaron grandes retablos para las iglesias, pero la mayoría de la gente compró los más pequeños para uso privado. Un retablo con dos paneles se llama díptico : uno con tres paneles es un tríptico . Los artistas del norte cambiaron de pintura al temple a base de huevo a pinturas al óleo, lo que les permitió crear una cantidad mucho mayor de detalles, que utilizaron para llenar sus pinturas con símbolos discretos. Los artículos cotidianos, desde velas hasta libros, tenían significados simbólicos religiosos profundos que animaban a las personas a meditar o reflexionar sobre el significado de los evangelios en sus propias vidas.

En su tiempo como Jan van der Student, europeo del norte del siglo XV, pudo ver cuán conectados pueden estar el arte y la religión. El arte tiene un propósito y una sociedad centrada en la devoción crea un gran arte devocional.

Los resultados del aprendizaje

El video y la transcripción están diseñados para contribuir a su capacidad para:

  • Reconocer el propósito del arte del siglo XV en el norte de Europa
  • Señalar los dos tipos de retablos estilizados en la época
  • Analice el estilo de pintura que surgió en el norte de Europa del siglo XV.

¡Puntúa este artículo!